Póliza adjudicada a Oceánica cubre patrimonio de la Caja valorado en $2.000 millones. Contratación se hizo con cuestionamientos de Auditoría y directores

Por: Óscar Rodríguez 18 diciembre, 2017

La Caja excluyó al Instituto Nacional de Seguros (INS) de una millonaria póliza para cubrir su red hospitalaria debido a que la oferta entregada no cumplió con la forma requerida.

En su lugar, la entidad sanitaria contrató a la compañía Oceánica de Seguros; pese a cuestionamientos de la Auditoría Interna y miembros de la Junta Directiva.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) acordó, el 31 de agosto pasado, adjudicar el contrato por un año a la aseguradora privada para brindar la cobertura del patrimonio de la institución valorado en $2.068 millones.

La póliza, denominada todo riesgo en dólares, se otorgó solo con el apoyo de cinco de los nueve directores de Junta.

La póliza todo riesgo, otorgada a Oceánica de Seguros, cubre toda la infraestructura médica de la Caja, valorada en $2.068 millones, de catástrofes. En la imagen, el Centro de Atención Integral de Salud (CAIS) de Siquierres, en Limón.
La póliza todo riesgo, otorgada a Oceánica de Seguros, cubre toda la infraestructura médica de la Caja, valorada en $2.068 millones, de catástrofes. En la imagen, el Centro de Atención Integral de Salud (CAIS) de Siquierres, en Limón.

Mario Devandas, quien participó en la sesión, estuvo en contra del proceso.

Sin embargo, al final él votó a favor y dio la firmeza a la adjudicación porque la CCSS se arriesgaba a que toda la infraestructura de salud pública quedara desprotegida contra catástrofes si no se hacía la contratación, confirmó Devandas y Jorge Arturo Hernández, auditor de la Caja.

El seguro cubre 915 edificios de la institución autónoma que incluyen hospitales, clínicas, Áreas de Salud, los Centros de Atención Integral de Salud (CAIS), Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebáis) y las oficinas administrativas. Todos estos inmuebles están valorados en $1.390 millones.

También se incluyen más de 4.600 bienes, por $534 millones, entre los que destacan equipo médico, vehículos, maquinaria, obras de arte, libros y mobiliario.

Por último, la póliza protege los medicamentos, materias primas y de limpieza valorados por $144 millones.

El seguro cubre en casos de riegos catastróficos o no catastróficos como: terremotos, deslizamientos, inundaciones, tornados, tormentas eléctricas, incendios y de pérdidas a las que se puedan ver expuestos los edificios y los activos.

La póliza comenzó a regir el 1. ° de noviembre anterior y vence el 30 de octubre del 2018.

El proceso

La Caja inició la contratación directa concursada de la póliza, en abril anterior, y al proceso solo concursaron el INS y Oceánica.

La oferta de la aseguradora pública fue del cobro de una prima anual de $2.135.731 y la de la empresa privada de $1.876.591.

Gustavo Picado, gerente Financiero de la CCSS, confirmó que al INS se le excluyó porque su oferta económica tenía una vigencia de 60 días naturales y el cartel exigía 60 días hábiles.

Picado detalló que históricamente se ha contratado al Instituto, pero la oferta de Oceánica significa un ahorro para la Caja.

Además añadió que, en la última década, se le pagó al INS $22 millones en pólizas y las indemnizaciones efectivas ascienden a $2 millones.

Elian Villegas, presidente ejecutivo del INS, insistió en que la licitación estuvo mal hecha desde el inicio y debían puntuarse más aspectos de los oferentes y no solo la prima. Pero reconoció el error de poner días naturales en vez de hábiles.

"Debió evaluarse temas relevantes como el reaseguro, fortaleza financiera de la empresa y los deducibles", enfatizó Villegas.

El jerarca detalló que, debido a los problemas del cartel, se ofreció una renovación directa del seguro por dos años, para realizar de nuevo el proceso, pero no se aceptó.

Por su parte, Daniel Hernández, presidente ejecutivo de Oceánica, aseguró que el análisis técnico hecho por la Caja quedó claro que la oferta de la empresa fue la mejor.

Recalcó que Oceánica, de capital venezolano, tiene una experiencia de 40 años en el mercado internacional. En Costa Rica tiene cinco años de operar.

"El seguro está completamente respaldado. Oceánica de Seguros es una empresa de fortaleza y experiencia comprobada", aseguró Hernández.

Las críticas

Las críticas sobre la contratación comenzaron, en mayo pasado, cuando varios directores cuestionaron los indicadores y solidez financiera de Oceánica, comparada con el INS.

Además solicitaron un análisis más riguroso a la Gerencia Financiera para no poner en riesgo “la seguridad de la Institución”.

"Una de las preocupaciones es que la suficiencia patrimonial de Oceánica es muy pequeña para la póliza de la Caja. Nunca estuve de acuerdo de darle la póliza a Oceánica", recalcó José Luis Loría, directivo de la Caja.

Loría agregó que su temor ahora es el diferendo que existe entre Oceánica y el Banco de Costa Rica (BCR) por el caso del cemento chino.

La aseguradora denunció por estafa, ante el Ministerio Público, al empresario Juan Carlos Bolaños. De esa manera pretende evitar el pago de la póliza de caución al BCR.

La Auditoría Interna de la Caja también mostró sus dudas sobre la adjudicación de la póliza a Oceánica, pues la empresa privada reasegura el 100% de la póliza en el extranjero. Picado confirmó que así lo establece la oferta de la compañía.

Jorge Arturo Hernández, auditor de la CCSS, enfatizó que en siete oficios plantearon que se analizara bien la capacidad financiera de Oceánica.

"Nos preocupaba que Oceánica hace la póliza y no se queda con el riesgo sino que lo traslada. Pero usted no conoce a quién lo traslada y si tiene la capacidad financiera de hacerle frente a un evento", afirmó el Auditor.

El funcionario añadió: "Las reaseguradoras del INS ocupan los primeros lugares a nivel mundial. Ellos no corren el riesgo de elegir a una que esté en el número 50 o 100 del ranking, porque se sabe que si ocurre un evento no saldrán huyendo".

El presidente de Oceánica dijo que representantes de sus reaseguradoras –inglesas y estadounidenses– vinieron al país, visitaron instalaciones de la Caja y se reunieron con representantes de la institución para hacerles una presentación de sus calificaciones.

Gustavo Picado, gerente Financiero, recalcó que ninguna aseguradora se queda con todos los riesgos, máximo cuando con contratos grandes, sino que los traslada al extranjero.

Mencionó que, esta misma póliza, cuando estuvo a cargo del INS se reaseguró más del 90% afuera.