Óscar Rodríguez. 31 octubre
El Banco Central acordó reducir su tasa de política monetaria para estimular el crecimiento de la economía costarricense. Foto: Rafael Pacheco
El Banco Central acordó reducir su tasa de política monetaria para estimular el crecimiento de la economía costarricense. Foto: Rafael Pacheco

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) acordó, por sexta ocasión consecutiva este año, reducir su tasa de política monetaria (TPM) la cual se ubicó en 3,25% a partir de este jueves 31 de octubre.

Este es el sexto recorte consecutivo que aprueba la Directiva, en este indicador, el cual inició, el 2019, en 5,25% (ha bajado dos puntos porcentuales).

También decidió una reducción de la tasa de interés bruta que paga el Banco en los depósitos a un día plazo (DON), de 41 puntos base, para establecerla en 1,85% anual, también a partir de este jueves.

La decisión se tomó como un medida que: “apoyaría el incipiente proceso de recuperación económica que muestran los indicadores de producción, sin que se ponga en riesgo el objetivo de mantener la inflación baja y estable“, argumentó el ente emisor en un comunicado de prensa difundido la noche de este miércoles.

La entidad sostuvo que la actividad económica costarricense mostró un crecimiento interanual de 1,6%, lo cual significó una aceleración de 0,4 puntos porcentuales (p. p.).

Asimismo, se subraya en el comunicado que la economía sigue por debajo de su potencial de crecimiento, ubicado en 3,5%.

“Se ha abierto y ampliado una brecha negativa de producto; es decir, que existe capacidad ociosa en la economía”, se indica en el comunicado.

¿Qué es la TPM? La tasa de política monetaria es una tasa de referencia; es la tasa que el Banco Central considera que es coherente con el costo de la liquidez en un momento dado, y generalmente tiene impacto en el resto de tasas del sistema financiero.
Baja inflación amplía margen de maniobra

La Directiva del BCCR destacó que el estímulo al crecimiento de la economía, por la vía de la reducción en las tasas de interés, es posible porque la inflación está por debajo de la meta del 3% interanual.

“Esto refleja la persistencia de fuerzas desinflacionarias (es decir, que tienden a desacelerar la inflación), entre las que destacan: el bajo nivel de crecimiento de la actividad económica y una brecha de producto negativa; una alta tasa de desempleo”, afirmó la Directiva.

También mencionó entre los factores que presionan la inflación a la baja, al menor crecimiento del crédito al sector privado en colones, el cual avanza a un menor paso que el mismo crecimiento nominal de la economía.

La autoridad monetaria estima que la inflación se mantenga por debajo del 3% este año y es muy probable que así continúe por el 2020.

Otros argumentos para tomar la decisión fueron que continúa la deseceleración del crecimiento mundial, como resultado de la incertidumbre asociada a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado a la baja las proyecciones de crecimiento global para este año y el 2020.

“Frente a esa realidad de desaceleración económica, los bancos centrales de algunas economías avanzadas y emergentes han relajado sus tasas de interés, lo cual amplía el espacio para una política monetaria contracíclica en Costa Rica”, argumentó la Directiva del BCCR.

La Reserva Federal de Estados Unidos redujo, este miércoles, el rango de la tasa de fondos federales en 25 puntos base y ahora se ubican entre 1,50% y 1,75%.