Marvin Barquero. 22 mayo
Lucas Somaschini, vicepresidente de Compras de Walmart para Centroamérica, presentó el Código de Fortalecimiento de Buenas Prácticas de Walmart, para regular las relaciones con los proveedores. Aseguró que esta iniciativa fomenta la transparencia. Foto Jorge Castillo
Lucas Somaschini, vicepresidente de Compras de Walmart para Centroamérica, presentó el Código de Fortalecimiento de Buenas Prácticas de Walmart, para regular las relaciones con los proveedores. Aseguró que esta iniciativa fomenta la transparencia. Foto Jorge Castillo

La cadena de supermercados Walmart lanzó un código de buenas prácticas para enmarcar sus relaciones con los proveedores, el cual incluye la apertura de una oficina especial para resolver conflictos y el acceso de los empresarios a la información de ventas de sus productos durante los últimos dos años.

Esta iniciativa causó una muy buena impresión en la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), gremio que agrupa a muchos de los principales proveedores de la cadena comercial.

El presidente de Cacia, José Manuel Hernando, explicó que ante la apertura de los altos ejecutivos de Walmart para la región centroamericana en este tema, se acercaron para iniciar negociaciones, Pero en la segunda reunión, agregó, les presentaron el código completo, lo cual les causó una muy grata impresión.

El código tiene un alcance regional centroamericano y se puso en vigencia como iniciativa de la cadena de supermercados, señaló Lucas Somaschini, vicepresidente de Compras de Walmart de México y Centroamérica para el Istmo.

El ejecutivo de la cadena comercial resaltó grandes áreas en el instrumento para regular las relaciones con los proveedores, todas enfocadas en un objetivo general que es la transparencia, según dijo.

La primera de las grandes áreas es la confidencialidad. De esa manera se garantiza que la información que maneja el grupo comercial de cada proveedor no circulará, e igual en caso contrario, es decir, los empresarios no compartirán datos que conocen de Walmart.

La segunda es el área de compras relacionada donde se ven aspectos relacionados con la incorporación y catalogación de productos. Aquí se alienta la objetividad en la toma de decisiones.

En lo relativo a la fijación de los precios al público, como tercer área, se garantiza la independencia de los actores, es decir, la industria y el comercializador. Las exhibiciones y las promociones y los pagos y notas de débito también se regulan en el documento.

Esta iniciativa del grupo de supermercados tiene que ver con las relaciones con 4.000 proveedores desde Guatemala a Costa Rica, de los cuales 1.836 están en Costa Rica.

La cadena explicó que en toda la región comercializa 350.000 productos diferentes y que cada proveedor tiene la opción de ingresar gratuitamente y revisar el comportamiento de las ventas de sus productos, sin que otro proveedor lo pueda revisar. Puede observar cómo funcionan o se desempeñan los productos en cada una de las tiendas, con todo el detalle, en los últimos dos años.

Se pueden revisar los inventarios, resurtido, como están las ventas y otros aspectos. La herramienta permite redireccionar ventas, aumentar o reducir inventarios y otros aspectos que, detalló Somaschino, son de gran relevancia para los empresarios, en especial para las pequeñas y medianas empresas (pymes).

En tanto, la oficina de solución de conflictos está integrada por especialistas en su área y tiene independencia del área de compras, cuyos especialistas son los que tienen la relación directa con los proveedores. Cualquier proveedor puede poner la queja y se abre una investigación.

Según Hernando, para el sector alimentario la propuesta de Walmart superó las expectativas y es como el corolario de un esfuerzo que se viene realizando desde el 2008 para tener claridad de las relaciones.

Agregó que con las demás cadenas comerciales se negoció un código de relaciones, en en el cual jugó un importante papel la anterior ministra de Economía, Industria y Comercio (MEIC), Geannina Dinarte.