Manuel Avendaño A.. 6 abril
Landreni Autos, empresa que se dedica a importar carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Importan modelos como Chevrolet Spark y Nissan LEAF. Fotografía: Melissa Fernández.
Landreni Autos, empresa que se dedica a importar carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Importan modelos como Chevrolet Spark y Nissan LEAF. Fotografía: Melissa Fernández.

Quizás usted es una de las personas que ha pensado en comprar un automóvil eléctrico en Costa Rica, pero considera que los precios son muy altos porque se trata de vehículos nuevos de agencia. Sin embargo, un grupo de importadores de autos usados empezó a incluir en su oferta unidades con este tipo de tecnología.

Erick Orlich, presidente de la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica (Asomove), explicó que con la aprobación de la Ley de Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico, el 14 de diciembre del 2017, se despertó un mayor interés de los compradores por conocer y adquirir este tipo de vehículos.

Mientras en el 2017 ingresaron 40 vehículos eléctricos al país, la cifra creció a 350 unidades para el 2018, según datos del Ministerio de Hacienda, aportados por Asomove.

Orlich detalló que de los 350 vehículos eléctricos que entraron a Costa Rica, el año pasado, el 33% corresponde a usados y el 67% a nuevos.

“El 2018 fue el primer año completo en que la Ley estuvo en vigor y es evidente que existe mayor interés de las personas por comprar vehículos eléctricos. En el país ya existen cuatro empresas que se dedican a importar este tipo de carros usados para venderlos a precios más bajos en comparación con los nuevos”, señaló el presidente de Asomove.

Mercado en auge

La Ley ofrece una serie de incentivos para que las personas compren carros eléctricos. Estos vehículos tienen exoneraciones que oscilan entre 50% y 100% para los impuestos de ventas, consumo y aduanero, según el valor de importación de cada auto.

Quienes apuestan por autos eléctricos pueden utilizar espacios exclusivos para estacionamiento, no estarán sujetos a la restricción vehicular y tampoco tendrán que pagar parquímetros.

La demanda por estos carros aumenta poco a poco, por esa razón, Mariano Ávalos, propietario de EV Imports, decidió abrir, en el 2017, la primera venta de autos usados dedicada a importar modelos 100% eléctricos.

EV Imports, ubicada contiguo a la estación de Servicio Tournón, sobre la radial a Barrio México, es la primera empresa que se dedica a importar solamente carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Fotografía: Melissa Fernández.
EV Imports, ubicada contiguo a la estación de Servicio Tournón, sobre la radial a Barrio México, es la primera empresa que se dedica a importar solamente carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Fotografía: Melissa Fernández.

“Un vehículo de combustión interna tiene 2.000 piezas móviles y uno eléctrico tiene apenas 20 piezas, entonces, es una tecnología mucho más simple, más confiable y más económica en este momento. Vemos mayor interés en la gente por tener un carro que al final del mes le represente una factura más baja por transportarse”, apuntó Ávalos.

Este empresario empezó a experimentar con la importación de carros eléctricos en el 2011, con el Fiat 500, pero aumentó su inventario de seis unidades, en el 2017, a 20 vehículos para abril de este año.

Una apuesta similar hizo Andrés Vega, propietario de Landreni Autos, una importadora de carros usados, que empezó a traer este tipo de vehículos en el 2018 y a la fecha vendió 30 unidades.

Las agencias de vehículos nuevos que venden carros eléctricos en el país reportaron buenos resultados en la pasada Expomóvil. Nissan concretó 35 reservas, Audi 50 preventas, Hyundai 40 preventas y BMW 12 ventas, que, en este último caso, representan cinco más respecto los resultados de la Expomóvil 2018.

Más baratos, más opciones
EV Imports, empresa que se dedica a importar carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Importan modelos como el Chevrolet Spark. Fotografía: Melissa Fernández.
EV Imports, empresa que se dedica a importar carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Importan modelos como el Chevrolet Spark. Fotografía: Melissa Fernández.

Los importadores de autos eléctricos usados ofrecen precios más bajos en comparación con los nuevos, pero también traen una mayor variedad de modelos que las agencias todavía no venden en el país.

En la actualidad, la oferta de vehículos eléctricos nuevos se limita a cinco modelos: Nissan LEAF ($44.500), BMW i3 ($49.900), Hyundai IONIQ ($33.695), Audi e-tron ($90.000) y el BYD e5 ($28.500), según los precios que se ofrecieron en la Expomóvil 2019.

Las opciones de autos eléctricos usados incluye modelos como el Nissan LEAF, del 2015 al 2017; Hyundai IONIQ 2016 y BMW i3 2015 y 2016, pero también se pueden encontrar el Chevrolet Spark 2015, Chevrolet Bolt 2017, Fiat 500e y el Volkswagen iGolf, los últimos cuatro carros no se comercializan todavía por medio de las agencias oficiales en el país.

Fiat 500e, un vehículo usado 100% eléctrico que se vende en el país. Fotografía: Melissa Fernández.
Fiat 500e, un vehículo usado 100% eléctrico que se vende en el país. Fotografía: Melissa Fernández.

“Por ejemplo, nosotros tenemos un Nissan LEAF 2015 en $19.500, mientras que un 2019, en la agencia, ronda los $45.000. El Chevrolet Spark eléctrico 2015 tiene un precio de $16.000”, indicó Vega.

Ávalos asegura que los carros eléctricos usados tienen su depreciación más fuerte en los primeros dos años, pero luego de ese periodo el precio se mantiene estable y se vuelve más accesible para los compradores.

Tome en cuenta garantía, servicio y recarga

Los carros eléctricos tienen una mecánica diferente a los que operan con motores de combustión interna, los importadores explicaron que requieren menor mantenimiento en relación con un vehículo de combustible.

Las ventas de autos usados consultadas ofrecen garantías de entre tres meses y un año sobre el motor y la batería del carro eléctrico. Además, brindan revisiones y mantenimiento a los clientes con la ayuda de técnicos especializados en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y talleres dedicados a este tipo de tecnologías.

Landreni Autos, empresa que se dedica a importar carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Importan modelos como Chevrolet Spark y el Nissan LEAF. Fotografía: Melissa Fernández.
Landreni Autos, empresa que se dedica a importar carros eléctricos de segunda para venderlos en el país. Importan modelos como Chevrolet Spark y el Nissan LEAF. Fotografía: Melissa Fernández.

“El motor y la batería de un carro eléctrico deben durar, en promedio, 16 años en las condiciones que presenta Costa Rica. Nosotros tenemos un diferencial térmico muy estrecho entre el día y la noche, eso prolonga la vida útil de las baterías y los motores”, señaló Mariano Ávalos, propietario de EV Imports.

Andrés Vega, propietario de Landreni Autos, recordó que algunos modelos como el Nissan LEAF tienen el detalle de la vida útil de la batería en el tablero electrónico del carro, lo que le permite al conductor conocer el estado en tiempo real.

El INA graduó 108 mecánicos especializados en vehículos eléctricos e híbridos a finales del 2018, lo que facilita a los propietarios de estos autos encontrar opciones para la reparación y el mantenimiento.

Costa Rica cuenta con 66 puntos de carga semirrápida para vehículos eléctricos, este tipo de estaciones permiten que la batería se cargue en periodos de tres horas o más.

El pasado martes 2 de abril, el Gobierno anunció la instalación de 34 estaciones de carga rápida en diferentes puntos del país durante el 2019, estas electrolineras cargan el 80% de la batería del carro eléctrico en menos de 30 minutos.