Jéssica I. Montero Soto. 26 marzo
El propietario de Fogo Rodizio tomó la decisión de dejar de operar, el 25 de marzo, debido a la imposibilidad para pagar el alquiler. Foto: Cortesía de Fogo Rodizio
El propietario de Fogo Rodizio tomó la decisión de dejar de operar, el 25 de marzo, debido a la imposibilidad para pagar el alquiler. Foto: Cortesía de Fogo Rodizio

El restaurante Fogo Rodizio & Steakhouse cerrará sus puertas debido a los efectos económicos adversos provocados por la emergencia del coronavirus en Costa Rica.

Se trata del local de carnes tipo rodizio brasileño ubicado en las inmediaciones de La Sabana (San José).

De acuerdo con Pedro Soto, socio propietario del restaurante, las ventas se redujeron 90% de una semana a la otra, luego del anuncio del primer caso de coronavirus en el país, y se han mantenido bajas todo el mes de marzo.

“Es insostenible pagar alquiler, planilla, servicios, entre otros rubros, si no generamos ventas, por lo que lamentablemente tomamos la dura decisión de cerrar”, explicó Soto.

En una publicación en la red social Facebook, este jueves 26 de marzo, el empresario afirmó que el principal obstáculo para mantener la operación mediante la suspensión de contratos, fue la negativa de los propietarios de suspender el pago del alquiler.

“Por más que se habló con los dueños del edificio, que no quisieron darnos estos 3 meses (marzo, abril y mayo) un cese de contrato por la pandemia que vivimos en Costa Rica. Insistieron que debíamos pagar un 50% del alquiler!! Lo cual son $10.000 por mes!!!”, se lee en la red social de Soto.

La operación de Fogo se mantendrá por al menos dos semanas más, hasta el 15 de abril, con ventas mediante servicios de entrega, como Uber Eats, Rappi, y otras plataformas. Con este fin, la gerencia creó combos especiales de costo reducido, establecidos para generar los fondos del pago de liquidación de empleados.

Son dos promociones para dos personas, con precios de ¢11.900 y ¢14.900, que incluyen plato principal y complementos. La información está disponible vía WhatsApp 8500-7008 o al teléfono 2248-1111.

El cierre de este establecimiento es uno entre los miles que reportó este jueves la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore).

De acuerdo con las cifras de esta agrupación, al menos 7.980 restaurantes han cerrado en Costa Rica, según un sondeo aplicado esta semana entre sus asociados.

Los cierres han provocado 109.440 despidos, sin embargo, el sector retiene aún 72.322 puestos de trabajo entre suspensiones de contratos y jornadas reducidas.