Andrea Hidalgo. 19 junio

La pandemia trajo consigo una oportunidad valiosa para las empresas dedicadas a la venta y distribución de productos de limpieza. Sin embargo, la creciente demanda y el desabastecimiento también atrajo a pequeños competidores que buscan abrirse un espacio en el mercado.

La venta de artículos y equipo de limpieza se popularizó durante el confinamiento. Foto: Cortesía Víctor de Paz.
La venta de artículos y equipo de limpieza se popularizó durante el confinamiento. Foto: Cortesía Víctor de Paz.

Ferva del Norte tiene 25 años de ser distribuidor oficial en Costa Rica de productos de limpieza profesional de la marca estadounidense ZEP. Con la llegada del coronavirus, ha sido testigo de cómo la elaboración, venta y distribución de productos de limpieza ha migrado a la informalidad.

Álvaro Fernández, gerente general de la empresa, comenta que desde marzo el mercado ha cambiado drásticamente, mientras que algunos se contraen otros crecieron exponencialmente. Ferva del Norte distribuye a restaurantes, hospitales, oficentros y compañías de limpieza, entre otros.

Por otra parte, el reabastecimiento mundial es limitado, pues con la llegada del coronavirus los pedidos se incrementaron. Su proveedor, en un principio, les limitó la cantidad de productos por importación, pero en su inventario había suficiente para cubrir las necesidades de sus clientes habituales.

“Fue muy cambiante todo, los restaurantes, hoteles y oficinas disminuyeron la compra de productos pero los hospitales pedían mucho más entonces contrarrestamos uno con otro”, explicó Fernández

Para Fernández el problema no está en la cadena de suministros sino en la manera en la que ha crecido el negocio informal, pues asegura que para poder distribuir sus productos tuvo que adquirir diferentes permisos y certificaciones que validan su calidad y seguridad.

“Uno puede ver como hay personas creando productos en la cochera de la casa y el problema es que no tienen las certificaciones correctas pero van y lo venden en todo lado”, argumentó.

Raymond Terrín, coincide con que la pandemia ha abierto las puertas a la informalidad del negocio. Él es el gerente general de Xtreme Clean, una empresa que brinda servicios de limpieza profunda de oficinas, hotelería y venta de productos.

Terrín asegura que su negocio se mantiene estable, debido a la rama de ofertas de servicio, inclusive tuvieron que contratar más personal para abastecer las necesidades de sus clientes durante la pandemia. Debido a la alta demanda tuvo que aumentar temporalmente el costo de sus servicios.

En su negocio ellos utilizan sus propios productos y artículos para pulir, limpiar o sanitizar espacios comerciales.

Actualmente Extreme Clean se encuentra desarrollando su propia línea de soluciones de limpieza, este proyecto ya venía en camino pero con el coronavirus aceleraron el proceso y esperan lanzarlo al mercado en las próximas semanas.

Equipos de limpieza

GermanTec, es una marca nacional importadora de equipos y productos de limpieza de superficies, ellos se consideran un posible ganador durante la emergencia.

En un principio veían el comportamiento del coronavirus en otros países, lo que causaba incertidumbre de cómo reaccionaría su mercado costarricense, sin embargo, bastaron unas semanas para que los empezaran a contactar.

En cuestión de días se agotaron algunos de sus modelos de limpieza personales; al contactar a la casa matriz para solicitar más se enteraron de que ni siquiera la fábrica podía satisfacer su nueva demanda pues hubo un desabastecimiento mundial.

“La limpieza nunca ha sido algo que está de moda por eso teníamos mucha incertidumbre de lo que podía pasar pero ahora no solo tenemos el mercado industrial sino el de las casas”, aseveró Miryani Segura, gerente comercial de GermanTec

Ante la emergencia, Segura afirma que la distribuidora tomó una decisión corporativa importante, bajar los precios de algunos productos y ofrecer envío gratis dentro de la Gran Área Metropolitana, esto como método de aporte a la emegencia nacional.

Anteriormente, su mercado era principalmente industrial pero ahora hay personas que conocen de sus productos para el hogar además han vendido y tienen agotados múltiples equipos.

Durante el confinamiento el robot aspirador de la marca iRobot ha sido uno de los más populares, inclusive el más solicitado.

Actualmente las diferentes marcas luchan con el reabastecimiento de productos y la informalidad, pero aseguran que pese a las circunstancias su experiencia certificaciones de calidad y permisos sanitarios les permiten llevar la delantera en el negocio