22 diciembre, 2016
El Hotel Jade & Restaurante Jurgen´s se ubica en los Yoses de San Pedro de Montes de Oca, San José desde hace 20 años y cuenta con 30 habitaciones. (Abajo): El hotel boutique Gaia Hotel & Reserve se ubica en Manuel Antonio de Quepos. | FOTO DE JOHN DURÁN Y CORTESÍA DE GAIA HOTEL & RESERVE.
El Hotel Jade & Restaurante Jurgen´s se ubica en los Yoses de San Pedro de Montes de Oca, San José desde hace 20 años y cuenta con 30 habitaciones. (Abajo): El hotel boutique Gaia Hotel & Reserve se ubica en Manuel Antonio de Quepos. | FOTO DE JOHN DURÁN Y CORTESÍA DE GAIA HOTEL & RESERVE.

Los hoteles boutique tienen una mayor presencia en la oferta nacional de hospedaje y se posicionan cada vez más en un exigente mercado que busca un servicio personalizado.

Del 2011 al 2015 se sumaron 30 nuevos establecimientos de este tipo a la oferta costarricense, pasando de 220 a 250 en ese periodo, según la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH).

Mercado boutique
Mercado boutique

Estos locales se caracterizan por ser pequeños, con un promedio de 60 habitaciones, servicios premium, arquitectura atractiva, gastronomía gourmet o adecuada al cliente y con áreas especiales como spa de lujo y espacios para adultos.

Aunque los tenemos en distintas partes del país, la mayoría se concentran en la zona sur –alrededores del Parque Nacional Manuel Antonio– y en Guanacaste, detalló Gustavo Araya, presidente de la CCH.

Una noche de hospedaje en un hotel boutique ronda entre los $200 y $700.

“Estos hoteles tienen una preferencia por el cliente de clase media y alta pues sus servicios tienen un mayor costo en virtud de su especialidad” , comentó Araya.

Agregó que no se deben confundir con hoteles pequeños, ya que no todos los pequeños califican como boutique.

Además, se diferencian de los hoteles de lujo porque, aunque no necesariamente son lujosos, sus servicios especializados, trato al cliente y sus precios, se asemejan mucho al que otorgan los lujosos.

En Costa Rica ha crecido este concepto gracias a las buenas experiencias de pioneros como Grano de Oro, Punta Islita y Pacuare Lodge, externó Araya.

Buena ocupación. Estos hoteles mantienen una ocupación promedio mayor a la media total general de la oferta nacional.

De los 2.559 hoteles que la Cámara registra que operaban al cierre del 2015, con un promedio de ocupación del 62% anual, los 250 tipo boutique sostuvieron una ocupación de 67% anual.

Tal es el caso del Boutique Hotel Jade & Restaurante Jurgen´s, ubicado en San Pedro (San José); El Mangroove, localizado en el Golfo de Papagayo; y el Gaia Hotel & Reserve, en Manuel Antonio de Quepos.

Estas tres empresas reportan ocupación entre el 65% y el 80% en los últimos tres años, así como crecimientos de hasta dos dígitos en sus ingresos.

De cerca. El Mangroove ha mantenido un incremento en sus entradas con un promedio anual arriba del 12% en los últimos tres años, confirmó Mauricio Muñoz, director de ventas y mercadeo de Enjoy Group, la cadena hotelera a cargo de esta marca.

Este establecimiento tiene un total de 85 suites y está contemplando una expansión para el 2017 con un producto de villas.

“Podemos decir que el 90% de nuestros clientes se quedan en el hotel haciendo uso de las instalaciones y viviendo la experiencia gastronómica, de spa y actividades acuáticas que ofrecemos”, aseguró Muñoz.

Enjoy Group indicó que hizo un análisis sobre las nuevas tendencias a nivel mundial y sobre lo que están buscando los turistas al viajar, y el resultado reveló que actualmente buscan vivir experiencias diferentes, como las que ofrecen los hoteles ‘boutique’.

“Los hoteles ‘boutique’ ofrecen este tipo de experiencia; típicamente son hoteles que se distinguen por un servicio personalizado, pero además, ofrecen un valor agregado en cuanto a su concepto, arquitectura, gastronomía y servicios”, dijo Muñoz.

También el Gaia Hotel & Reserve registró, desde 2013 a la fecha, un alza en sus ingresos anuales en dólares de aproximadamente 12%, indicó su gerente general Hernán Quirós.

Según Quirós, cuentan con 22 habitaciones para adultos, con una amplia gama de servicios que incluye incluso regímenes dietéticos especiales, como el menú vegano, o la adaptación para personas con requerimientos médicos, como alergias.

Los hoteleros que trabajan esta categoría en la Gran Área Metropolitana también reportan buenos resultados con su oferta.

Uno de los mejores ejemplos es el hotel Jade, que opera desde hace 20 años en los Yoses de San Pedro de Montes de Oca.

Con sus 30 habitaciones, su ocupación se ha mantenido muy estable en los últimos tres años, entre un 70% y 80% mensual, señaló la gerenta de Mercadeo, Adriana Sequeira.

“Nuestros clientes buscan una atención más cercana, diferenciada, con servicios de alta calidad para ejecutivos, personas de negocios y familias”, dijo.