Cristina Fallas Villalobos. 20 enero
Fifco USA, en manos del conglomerado costarricense desde el 2012, genera 995 puestos de trabajo. Fotografía: Cortesía de Fifco para La Nación.
Fifco USA, en manos del conglomerado costarricense desde el 2012, genera 995 puestos de trabajo. Fotografía: Cortesía de Fifco para La Nación.

Los cambios constantes en los hábitos de consumo de los estadounidenses provocan que la empresa Florida Ice & Farm (Fifco) se vea obligada a realizar continuos ajustes en la operación de la North American Breweries (NAB) –ahora llamada Fifco USA– desde que la adquirió en el 2012.

Al comprar el conglomerado costarricense pensó en aprovechar las oportunidades de crecimiento que el mercado de los Estados Unidos ofrecía a los productos importados, las cervezas artesanales y las cervezas auténticas americanas. No obstante, esto cambió.

Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Fifco, explicó que en el 2012 había un boom de la cerveza artesanal (creciendo a doble dígito) en Estados Unidos, pero que en los últimos años la cerveza ha bajado su preponderancia y otras bebidas están ganando participación.

Las ventas totales de cerveza en Estados Unidos disminuyeron un 1% en el 2017, según la Asociación de Cerveceros del país norteamericano.

Por otra parte, el jueves 17 de enero, el portal de noticias financieras, Bloomberg, reportó, cómo en el 2018, el consumo total de alcohol cayó durante el 2018 en Estados Unidos, por tercer año consecutivo. En este periodo el descenso fue de 0,8% respecto al 2017.

El principal culpable de esta baja es la caída de la cerveza, con un consumo de 1,5% menos el año pasado, a medida que más bebedores se inclinaban hacia los licores y el vino, destacó esta agencia de noticias.

“Ha habido una transición en lo que el consumidor quiere, no hay absolutamente ninguna lealtad en el consumidor estadounidense, cambian de marca de un día para otro y esto, obviamente, nos obliga a que estemos en constante innovación”, agregó la representante de la compañía.

Actualmente el portafolio de Fifco USA está compuesto por las marcas: Labatt USA, Genesee, GBH, Hemptails, Cream Ale, Magic Hat, Friends Fun Wine, Pyramid, Portland, Imperial, Honey Brown, Seagram’s Escapes y Pura Still.

Justo en el periodo 2017–2018, la compañía registró un crecimiento significativo en la categoría de bebidas alcoholizadas saborizadas de la mano de Seagram’s Escapes, una bebida de malta premium.

Fifco espera resultados aún más positivos para este nuevo año debido al lanzamiento (en noviembre del 2018) de Pura Still, agua con alcohol y un “toque” de sabor.

“Venimos con varios productos, pero sin duda Pura es nuestra principal apuesta. Esperamos que nuestra estrategia de innovación tenga un gran impacto... No esperábamos todos esos cambios (en el mercado estadounidense), pero estamos tratando de ajustarnos lo más rápido posible”, indicó Sánchez.

Otras variaciones en la operación

En los últimos siete años, la firma ha tenido tres diferentes directores ejecutivos, realizó un proceso de rediseño organizacional, disminuyó su planilla e invirtió en actualizaciones tecnológicas de sus plantas.

Sobre el liderazgo de Fifco USA este ha recaído en Richard Luzyniak (desde antes de 2012 hasta el 2013), Kris Sirchio (2014- enero 2018) y Adrian Lachowski (febrero 2018 a la actualidad).

Con Lachowski al mando, la compañía se sometió a un rediseño organizacional similar al que se ejecutó en el negocio de bebidas y alimentos en Costa Rica, el cual incluyó la fusión de áreas de trabajo, aprovechando sinergias entre diferentes negocios y áreas de la organización, pero además, se redefinió el espectro de ejecución de los ejecutivos de la empresa.

La cantidad de colaboradores también ha variado con el paso de los años. Su planilla pasó de estar conformada por 1.211 personas en el 2012 a 1.061 en el 2017 (incluyendo empleos fijos, temporales y medio tiempo) y finalmente, 995 en la actualidad.

Asimismo, en el 2018, Fifco invirtió $50 millones en la actualización tecnológica de su planta de cerveza y bebidas alcohólicas ubicada en Rochester, Estados Unidos. Esto con el fin de producir más, asegurar la calidad y frescura del producto, así como, mejorar sus indicadores ambientales.