Negocios

Destinos TV anuncia apertura de un proceso de quiebra en la vía judicial

José Cortés, propietario de la empresa, hizo el anuncio, este martes 14 de mayo, luego de que la operadora de viajes atravesara por una serie de problemas con clientes

José Cortés, dueño de Destinos TV, anunció la apertura de un proceso de quiebra ante el Juzgado Concursal de San José.

Cortés hizo el anuncio, este martes 14 de mayo, luego de que la empresa pasara por una serie de problemas con clientes; primero, un grupo de costarricenses que intentó viajar al Mundial de Rusia y recientemente con otro grupo de clientes que enfrentó dificultades en un viaje a Cancún, en México.

El empresario detalló, en conferencia de prensa, que la decisión se tomó por un deterioro en las finanzas de la compañía. La gestión fue presentada este mismo martes por la mañana.

“Las ventas bajaron de $1.000.000 al mes, a apenas unos $600.000”, detalló Cortés durante su aparición.

Incluso comentó que, el pasado 15 de abril, solo pagó el 40% de la planilla. Mientras que el anterior 7 de mayo canceló el resto de los salarios, con préstamos.

Cortés informó de que cuentan con una planilla de más de 50 empleados.

El propietario de Destinos TV se negó a brindar detalles de las deudas de la compañía y la cantidad de clientes afectados a raíz de la decisión, pues el proceso de quiebra se llevará acabo en la vía judicial.

Afirmó que no descansará buscando recursos para atender a los afectados y que hay importantes sumas en cuentas por cobrar, pero no aportó números, pese a reiteradas consultas.

El abogado penalista del bufette 1771, Daniel Vega, explicó que el juzgado debe acoger la solicitud de quiebra como primer paso. Se puede definir, explicó, que la empresa puede ser sujeta de una intervención para salvarla o determina que ya está en quiebra y el proceso se abre como tal. Aseveró que los procesos en Costa Rica pueden durar hasta cinco años.

Otra arista, dijo, es determinar si hubo incumplimiento de contrato o estafa. Para que se dé este último, aclaró, se debe comprobar que se vendió un contrato a sabiendas que no se iba a cumplir. Aquí entra en juego el hecho de que el MEIC les notificara que no vendieran más contratos a plazo por no estar registrados, consideró Vega tras analizar publicaciones de la prensa.

Según el abogado, los consumidores afectados pueden seguir procesos en el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), ya que no es excluyente del judicial. Lo lógico es que quienes tengan contratos pendientes para viajar se presenten también al juzgado, donde aparecerán otros acreedores (la Caja del Seguro Social si está atrasada en pagos, algún banco si tenía deudas, etc.) a reclamar deudas de la empresa.

Para determinar si hay quiebra fraudulenta o culposa (otras dos opciones) debe darse primero un decreto de quibra, lo cual aún se tiene, explicó el abogado.

Gabriel Boyd, presidente de la Comisión Nacional del Consumidor (CNC), en tanto, dijo que no se referirán al caso a la espera de que el juzgado tome una decisión acerca de la quiebra, por respeto al proceso.

Junto a la polémica relacionada con los problemas enfrentados por los clientes de la empresa, la CNC acordó enviar al Ministerio Público una denuncia contra Destinos TV por el presunto delito de desobediencia a la autoridad.

La Comisión, órgano adscrito al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), dictó una medida cautelar contra la compañía, en noviembre del año pasado, en la cual ordenó suspender la venta de paquetes de turismo a plazo.

La determinación se tomó porque Destinos TV no aparecía inscrita ante el MEIC, como exige la ley.

Sobre este punto, el propietario de la empresa aseguró que las ventas de contratos a plazo se hacían por medio de financieras, tarjetas de crédito y otros, las cuales no están sujetas a este tipo de control del MEIC.

Polémica con viajes

Las dificultades de Destinos TV se iniciaron cuando, en junio del año pasado, un grupo de 300 costarricenses no pudo viajar al Mundial de Rusia por problemas en la contratación de vuelo charter que llevaría a los aficionados hasta la sede mundialista.

Cortés anunció que demandaría por una supuesta estafa de $2 millones a la empresa canadiense encargada de brindar el servicio.

En abril pasado, un grupo de 180 clientes estuvieron “varados” por varias horas en Cancún.

El problema se dio porque los vacacionistas no tenían las reservas hechas en el Hotel Gran Oasis en la ciudad mexicana.

Las personas fueron alojadas, posteriormente, en diferentes hoteles de Cancún.

Nota del editor: Esta información fue actualizada a las 4:00 p. m. con reacciones de la Comisión Nacional del Consumidor y abogados.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.