Por: Cristina Fallas Villalobos.  15 abril

Minutos antes de las 7 a.m. el crucero de Disney anunciaba con su bocina la llegada a Puntarenas después de estar lejos de las costas costarricenses por 7 años.

Desde la orilla del mar esperaban el atraco vacacionistas nacionales, pequeños comerciantes locales y tour operadores, estos últimos los grandes beneficiados de una visita que duraría solamente 10 horas.

El 15 de abril coincidieron los cruceros Disney Wonder y Norwegian Star en el Muelle de Cruceros, Puntarenas. Fotografía: Marvin Caravaca.
El 15 de abril coincidieron los cruceros Disney Wonder y Norwegian Star en el Muelle de Cruceros, Puntarenas. Fotografía: Marvin Caravaca.

Al desembarcar, una gran porción de los 2.003 pasajeros, abordaron autobuses con diferentes destinos lejos del Paseo de los Turistas (Sarchí o Jacó, por ejemplo).

"Los barcos estos (cruceros) por lo general no nos dejan nada porque todos se los llevan para otros lugares. Aquí nos sostenemos por el turista nacional", comentó Olga Carmona, quien tiene un puesto de ropa a la orilla del mar.

Con ella coincide Eduardo Piedra, quien comercializa artículos de madera.

El comerciante añadió que también tienen en contra los altos costos de producción que los obliga a ofrecer precios elevados para hacer rentable el negocio (un turista de crucero gasta en promedio $100 en las horas que está en suelo tico).

La "fuga" de turistas es conocida por el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) y el Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Roger Ríos, presidente ejecutivo del Incop, mencionó que estiman que ni un 20% de los turistas que se bajan de los cruceros se queda en el centro de Puntarenas.

Hasta el momento le han apostado al uso del frente marítimo con proyectos como el parador fotográfico y la pista de patinetas.

No obstante, tienen entre sus planes poner a funcionar circuitos turísticos e incluso algunos con carácter histórico en el centro de la provincia (uno de ellos empezaría en Esparza y terminaría en los manglares).

También adjudicarían próximamente un proyecto de ₡1.000 millones llamado Parque del Muellero (Pérgolas). Este consiste en la creación de tres parques internos a lo largo de 700 metros de largo y seis de ancho.

"Va a tener parques internos y va a llevar un pergolado con un movimiento muy similar al de las olas. Un parque va a estar dedicado al muellero, otro a la Virgen del Mar y al final va a haber un anfiteatro", agregó Ríos.

Los cruceristas aprovechan las horas que están en el país para visitar diversos lugares fuera del cantón central de Puntarenas. Fotografía: Marvin Caravaca.
Los cruceristas aprovechan las horas que están en el país para visitar diversos lugares fuera del cantón central de Puntarenas. Fotografía: Marvin Caravaca.

Finalmente, el ICT considera que Costa Rica primero debe posicionarse como un destino de cruceros, para luego ir mejorando el producto cercano a los muelles.

Esta sería una tarea en la que se requiere el apoyo del gobierno local, las asociaciones de desarrollo, las cámaras de turismo locales, el Incop, y por supuesto, el ICT.

Dicho ente espera que siga aumentando el arribo de cruceros al país; en los últimos dos años la cantidad de cruceros aumentó un 70%, según cifras del ICT.

Ante este panorama los comerciantes cercanos a los muelles esperan que la oferta se torne más atractiva y así aumentar sus ganancias.