Marvin Barquero. 19 junio
El
El "magapuerto" de APM Terminals, en Moín, Limón, enfrenta una serie de problemas en sus primeros meses de operación. Ahora, la queja es de los exportadores de productos refrigerados. Foto: José Cordero

Una serie de presuntas ineficiencias en el servicio portuario prestado por APM Terminals lanzaron cuatro cámaras y Corbana en un documento dirigido al Consejo Portuario Nacional, el cual circuló públicamente la mañana de este miércoles 19 de junio.

El documento contiene firmas de representantes de las cámaras de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), de Productores Independientes de Banano (Anaproban) y la Corporación Bananera Nacional (Corbana).

En general, los sectores se quejan de atrasos en la atención de contenedores en la terminal, lo cual ya estaría acarreando impacto en productos frescos, particularmente en frutas, y causaría pérdidas de prestigio en los productos costarricenses en los mercados de destino.

El documento contiene 15 puntos de quejas, en las cuales resumen los problemas a solicitud, dicen, del Consejo Portuario Nacional que pidió poner las quejas po escrito.

Según las denuncias, el sistema de citas para la carga de exportación y de retiro de contenedores vacíos de APM, que no existe en ningún otro puerto, es totalmente ineficiente. Los fallos, afirmaron, son constantes y esto colapsa toda la operación.

Los transportistas dijeron que tardan cuatro horas en un trayecto de 2,5 kilómetros a la entrada de la terminal portuaria. Esta situación impacta en la cadena de frío y en la calidad para la carga refrigerada perecedera.

Denunciaron atrasos de 10 horas promedio en el reporte de fallas en los contenedores refrigerados, mientras que en otros puertos lo normal es de entre una y cuatro horas. Detallan casos extremos de reportes de tres a cinco días después de detectarse el fallo.

Las cámaras reclaman por congestión en los patios, caídas en el flujo eléctrico y caídas del sistema de parte de APM crean demoras en la rotación de los buques e incumplimiento de las ventanas de atraque acordadas.

Al respecto, la oficina de comunicaciones de APM Terminals respondió que las quejas son extemporáneas.

“Los reclamos incluidos en las notas de las cámaras empresariales son extemporáneos, pues hacen referencia a situaciones que se han venido atendiendo desde el inicio de operaciones de la Terminal, como parte de la transición al nuevo modelo portuario.

"La Terminal de Contenedores de Moín está cumpliendo con los indicadores de desempeño contemplados en el contrato de concesión y no presenta atrasos en el programa de atención a barcos.

"La semana pasada sostuvimos una reunión con los representantes de la cámara de navieros (NAVE), quienes nos confirmaron que los puntos incluidos en las cartas de las cámaras han sido resueltos satisfactoriamente”, agregó Kenneth Waugh, director general de APM Terminals.

Otros reclamos

A la lista de reclamos, se suman aparentes resticciones para poder tramitar con anticipación la entrega de carga refrigerada, como sí ocurre en otros puertos, y esto ocasiona costos adicionales.

Denuncian contenedores extraviados o que no fueron embarcados, por problemas en el sistema o fallas en la información, así como problemas constantes en el software de la terminal.

Los daños físicos de los contenedores es otro de los problemas que se reportan en el documento, así como perjuicios ocasionados por la espera de barcos en bahía, casos específicos que no se reflejan en el reporte general de operaciones.

Mientras, reportan demoras en la operación propiamente dicha de colocación de los contenedores en los barcos.

El tiempo de zarpe del buque se está tardando, aseguraron, hasta dos horas, mientras anteriormente este proceso se hacía en media hora.

A eso se agrega la ineficiente operación de las grúas pórticas, de acuerdo con el documento firmado por los sectores exportadores.

“Estas ineficiencias operativas son particularmente graves cuando el 90% de la carga que se mueve en el puerto es producto fresco. Además, está lesionando seriamente la calidad e imagen de nuestros productos en el mercado”, terminan las organizaciones en el documento.