Patricia Leitón. 9 mayo
Feria del agricultor en Coronado, frente a la estación de buses. El tomate bajó casi 20% en abril. Fotos: Marcela Bertozzi.
Feria del agricultor en Coronado, frente a la estación de buses. El tomate bajó casi 20% en abril. Fotos: Marcela Bertozzi.

El índice de precios al consumidor subió 0,51% en los primeros cuatro meses del año, un resultado menor al registrado en el mismo periodo del 2017, cuando el indicador fue de 0,70%, según los datos que publicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

El resultado, divulgado la mañana de este miércoles 9 de mayo, obedece a que tanto en marzo como en abril, el indicador de precios retrocedió respecto al mes anterior.

En abril del 2018, el índice de precios disminuyó 0,08 (puntos porcentuales) respecto a marzo; y en marzo del 2018 había bajado 0,03 respecto a febrero del 2018.

De los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo que se usa para medir el indicador, 51% aumentaron de precio en abril respecto a marzo, 36% disminuyeron de precio y 13% no presentaron variación.

En abril, los precios de los bienes y servicios que tuvieron mayor efecto para que el indicador bajara respecto a marzo fueron tomate, cebolla y gasolina.

Por otra parte, servicio doméstico, autobús urbano y huevos figuraron entre los principales costos que empujaron el indicador al alza en abril, pero no lo suficiente como para que aumentara respecto al mes anterior.

La variación interanual (de cada mes respecto al mismo mes del año anterior) del indicador alcanzó en abril un 2,38%; con lo cual se mantiene dentro del rango meta del Banco Central, que es entre 2% y 4%.

La tendencia a mediano plazo es al alza.

El índice de precios al consumidor se utiliza como referencia para la fijación de los impuestos a los combustibles, algunas tarifas de servicios públicos, así como para ajustar los alquileres y los salarios.

Para los próximos 12 meses, según la Encuesta de Expectativas que realiza el Banco Central, la inflación acumulada esperada es de 3,7%.