Patricia Leitón. 6 abril

El índice de precios al consumidor subió 0,59% en el primer trimestre de este año, muy similar al resultado de los primeros tres meses del 2017 (0,55%), según la información que publicó el viernes 6 de abril el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La papa bajó 27% en marzo respecto a febrero. Foto: Albert Marín.
La papa bajó 27% en marzo respecto a febrero. Foto: Albert Marín.

La variación interanual (de marzo respecto a marzo anterior) alcanzó un 2,61%, con lo cual se mantiene la tendencia al alza que ha privado en los años 2017 y 2018. Solo en marzo hubo una pequeña baja en el indicador, de 0,03%.

Durante marzo los precios de bienes y servicios que más ayudaron a bajar el indicador fueron los de papa, automóvil y paquetes turísticos. Por otra parte, tomate, gasolina y aguacate figuraron entre los principales con mayor efecto al alza.

La variación de este indicador se utiliza para definir las variaciones en los salarios, los alquileres y en el impuesto a los combustibles.

La meta del Banco Central de Costa Rica para este año es una variación entre 2% y 4%.

Factores que ayudaron se revertirán

Para economistas consultados por LN, en el resultado de inflación del primer trimestre influyeron factores que se espera varíen el resto del año.

“Las tasas de interés bajas, tanto locales como externas, se han sumado a los bajos precios del petróleo y la posposición del problema fiscal para configurar un escenario inicialmente parecido al del año anterior. Es muy probable, sin embargo, que las presiones al alza en todas esas variables se interpreten como expectativas de mayor inflación en un futuro no muy lejano”, comentó el economista Hermann Hess.

Precisamente, la expectativa de inflación para los próximos 12 meses, según la encuesta que realiza el Banco Central, de marzo del 2018 fue de 3,7%.

Para el economista Félix Delgado, la inflación del primer trimestre debería haber sido mayor porque la influencia del persistente déficit fiscal afecta las tasas de interés, y eso sí se aprecia.

No obstante, añadió Delgado, el Gobierno ha tenido algún éxito en endeudarse en dólares y, de esa forma, se reduce la presión interna sobre tasas de interés y hay más dólares que evitan ajustes cambiarios más fuertes, como esperaría uno dado el gran desequilibrio fiscal.

“Además, con las elecciones en camino, me parece que la incertidumbre ha frenado tanto inversiones como gasto, por lo que hay por ese lado poca presión sobre los precios. De hecho, esto se nota en moderación del crecimiento del crédito porque la demanda es débil, aunque los bancos tienen recursos disponibles”, comentó Delgado.

Para el resto del año, Delgado consideró que todavía hay incertidumbre sobre la composición del próximo gabinete.

“Algunos tenemos dificultades para creer que el programa económico del PUSC (Partido Unidad Social Cristiana) se pueda realizar en un gobierno del PAC (Partido Acción Ciudadana). Si se lograra, las primeras señales que veríamos serían la aprobación del proyecto de fortalecimiento de las finanzas públicas, que claramente es insuficiente y peligroso, pero que es un primer paso adelante”, dijo Delgado.