María Esther Abissi. 24 septiembre, 2019
Según datos del INS, a junio del 2018 las primas por concepto del Seguro Obligatorio de Automóviles tuvieron un decrecimiento de 19%, mientras que en el 2019 bajaron un 35% en la cantidad de vehículos de primera inscripción. Fotografía José Cordero/Archivo
Según datos del INS, a junio del 2018 las primas por concepto del Seguro Obligatorio de Automóviles tuvieron un decrecimiento de 19%, mientras que en el 2019 bajaron un 35% en la cantidad de vehículos de primera inscripción. Fotografía José Cordero/Archivo

Los seguros obligatorios, que corresponden al Seguro Obligatorio Automotor (SOA) y las pólizas sobre riesgos de trabajo (RT), tuvieron un periodo de poco crecimiento durante el primer semestre del 2019, después de varios años de mostrar porcentajes de aumento robusto, incluso, de doble dígito.

Las primas de estos seguros son administradas exclusivamente por el Instituto Nacional de Seguros (INS) y entre enero y junio de este año alcanzaron un total de ¢142.666 millones, monto ligeramente superior a los ¢138.938 millones del primer semestre del año previo.

El aumento a junio de este año, respecto a un año atrás, fue del 2,7%, por detrás del 9% que registró en junio del 2018 respecto a junio del 2017.

Pese a que la ley de apertura del mercado de los seguros contempló la competencia en el segmento de pólizas obligatorias a partir del 2011, a la fecha solo el INS participa como oferente de estos productos.

Según explicaron en el Instituto, los seguros obligatorios son sensibles a los cambios en el ciclo económico, por lo que el comportamiento se le atribuye, directamente, a la desaceleración de la economía.

“El crecimiento que tuvo durante este año no se le atribuye al ingreso de primas nuevas, sino al pago de vehículos que no fueron pagados en años anteriores y que los propietarios se pusieron al día en el pago de sus derechos de circulación, en parte motivados por la amnistía tributaria”, afirmó Sidney Viales, jefa de la Dirección de Seguros Solidarios del INS.

De no ser por este hecho, el crecimiento habría sido nulo. Viales aseguró que hay varios factores claves que han incidido en la caída del seguro.

Venta de automóviles

Por un lado, la importación de vehículos nuevos y usados ha mostrado un decrecimiento sostenido en el último año y eso ha tenido un impacto directo en las primas que se recaudan por este concepto.

Según datos del INS, a junio del 2018, las primas por este concepto tuvieron un decrecimiento de 19%, mientras que en el 2019 decrecieron a un ritmo de 35% en cuanto a la cantidad de vehículos de primera inscripción.

El bajo dinamismo del mercado de automóviles se palpa también en los resultados de la última Encuesta de Confianza de los Consumidores, publicada por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica.

En el estudio se muestra que, en agosto, solo el 8,5% de los encuestados consideró que era un buen momento para adquirir un carro, mientras que el 83,3% cree que es un mal momento para comprarlo.

También se encontró un deterioro en la confianza en los últimos seis meses respecto a la compra de bienes duraderos (casa y carro).

Entre enero y junio de este año, el crédito al comercio, que abarca el crédito para vehículos, cayó 7,6%, según datos del Banco Central.

Los anteriores resultados denotan que la situación de estos seguros podría continuar en descenso hacia el cierre del año.

Por otro lado, el cambio en la metodología de contabilización de las primas de motocicletas, en el 2016, cuando por normativa se cambió al calculo anualizado.

A partir de entonces, no solo se vio un crecimiento en las primas sino también un incremento en la cantidad de motocicletas pendientes de pago.

Mientras que en el 2016 las motocicletas pendientes de pago se ubicaban alrededor del 15,44% de las inscritas, en el 2019 alcanzó el 19,02%.

El peso del desempleo

Otro de los factores que han incidido en el comportamiento es la caída en los seguros de riesgos del trabajo.

El INS explicó que el desempleo y el crecimiento de la informalidad han tenido un impacto directo en la prima a recaudar por el lado del seguro de Riesgos del Trabajo.

La población desempleada de Costa Rica aumentó en el segundo trimestre del 2019, a 11,9%, respecto al mismo periodo del año pasado, de acuerdo con la más reciente Encuesta Continua de Empleo.

El porcentaje de personas con trabajo informal fue de 46,3%, lo cual significa una cantidad cercana al millón de personas.

“Al haber menos trabajadores asalariados disminuye el monto de la planilla y eso afecta el cálculo de la prima que se cobra por este concepto", admitió Viales.