Óscar Rodríguez. 29 octubre
A setiembre pasado, el saldo de deuda interna del Gobierno ascendió a ¢18,1 billones. Los fondos de pensiones le han prestado poco más de la mitad de dicho monto a Hacienda. Foto: Rafael Pacheco
A setiembre pasado, el saldo de deuda interna del Gobierno ascendió a ¢18,1 billones. Los fondos de pensiones le han prestado poco más de la mitad de dicho monto a Hacienda. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Hacienda se sentará en la mesa de negociación con los principales compradores de sus bonos de deuda interna para lograr el financiamiento requerido por el Gobierno.

Elian Villegas, jerarca de Hacienda, confirmó que tendrán reuniones con los “participantes más pesados” del mercado de valores costarricense, para ofrecerles productos que se adapten a sus necesidades de inversión y a los requerimientos del Gobierno sin generar distorsiones en el país.

Villegas enfatizó en que las acciones se efectuarán con los instrumentos del mercado y descartó la renegociación de condiciones de las emisiones en poder de estos tenedores de deuda.

“Es un proceso que no podemos pensar como extraordinario fuera del mercado, sino que se hará en el mercado. Estaremos conversando con los participantes más relevantes del mercado, con los más pesados del mercado, para llegar a acuerdos que podamos implementar”, confirmó el jerarca.

Desde comienzos de este mes de octubre, el jerarca descartó imponer condiciones a los tenedores de bonos, pues significaría caer en un default selectivo, situación que reafirmó.

El impago selectivo es cuando se decide reestructurar solo una parte de la deuda del país, y se afecta una porción de los tenedores de bonos.

Los requerimientos de financiamiento del Gobierno son muy fuertes para los próximos dos años, pues este enfrenta vencimientos de deuda interna, en colones y dólares, equivalentes al 21,8% del total de sus compromisos, según datos de Hacienda.

Para José Rafael Brenes, director general de la Bolsa Nacional de Valores, constantemente hay disputas entre Hacienda, como emisor de valores, y los inversionistas por las condiciones de la deuda. Sin embargo, la incertidumbre actual implica mayores retos.

“Hacienda trata de obtener financiamiento para enfrentar el problema fiscal y la posibilidad de un default revela el riesgo de las inversiones para sus tenedores. Por esto, para muchos inversionistas institucionales, participar en los canjes que ofrece el Ministerio es una forma de colaborar y reducir la presión de corto plazo del Gobierno”, destacó Brenes.

A setiembre pasado, el saldo de deuda interna del Gobierno ascendió a ¢18,1 billones. De dicho monto, el 77% está en colones y el 23% restante, en dólares.

Pesos pesados

Los fondos de pensiones son los primeros en la lista con los cuales el gobierno deberá reunirse, pues poseen el 54% del saldo de la deuda interna colocada por Hacienda.

Las operadoras de pensiones complementarias (OPC), el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) y la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional (Jupema) serán los principales actores en el proceso.

Los administradores de los recursos y pensiones de más de 2,7 millones de personas confirmaron a La Nación que están anuentes al diálogo. Pero dejan claro que su objetivo será la búsqueda del mejor rendimiento del régimen.

“El objetivo es maximizar los rendimientos de los recursos de los trabajadores afiliados, que les permita tener una mejor pensión complementaria”, destacó Róger Porras, gerente de Popular Pensiones, operadora que tiene invertidos en títulos de Hacienda ¢1,6 billones.

El gerente reconoció que la crisis fiscal actual genera un escenario de estrés adicional, pero no significa la imposibilidad de llegar a un punto de acuerdo.

Porras sí dejó claro que una renegociación de deuda no daría seguridad al mercado y podría generarse un círculo vicioso. Además, destacó, no obligaría a Hacienda a efectuar la gestión de disminuir gastos y elevar ingresos en busca de un equilibrio en las finanzas públicas.

En el caso de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), administrador del IVM, confirmaron que por el momento no se ha dado un acercamiento oficial con el Gobierno, afirmó Christian Hernández, jerarca de la Dirección de Inversiones de la institución.

“La ley establece que las inversiones deberán realizarse para el provecho de los afiliados, en procura del equilibrio necesario entre seguridad, rentabilidad y liquidez (…); debemos ser vigilantes de lograr el mayor beneficio para los afiliados a los seguros sociales”, destacó Hernández.

La entidad autónoma reportó, hasta julio pasado, un saldo de ¢2,3 billones invertidos en títulos de Gobierno.

Jupema informó de que las inversiones del Régimen de Capitalización Colectiva deben buscar rendimientos que cumplan con la tasa de interés necesaria para equilibrar los fondos administrados.

“Hacienda siempre ha mantenido comunicados sobre la situación de la deuda con los diferentes participantes del sistema financiero. Más que un pulso, debe ser un equilibrio que se ajuste a las necesidades de las partes”, destacó por escrito la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional.

El ministro de Hacienda recalcó que la negociación con los tenedores e inversionistas es un tema de madurez del mercado.

“Hacienda es el principal emisor, conversando con sus inversionistas, diciendo cuál es su situación, sus necesidades, y los inversionistas comprendiendo en este momento. Es importante llevar adelante este tipo de diálogos y acuerdos”, recalcó Villegas.

Definir rumbo

El economista Javier Cascante, quien fue tesorero nacional entre 1999 y el 2002, cree que corregir el problema estructural del financiamiento debe responder no solo a un elemento de costo de la deuda, sino a una estrategia adecuada de programación de los flujos de caja para atender en el futuro.

“Un perfil de deuda mal definido hace errática la política de financiamiento y eso se refleja en la curva soberana de un país”, explicó Cascante.

Añadió que cuando un país está sumergido en un problema de financiamiento de corto plazo, la única forma de cortar ese círculo vicioso es construir una estrategia de gestión de deuda pública por tipo de instrumentos y sus características.

“No es lo mismo las preferencias de un fondo de pensiones que las de un banco; un fondo de inversión a corto plazo o un inversionista individual”, destacó Cascante.

En tanto, Jorge Martínez, gerente de Servicios Técnicos de la Bolsa Nacional de Valores, comentó que el rendimiento, el plazo y el tipo de tasa es la forma en que Hacienda puede hacer atractiva su deuda a los inversionistas.

“Argentina, por ejemplo, ha utilizado intercambios (canjes de títulos con características similares), pero también sustituciones de deuda que incorporan cambio de moneda y hasta bonos locales por internacionales”, destacó Martínez.

El ministro de Hacienda destacó que trabajan en “pensar y repensar” los títulos de deuda por emitir para que resulten más atractivos.

Nota del redactor.

El artículo se corrigió, este 29 de octubre a las 9:55 a.m., para corregir que el 21,8% de los vencimientos de la deuda que se vencen entre el 2021 y 2022 son del total de los compromisos y no equivalente al PIB.