Supén alerta sobre riesgo de tener tanto dinero de pensiones en un solo emisor

Por: Óscar Rodríguez 31 octubre, 2013
Cartera y Inversiones CCSS
Cartera y Inversiones CCSS

El régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) es el principal acreedor del Gobierno, según información que publican el Banco Central y el Ministerio de Hacienda.

El saldo de las inversiones del fondo de pensiones ascendía a ¢1,2 billones en setiembre anterior. No hay ninguna otra entidad, empresa o inversionista privado con suma similar de dinero en títulos gubernamentales.

Las inversiones del IVM en bonos de Hacienda ocupaban el 77% del total de los recursos del régimen a finales del mes pasado. Asimismo, el fondo tiene el 17,5% del total de la deuda interna del Gobierno, que era de ¢7 billones.

Esta situación preocupa a la Superintendencia de Pensiones (Supén), pues señalan que la alta concentración del IVM en un mismo emisor es un factor de riesgo. Sin embargo, en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), administradores de dicho régimen, argumentan que en el país hay pocas opciones de inversión.

Riesgoso. El IVM se nutre de los aportes de trabajadores, patronos y el Estado.

Édgar Robles, jerarca de Supén, afirmó que la Caja no sigue el principio de inversor prudente.

“El riesgo de concentración es muy alto, tan fácil como pensar en la analogía de tener todos los huevos en una misma canasta; si la canasta se cae, todos los huevos se quiebran. En este caso la canasta es el Gobierno”, enfatizó.

Además, él calificó de “excusa cajonera” decir que la estructura del mercado de valores del país no permite variedad en la inversión.

Sin embargo, José Luis Quesada, gerente de Pensiones de la Caja, afirmó que la estructura de la cartera del IVM sí es el resultado del mercado financiero de Costa Rica.

“A pesar del esfuerzo por diversificar, son escasas las ofertas de títulos valores para un fondo del tamaño del IVM”, agregó.

 El IVM tiene en su poder el 17,5% de los bonos de deuda interna del Gobierno. Ancianos son atendidos por empleados de la Caja en una feria de salud en el parque Morazán, en San José. | ARCHIVO/JOSÉ RIVERA
El IVM tiene en su poder el 17,5% de los bonos de deuda interna del Gobierno. Ancianos son atendidos por empleados de la Caja en una feria de salud en el parque Morazán, en San José. | ARCHIVO/JOSÉ RIVERA

Según el informe Política de inversión del IVM 2013 , de la Gerencia de Pensiones de la Caja, la oferta de valores del sector privado es limitada para un régimen cuyos vencimientos anuales son de ¢250.000 millones, en promedio. El Gobierno y el Banco Central son quienes tienen emisiones que se adaptan a ese perfil.

Opción. Para diversificar sus inversiones, la Gerencia de Pensiones dijo, en agosto pasado, que el IVM podría adquirir emisiones de fideicomisos de titularización y titularización de obra pública.

Por ello, la Junta Directiva de la Caja pidió al Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) que haga reformas en el reglamento que permitan agilizar el uso de estas opciones.

“La titularización y fideicomisos de titularización permitirían al IVM diversificar su portafolio con (la compra de) emisiones diferentes a las del Ministerio de Hacienda y el Banco Central”, dijo Gustavo Picado, gerente financiero de la entidad autónoma.