Finanzas

Estudio a fondo del BN propone aporte especial a pensionados y bajarlo a empleados

Informe actuarial planteó medida para reducir inequidad del fondo porque trabajadores actuales subvencionan pensión de retirados quienes solo cotizaron 44% del monto recibido por mes

El más reciente estudio actuarial hecho al fondo de pensiones de los trabajadores del Banco Nacional (BN) recomendó crear una contribución especial para los jubilados del sistema y reducir la cotización de los actuales trabajadores de la entidad pública.

La medida se planteó como una opción para cerrar la “inequidad intergeneracional” del régimen porque los 5.169 empleados de la institución subvencionan el beneficio mensual pagado a los 1.586 pensionados, quienes no hacen aportes al sistema.

El informe, de febrero pasado, señaló que los jubilados solo aportaron el 44% del dinero que reciben cada mes. Mientras que los actuales trabajadores contribuyen por encima de su pensión futura, es decir, por cada ¢100 que se les otorgará de pensión, ellos habrán aportado ¢160.

“Una vez más se señala que el perfil de beneficios con respecto al perfil de requisitos, a futuro, no mantiene la relación de que debe haber un equilibrio, entre lo que se aporta y lo que se otorga, situación que debe ser considerada con el propósito de realizar los ajustes que permitan alcanzar un Fondo justo, equitativo y actuarialmente estable”, detalla el estudio actuarial hecho al Fondo de Garantías y Jubilaciones de los Empleados del Banco Nacional.

Para corregir la desigualdad, el estudio del actuario Luis Guillermo Fernández recomendó someter a análisis la posibilidad de que las personas jubiladas, a diciembre del 2020, realicen un aporte escalonado al sistema según su monto de beneficio; pero que se mantenga exonerada la jubilación mínima de ¢250.000.

El informe no brindó ninguna propuesta específica de cuánto debería ser el porcentaje de cotización de las personas retiradas. Actualmente, 1.126 personas, es decir el 70% de los jubilados, tiene una pensión que no supera el ¢1 millón al mes. Mientras que 366 jubilados reciben más de ¢1 millón y hasta ¢4,5 millones por mes. Adicional a esos montos, reciben la pensión del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

“Manteniendo el equilibrio actuarial del Fondo, se propone que la cotización del trabajador se disminuya en porcentajes anuales, hasta alcanzar un cierre de brecha intergeneracional razonable, proporcionado, justo y equitativo”, subraya el estudio.

Los actuales empleados del BN contribuyen, mensualmente, el equivalente del 6% su salario al régimen, aunque el monto se elevará hasta el 7%, en el 2026.

El Banco cotiza el equivalente al 10% de la planilla, monto que ascendió a ¢10.227 millones durante el año pasado, según los estados financieros del sistema.

Carlos Chavarría, gerente general del Fondo de pensiones, dijo que actualmente trabajan en una propuesta de reforma al régimen, con base al último estudio, la cual será presentada a la Junta Directiva del Banco. Sin embargo, no detalló si la iniciativa recomendará crear el aporte solidario a los pensionados o bajar la contribución de los trabajadores actuales.

“De acuerdo con el resultado actuarial, al 31 de diciembre del 2021, sí podría ser factible reducir dicho aporte (a los empleados), pero esto dependerá de la valoración que haga el Órgano de Dirección, con base en criterios técnicos, para luego ser sometido a la aprobación final de la Junta Directiva del Banco”, sostuvo Chavarría.

La recomendación de reducir los aportes a los trabajadores actuales se dio, principalmente, porque el estudio actuarial determinó que, al cierre del 2021, el régimen de pensiones del Banco Nacional reportaba un superávit de ¢12.505 millones en el escenario cerrado, es decir, sin prever la incorporación de nuevos cotizantes.

El resultado implica una reversión frente a los dos estudios previos. En el 2020 se proyectaba un déficit actuarial de ¢24.292 millones y, en el 2019, de ¢45.763 millones.

La corrección la provocó la reforma al fondo del IVM porque la edad de jubilación en el BN es la misma que la del sistema administrado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Entonces, la reforma aprobada por la Caja que subió la edad de retiro de los hombres a los 65 años, y a las mujeres a los 63 años, tuvo un efecto positivo en las proyecciones futuras del sistema del banco público.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.