Óscar Rodríguez. 27 julio
La actividad de hoteles y restaurantes fue la que, porcentualmente, perdió más cotizantes al IVM desde el inicio de la pandemia sanitaria. Foto: Jorge Castillo.
La actividad de hoteles y restaurantes fue la que, porcentualmente, perdió más cotizantes al IVM desde el inicio de la pandemia sanitaria. Foto: Jorge Castillo.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tiene previsto utilizar, de manera íntegra, los ¢200.000 millones generados por las inversiones del IVM para pagar las jubilaciones de los más de 295.000 personas este año.

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones de la Caja, comentó que la caída de los ingresos del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) obliga a institución a usar dichos recursos.

La medida se toma debido a las repercusiones generadas por la pandemia del coronavirus en el mercado laboral del país.

El principal sistema de jubilaciones de Costa Rica ya perdió 100.000 cotizantes, como consecuencia del covid-19. A lo cual se une la suspensión del contrato de trabajo y la reducción del jornada a 295.000 personas.

“Con los datos que tenemos al día de hoy proyectamos que financiar la reducción de los ingresos con los intereses.Prácticamente sería la totalidad de los intereses que van desde los ¢180.000 millones a los ¢200.000 millones”, confirmó Barrantes.

El Gerente destacó que, hasta el momento, no tienen previsto utilizar recursos del monto principal de la reserva.

Hasta mayo pasado, la reserva del IVM ascendió a ¢2,9 billones. La mayoría de los recursos está invertido en títulos valores emitidos por el Ministerio de Hacienda, Banco Central y entidades financieras, según los estados financieros del régimen.

“Eventualmente, si la crisis se agudiza será necesario tomar alguna parte de la reserva este año. Pero todavía estamos midiendo la situación”, destacó el jerarca.

El funcionario destacó que la incertidumbre de la extensión de la crisis es, como en el resto de actividades económicas, la principal dificultad que enfrenta el régimen de pensiones.

Sectores más afectados

Por actividad económica, la caída porcentual más fuerte de cotizantes ocurrió en las áreas ligadas al turismo, como consecuencia de la emergencia sanitaria.

El IVM reportó, en mayo pasado, 54.317 personas que laboran en hoteles y restaurantes. Sin embargo, en marzo paso eran 72.777, es decir una contracción de 25,4%.

En el caso del transporte, la contracción de aportantes para el régimen fue de 7,3%. En mayo anterior se registraron 82.227 personas, frente los 88,737 en marzo, se detalla en los datos de la Caja.

En tanto, el comercio registró 234.518 cotizantes en mayo, frente a los 248.134 en marzo, es decir tuvo una baja de 5,5%.