Óscar Rodríguez. 5 septiembre
El BCR inició el remate de cuatro propiedades del Grupo Orosi para cobrarse una deuda de la empresa sin pagar. Foto: Rafael Pacheco
El BCR inició el remate de cuatro propiedades del Grupo Orosi para cobrarse una deuda de la empresa sin pagar. Foto: Rafael Pacheco

El Banco de Costa Rica (BCR) comenzó el remate de cuatro propiedades del Grupo Orosi, valoradas en ¢3.937 millones, para cobrar una deuda de la empresa con la institución financiera.

Los terrenos, ubicados en Curridabat y Paraíso de Cartago, son parte de la liquidación del fideicomiso de garantía Concretos Orosi-BCR-2006 que respaldan las operaciones crediticias otorgadas a cuatro empresas del Grupo Orosi, según la publicación hecha –este 3 de setiembre– por Bancrédito Fideicomisos, administrador de la figura.

La primera convocatoria al remate de los inmuebles será el próximo 15 de octubre al mejor postor. Si de dicho trámite no se logran subastar los bienes, el proceso prevé dos convocatorias adicionales.

Una será el 31 de octubre próximo y tendrá una rebaja del 15% sobre la base de la primera subasta efectuada.

El 6 de noviembre se efectuaría un tercer proceso con una nueva disminución del 15% sobre el valor de los bienes.

Las empresas deudoras con el BCR –parte del Grupo Orosi– son Asfaltos Orosi Siglo XXI, Concretos Orosi, Quebradores Orosi Siglo XXI y Transportes Orosi Siglo XXI.

Mientras que las propietarias de los terrenos, muestra el edicto publicado por Bancrédito Fideicomisos, son Servicentro Cartago, Ecodesarrollos Verde e Inmobiliaria del Valle de Orosi A&M. También como fiadora en los créditos aparece la empresa Quebradores de Ujarrás.

La Nación solicitó al Grupo Orosi una posición oficial sobre el trámite iniciado por el BCR. Sin embargo, al cierre de esta nota no hubo respuesta.

Propiedades

El terreno más relevante es de uso industrial ubicado en Curridabat. La propiedad mide 14.167 metros cuadrados (m2) y está valorado en ¢2.151 millones se detalla en el edicto publicado por Bancrédito Fideicomisos.

El segundo terreno está localizado en el mismo cantón josefino, mide 10.000 m2 y también está dedicado a uso industrial. Dicho bien está valorado en ¢1.368 millones.

Los otros dos terrenos a remate están en Paraíso. Uno de 45.907 m2 es un potrero valorado en ¢337 millones, mientras que el último mide 4.751 m2, su fin es para destino agrícola y tiene un costo de ¢81 millones.