Óscar Rodríguez. 12 agosto
Aldesa inició este 12 de agosto un segundo proceso de intervención judicial, en el Juzgado Concursal, luego de que el primero no se abriera por falta de notificar a la totalidad de acreedores de la empresa. Foto: Keyna Calderón.
Aldesa inició este 12 de agosto un segundo proceso de intervención judicial, en el Juzgado Concursal, luego de que el primero no se abriera por falta de notificar a la totalidad de acreedores de la empresa. Foto: Keyna Calderón.

Aldesa Corporación de Inversiones (ACI) presentó, este lunes 12 de agosto, una nueva solicitud de administración por intervención judicial ante el Juzgado Concursal.

Esta segunda solicitud se realizó luego del rechazo de la primera gestión, iniciada el 8 de marzo pasado, por parte del Tribunal Segundo Civil de Apelaciones de San José.

“En esta nueva gestión corregimos los errores señalados, actualizamos la información a esta fecha y procedimos a enviar nuevamente a todos los inversionistas las respectivas cartas de notificación”, argumentó Javier Chaves, presidente de Aldesa, en una carta enviada a los 590 inversionistas, de la cual tiene copia La Nación.

Chaves detalló en la misiva que la gestión se rechazó por problemas de forma y no de fondo, por lo cual pueden se subsanados.

La principal omisión, del primer proceso, fue que la compañía no logró demostrar que notificó a la totalidad de acreedores, dentro del plazo establecido por la ley.

Los problemas de liquidez de ocho proyectos inmobiliarios, valorados en $200 millones, llevaron a Aldesa Corporación de Inversiones a acudir al Juzgado Concursal.

Chaves recalcó a los inversionistas que tienen el compromiso y la solvencia económica para cancelar la totalidad de pasivos.

"Reconocemos el problema de liquidez que enfrentamos y que podríamos resolver si contamos con el tiempo suficiente para terminar de desarrollar los proyectos inmobiliarios de la empresa", argumentó el empresario.

Aldesa acudió a la vía judicial por problemas de liquidez para la conclusión de ocho proyectos inmobiliarios privados.

En la petición, la firma planteó a los acreedores la suspensión de pagos por tres años a una menor tasa de interés, mientras consigue finalizar los desarrollos y venderlos.

Ajustes a estructura

En el comunicado a los inversionistas, Aldesa informó de una serie de ajustes al negocio y en la estructura de la empresa.

“Preparamos los primeros tres de ocho proyectos inmobiliarios para proponerle a sus inversionistas entregárselos en dación de pago. Esto permitiría cancelar los primeros $54 millones de pasivos antes de finales de este año”, destacó Chaves en la carta enviada.

La compañía no detalló cuáles son los proyectos, ni el estado de avance de los mismos.

También, que continúan con el proceso de negociaciones con un posible inversionista para reactivar el proyecto Monte del Barco.

“Con la venta de la tierra para la construcción del hotel en Monte del Barco, se podrán pagar $14 millones de pasivos”, detalló la firma.

Sobre este mismo proyecto, Aldesa espera la resolución a la solicitud de revocatoria, presentada ante Instituto Costarricense de Turismo (ICT), para no perder la concesión del Polo Turístico Papagayo. La Junta Directiva de la institución acordó, el pasado 1. ° de julio, proceder con la cancelación de los derechos para desarrollar esta concesión.

La firma recordó que lograron pagar $450 millones a clientes del negocio bursátil regulado, luego del cierre del Puesto de Bolsa y algunos fondos de inversión.

Asimismo informó de que redujeron las operaciones de la empresa, pues de 110 empleados, en febrero pasado, pasaron a 42 personas.

“Seguiremos reduciendo el número de colaboradores conforme se terminen de cerrar otras áreas operativas”, se destaca en el comunicado.

Por último, Aldesa reiteró que han atendido las cuatro denuncias presentadas en la vía penal y las 16 ante la Superintendencia General de Valores (Sugeval).