Óscar Rodríguez. 31 agosto

Bernardo Alfaro, nuevo gerente designado del Banco Nacional, conoce perfectamente la entidad que dirigirá a partir del 1º. de octubre próximo pues es la misma en la que fue subgerente por un periodo de casi 14 años.

En el 2018 dejó el Banco para irse a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Dos años después, regresa a la que considera “su casa”.

Alfaro enfatizó, en entrevista con La Nación, que por sus valores y ética jamás tomaría ventaja de la información a la que tuvo acceso en la Superintendencia. En su nueva función tendrá un salario mensual bruto de ¢8,5 millones, 10% menos que en Sugef, confirmó él mismo.

El nuevo jerarca asumirá la gerencia del principal banco de Costa Rica, con activos que rondan los ¢7,4 billones.

(Video) Nuevo gerente del Banco Nacional

– ¿Cuáles fueron los motivos para abandonar la Sugef y asumir el Banco?

– Fue muy pensado, luego de que el Banco pasara por la tragedia de perder a Gustavo (Vargas), el interés de la Junta Directiva fue continuar la ruta que él trazó. La Junta consideró que al haber trabajado juntos tanto tiempo, yo podría asumir este reto y me plantearon la posibilidad de volver a la que fue mi casa durante casi 14 años.

“Cuando llegué a la Superintendencia sabía que habría retos difíciles, pero no tan difíciles como los que terminaron llegando. Llegué a Sugef en medio de la incertidumbre fiscal, se aprobó el proyecto y alivió un poco la presión, con lo cual nos concentramos en otros temas como la adhesión de Costa Rica a la OCDE.

“Luego llegó la pandemia, dichosamente habíamos iniciado un proceso de preparación del sistema financiero nacional para atender los problemas. Nos toma con un sistema financiero mucho más solvente, líquido, sólido y resiliente”.

– ¿Cómo hará don Bernardo para lidiar con el conflicto de interés e incluso ético, al pasar de ser supervisor a supervisado?

– Es un tema que pasa fundamentalmente por los valores y la ética personal. Puedo decir que jamás tomaría algún provecho de algo que pude ver en estos dos años. La gente podría creerme o no, pero las personas que me conocen saben que será así.

“De hecho, no esperaría que ninguna otra entidad financiera pueda quejarse de que haga uso indebido de algún dato o alguna información que pueda tener. En todo caso, tomaré un periodo de un mes, sé que es corto. Será un mes de enfriamiento donde no veré nada de ninguna entidad.

“Lo demás pasa por la confianza que me puede tener todo ente supervisado que me conoció y sabe que jamás aprovecharía de manera indebida ningún conocimiento que haya adquirido de alguna entidad en particular”.

Bernardo Alfaro, nuevo gerente del Banco Nacional. Foto: Rafael Pacheco
Bernardo Alfaro, nuevo gerente del Banco Nacional. Foto: Rafael Pacheco

– Indicadores relevantes como la mora o una porción de cartera buena del Banco ha desmejorado por atrasos en pagos por la pandemia. ¿Cómo llevar a la principal entidad financiera de Costa Rica en este nuevo rumbo?

– Hay retos importantes. Mucho pasa por la confianza que le tengo al equipo que toma decisiones sobre la mejor gestión y hacia dónde enrumbar el Banco, qué hilos mover, qué activos deben aprovecharse al máximo. Habrá que hacer una serie de ajustes, posiblemente.

“El Banco tendrá que procurar una mayor eficiencia, hay que recuperar poco a poco los niveles de rentabilidad. De momento, se trata de una especie de operación escudo.

“Esos niveles de incertidumbre desgastan mucho y obligan a escudarse y protegerse lo más que se pueda. De momento, todos las medidas deben orientarse a que se debe blindar y proteger la entidad de la crisis y los efectos del covid-19. Cuando salga la luz del día, empezaremos a tomar otro tipo de medidas y empezaremos a pensar en el mediano y largo plazo de nuevo”.

– ¿Será necesario hacer ajustes en la estructura organizacional?

– Es algo en lo cual no tengo una posición definida, habrá que verlo a fondo con el equipo y la Junta Directiva.

“La tecnología va a ayudar, pero no necesariamente la tecnología implicará despedir gente. Cuando hablo de un banco digital, es hacerle la vida más fácil a los clientes”.

– ¿En su decisión pesó la oferta de remuneración?

– El reto personal fue lo que me impulsa, voy a ganar un 10% menos de lo que gano en la Sugef (¢8,5 millones brutos al mes).