Banca

Siete entidades financieras comenzarán a dar créditos de auxilio con recursos del BCCR, a partir de diciembre

Bancos y cooperativas priorizan la readecuación de créditos a personas y empresas afectadas económicamente por la pandemia, con tasas de interés más bajas

Coopealianza confirmó que comenzará a colocar los ¢12.800 millones en créditos, para deudores afectados por la crisis sanitaria, a partir de enero del 2021. Foto: Cortesía Coopealianza.

Siete entidades financieras se preparan para comenzar a otorgar créditos de auxilio a personas y empresas afectadas económicamente por la pandemia, con los recursos de la línea especial de crédito que aprobó el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

La Junta Directiva de la autoridad monetaria creó, en setiembre anterior, la facilidad crediticia por un monto de ¢700.000 millones con el objetivo de prestar los recursos se destinaran a apoyar a las empresas y familias más golpeadas por la crisis de la covid-19.

El 26 de noviembre, el BCCR aprobó los primeros tres planes de uso de recursos de la facilidad, pertenecientes al Banco BAC Credomatic, Coopealianza y Coopavegra, entidades que en conjunto solicitaron ¢102.275 millones.

El pasado 4 de diciembre el Banco aprobó cuatro nuevos planes al Banco de Costa Rica, Banco Improsa, Coopelecheros y a Coopemep, que, en conjunto, ascienden a ¢92.190 millones.

La Nación consultó a cada entidad. Los bancos BAC Credomatic e Improsa comenzarán a colocar este mes; en enero del próximo año planean iniciar Coopealianza y Coopemep y, para marzo del 2021, será Coopavegra la que atienda a sus asociados con operaciones en condiciones blandas.

Los recursos puestos a disposición por el Banco Central, en condiciones blandas, son solo para entidades bajo la fiscalización de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

A las entidades financieras se les otorgarán líneas de crédito a un plazo de cuatro años con un interés de tasa de política monetaria (TPM), actualmente en 0,75%, más una prima de cinco puntos base (0,05%), la cual regirá para todo el periodo del crédito. En total, la tasa sería de 0,80% al día de hoy.

Montos y características

El BAC es la que más recursos ha obtenido del BCCR para destinar a préstamos en condiciones blandas.

Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas de BAC Credomatic, confirmó que recibieron la autorización para utilizar ¢87.290 millones ($145 millones) y están en el proceso de finiquitos legales y operativos para hacer uso de esos recursos.

“Estamos confiados de que podamos empezar a aplicarlos durante el mes de diciembre, y de esa forma ofrecer más opciones de alivio financiero a una cartera de clientes ya seleccionados del banco”, confirmó Moreno.

La vocera no detalló a cuántos deudores, empresas y personas, se atenderá con dichos recursos.

“Se traduciría en una readecuación de esas operaciones de crédito con una reducción mínima de su costo financiero equivalente a 230 puntos base, tal cual fue aprobado por el BCCR en el plan presentado”, afirmó Moreno.

La Vicepresidenta dijo que, el fondeo del BCCR, es un complemento a los más de ¢1,7 billones ($2.850 millones) de recursos propios aplicados a clientes en condiciones de plazo, tasa de interés; y periodos de gracia de principal o intereses.

Óscar Murillo, subgerente general de Banco Improsa, indicó que los recursos se empezarán a prestar próximamente, a partir de este mes de diciembre.

“Se le otorgará financiamiento de 90 a 120 clientes aproximadamente, con el fin de buscar una reducción entre un 10% y un 30% en las cuotas de sus financiamientos”, detalló Murillo.

En el caso de Coopealianza, la entidad recibió la autorización del uso de ¢12.803 millones que se prevé se otorgue a readecuaciones crediticias de 3.064 asociados, afirmó Francisco Montoya, gerente general de la cooperativa.

El objetivo de esta entidad es usar los recursos en deudores de actividades del sector independiente, hasta la población asalariada privada que han visto reducidas sus jornadas laborales o ingresos.

“Se efectuarán dos desembolsos (por parte del BCCR), el primero corresponde al 25% del total de los recursos asignados y estarían disponibles en el mes de enero del 2021; el saldo restante en febrero del 2021”, dijo Montoya.

El gerente de Coopealianza afirmó que los beneficiarios de los recursos serán aquellos deudores a los cuales la pandemia les redujo sus ingresos.

“Vamos a trabajar con una disminución en la tasa de interés que representa una reducción en la cuota de 20%”, afirmó el vocero de Coopealianza.

En el caso de Coopavegra, la entidad tendrá acceso a ¢553 millones que prevén se empezarán a colocar en readecuaciones crediticias a partir de marzo del 2020, confirmó Krisia Rojas, gerente general de la entidad.

“En tasas equivale a una disminución de al menos cuatro puntos porcentuales en la tasa de las operaciones refinanciadas. No obstante, se aclara que existen operaciones vigentes con tasas mayores, por lo que en esos casos la disminución sería mayor. El plazo se define según el tipo de crédito que tenga el deudor”, afirmó la gerente.

Rojas dejó claro que el dinero se prestará a clientes que tengan una calificación crediticia de C y que aún posean capacidad de pago.

En Coopemep, Ariel León, jefe de Crédito y Cobro explicó que la cooperativa destinará los recursos a la readecuación de créditos ya otorgados a sus asociados, específicamente a quienes vienen teniendo y arrastrando impactos directos o indirectos por la covid-19.

“La cantidad de personas va depender de los saldos adeudados por cada uno de los solicitantes, quienes tendrán que documentar sus impactos. Estas personas tendrán un beneficio de al menos 600 puntos base (seis puntos porcentuales) en su tasa de interés corriente, contando con una tasa de interés fija por el periodo que se mantenga la ODP (Operación Diferida a Plazo), lo cual se estima que disminuirá su cuota de crédito aproximadamente en 20% de la que paga actualmente”, comentó León.

Colaboró con esta información Patricia Leitón.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.