Por: Patricia Leitón.   5 octubre, 2017

San José.

El Banco Central de Costa Rica anunció el lunes 2 de octubre que el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), organismo que apoya las cuentas externas de sus miembros, aprobó un crédito por $1.000 millones para el país.

Olivier Castro, presidente del Banco Central.
Olivier Castro, presidente del Banco Central.

Con estos recursos, la autoridad monetaria pretende fortalecer las reservas monetarias internacionales de la entidad, que son los recursos que tiene el país para hacerle frente a dificultades externas. Al 3 de octubre dichas reservas sumaron $6.819 millones, $879 millones menos que al mismo día del año anterior.

En el documento de justificación del crédito ante el organismo, el Banco Central explica que en mayo y junio pasados enfrentó una caída en sus reservas debido a la decisión de los ahorrantes de trasladar sus recursos de colones a dólares,ante una mayor expectativa de devaluación.

El Banco tomó una serie de medidas, entre ellas, aumentar las tasas de interés en colones para frenar esta tendencia y también solicitó el crédito al Fondo.

Sobre las razones para solicitar el crédito, sus efectos y cómo se utilizarán los recursos conversó ayer, vía telefónica, el presidente del Banco Central, Olivier Castro conversó con este diario. Lo acompañó Róger Madrigal (R.M.), director de la División Económica del Banco.

Consultado sobre si para solicitar este crédito el país debe atravesar una crisis en su balanza de pagos (cuentas con el exterior) Madrigal explicó que el crédito puede ser también para prevenir dicha situación, según el reglamento del FLAR, en el artículo siete.

"Por otro lado, cuando se habla del tipo de créditos que se pueden dar, habla que pueden ser para balanza de pagos, para liquidez, para emergencias y luego queda un "otros" que el directorio determine y el Banco Central en el argumento que hace dice, claro, preventivamente para evitar un problema de balanza de pagos".

─¿Existe una crisis en la balanza de pagos?

─Evidentemente no tenemos una crisis de la balanza de pagos, lo que tenemos es que actuar prontamente y considerando que el Banco, en el proceso este de mayo y junio, tuvo una reducción en las divisas, nosotros queremos fortalecer ese nivel de reservas del Banco.

─ En el documento menciona que hay riesgos asociados al deterioro de la situación fiscal que podrían generar presiones futuras sobre los macroprecios (tasas de interés, inflación y tipo de cambio). Pareciera que es no solo preventivo por balanza de pagos, sino también por el efecto que la crisis fiscal pudiera generar en esos macroprecios.

─Digamos el tema fiscal está ahí, uno espera que finalmente la sociedad costarricense sea lo suficientemente sabia para resolver el problema lo antes posible y evitar que este país se vea sometido a una crisis fiscal complicada. Si eso ocurre (la crisis fiscal), ¿cómo se manejará el problema cambiario? es un tema complejo que habría que verlo con detalle, pero nosotros no estamos viendo en el corto plazo que eso suceda.

─¿Este dinero es una forma para evitar un ajuste cambiario en lo que resta del Gobierno? ¿El FLAR les estaría dando un cheque para evitar el ajuste cambiario que se requiere?

─No, no. El tipo de cambio se ajusta como se ajusta, es un asunto de mercado y eso no tiene nada que ver. El Banco Central en condiciones normales, con un tipo de cambio flexible, es recomendable que tenga un nivel de reservas alto, es igual que un banco comercial para su operación normal requiere un nivel de liquidez adecuado, esa liquidez adecuada si el banco tiene que conseguir un empréstito o hacer una emisión de bonos para captarla lo hace. En el Banco Central ese nivel de operación son las reservas monetarias internacionales, y lo que hemos hecho es tratar de conseguir un crédito para fortalecer y tener un nivel de reservas más apropiado.

─Para entender bien, el objetivo de este préstamo es un fin preventivo, prevenir ¿qué? ¿Una posibilidad de presiones sobre los macroprecios debido a la situación fiscal?

─Es preventivo, disuasivo. (Disuasivo) En el sentido de que si en algún momento quisieran apostar algo en contra del banco, pues se van a encontrar con un banco que tiene una posición de reservas mucho más fuerte que en otra circunstancia. Preventivo en el sentido de que el Banco busca mostrar que tiene una posición muy fuerte en divisas y que eso es conveniente para el país.

─¿Ustedes prevén que si no se soluciona la situación fiscal se podría dar otro ataque a la moneda?

─Un ataque en la moneda puede surgir en cualquier momento, ese que pasamos en mayo no es el primero, eventualmente podría no ser el último, el Banco, además de las reservas, que es un activo muy importante que tiene, tiene los otros instrumentos que debe manejar y usar.

─Algunos critican que la baja en las reservas no fue un problema de balanza de pagos que se presentara por una situación externa, sino que fue un tema interno y por el Banco Central no haber tomado las medidas a tiempo se genera esta dificultad y ahora se acude al crédito. ¿Cómo la valora usted?

─ Lo cierto para el Banco Central, es que el Banco tuvo una reducción en sus divisas, los bancos comerciales aumentaron la captación de recursos internos y uno podría decir que el país como tal no ha tenido un drenaje de divisas, pero una vez que esas divisas salieron del banco también puede ser que el ciudadano que las tenga, decida sacarlas, es una decisión propia. Es evidente que las medidas que el Banco tomó han operado de una manera adecuada, como lo previmos para el problema que estábamos enfrentando.

─¿Cómo se utilizarían se utilizarían esos $1.000 millones?

─ En el comunicado que hicimos está claro como el día, no como el de hoy (5 de octubre con lluvias), nosotros lo que queremos es usar reservas para incrementar las reservas monetarias internacionales del país. No voy a decir tampoco que nunca el Banco Central va a usar esas divisas, si eventualmente hubiera alguna circunstancia no prevista y el Banco tiene que hacer uso de parte de esas divisas, pues lo hará, no tiene un fin específico de ninguna otra naturaleza, excepto reforzar las reservas monetarias internacionales.

─¿Si ustedes ven presiones cambiarias por los problemas fiscales, por lo que se está tardando para atender la situación fiscal, ustedes la usarían en el mercado cambiario?

─Nosotros usaríamos primero los instrumentos monetarios que el Banco tiene y hemos dicho claramente que si las tasas de interés eventualmente hay que subirlas más o el tipo de cambio tuviera una presión alcista o bajista, eso es propio del momento de crisis y el Banco verá cómo lo mitiga, pero no está tomando el Banco ninguna decisión de decir, yo me cruzo de brazos, y solo espero que como tengo ahora más reservas, entonces las gasto.

Esas reservas, ¿cómo se invertirían? También está la duda de que si el Gobierno emitiera títulos en dólares ustedes también podrían invertirlas ahí y hacer una forma de préstamo indirecto.

R.M. La ley del Banco establece que el Banco no puede financiar el Gobierno. Pero hay otro línea de seguridad más: el Banco tiene toda una política de utilización de reservas, de activos internacionales,hay una especie de protocolo de dónde se coloca eso. La decisión de si lo coloca en un título del tesoro o en activo supranacional es una decisión del comité de activos y pasivos siguiendo recomendaciones de mejores prácticas y siempre vigilando los tres conceptos que establecen: la seguridad del activo, la liquidez y por último rentabilidad.

─¿Cuándo ingresarían los recursos al país?

─Esperamos que a mediados de noviembre puedan ingresar, hay que hacer una serie de trámites todavía y esperamos no tener mucho contratiempo, pero eventualmente podría retrasarse algunos días.

─Aunque no se utilizaran los recursos, su llegada ¿podría tener efectos en el mercado? Por ejemplo, en las expectativas.

─ Evidentemente cuando un operador en el mercado ve que el Banco tiene un nivel de reservas apropiado y todo lo demás, sin duda que le da más confianza, y eso puede influir en las expectativas.