María Fernanda Cisneros. 27 agosto

Así como el consumidor pospone la compra de una casa o un vehículo, en una época de baja confianza y menor crecimiento económico, es igual de importante que medite con mayor detenimiento cómo invertirá su dinero para alcanzar las metas que se trazó.

Antes de tomar cualquier decisión respecto del producto, moneda y plazo de ahorro, lo primero es conocer para qué quiere guardar ese dinero y cuándo lo va a necesitar.

No es lo mismo guardar dinero para emergencias, que para la prima de una casa o para una pensión. Este objetivo, junto con la coyuntura económica, le ayudará a definir cómo reservar ese dinero para después.

Si necesita el ahorro en el largo plazo, lo mejor es que guarde una buena porción en dólares y otra en colones, para diversificar el riesgo.
Si necesita el ahorro en el largo plazo, lo mejor es que guarde una buena porción en dólares y otra en colones, para diversificar el riesgo.
¿En qué moneda invertir?

La suma de tasas de interés en colones a la baja, tipo de cambio a la baja y tasas internacionales con tendencia a la baja provocan que invertir en colones sea atractivo bajo ciertos criterios, anotó Luis Diego Herrera, analista económico de Acobo.

Si el objetivo de la inversión se concretará pronto y en colones, es momento de aprovechar esta coyuntura y obtener buenos rendimientos.

El colón ha ganado valor respecto al dólar y está la expectativa de apreciación del colón, por la entrada de los $1.500 millones en eurobonos y los empréstitos del exterior, afirmó Silvio Lacayo, gerente de Desyfin.

Esa entrada de divisas generará una sobreoferta en una época con lenta absorción de dólares, producto de la desaceleración económica y la baja en las importaciones de bienes de consumo, añadió Lacayo.

Además, las tasas de interés estadounidense bajaron y la Reserva Federal de Estados Unidos (la FED) podría hacer nuevos recortes en lo que queda del 2019.

“Las rentabilidades en dólares están de vuelta en los niveles mínimos de hace tres años, y la fortaleza actual de la economía estadounidense mantiene al dólar apreciado, por lo que es más rentable ahorrar en moneda nacional”, apuntó la economista Adriana Rodríguez.

El premio por ahorrar en colones es visible en el corto plazo, por lo que es a este plazo en el que es más rentable invertir en esta moneda.

Esta ventana de un premio mayor por invertir en colones se mantendría por un tiempo más, ya que no hay expectativa de presiones fuertes, según explicó el Banco Central, en la revisión de su programa macroeconómico en julio. Sin embargo, es incierto determinar por cuánto tiempo el precio del dólar sostendrá los niveles vistos recientemente (entre ¢550 y ¢580).

Si ya tiene dólares, no es un buen momento para deshacerse de ellos, apuntó Víctor Chacón, director ejecutivo de la Cámara de Fondos de Inversión (Cafi).

“En un plazo muy corto de ahorro, no sería recomendable cambiar de moneda, por el alto diferencial entre compra y venta”, añadió Chacón.

Si tiene un ahorro para usar en el muy corto plazo guárdelo en la moneda en la que recibe el salario. En cambio, si necesita el dinero en un mediano o largo plazo, para acumular la prima de una casa o carro, o complementar la pensión futura, puede mantener una proporción elevada de ahorro en dólares.

“Nuestra economía y nuestras perspectivas están en una condición de gran vulnerabilidad”, afirmó Rodríguez.

¿Cuál instrumento utilizar?

Esta es la siguiente pregunta por hacerse. Si lo que quiere es ahorrar recursos para emergencias, una cuenta en una entidad financiera le será suficiente.

Una cuenta de ahorro precisamente se debe utilizar para el dinero muy líquido, esa porción de sus ingresos que quiere tener disponible de inmediato para imprevistos.

Si, en cambio, lo que busca es guardar dinero para un plan futuro, como un viaje, la prima de un carro o casa, debe analizar otros instrumentos.

Los certificados de depósito a plazo y los programas de ahorro programado son buenas opciones para ahorrar dinero y ganar un poco más de rendimiento (el dinero que le pagan por reservar su dinero).

Estos instrumentos le pagan más que una cuenta de ahorro por su ahorro, sin necesidad de utilizar un producto más riesgoso.

Otro camino es el ahorro con la asociación solidarista de la empresa, ya que este tipo de instituciones tiene acceso a gestiones más especializadas, como fondos de inversión, afirmó Rodríguez.

De igual manera, el consumidor puede acudir directamente a una sociedad administradora de fondos para invertir en uno de los productos que estas entidades ofrecen.

El fondo de inversión de mercado de dinero es el punto de partida. Este producto se enfoca en el corto plazo y ofrece mayor rentabilidad que una cuenta bancaria, y una similar a la de un certificado de depósito a un año.

Este producto también puede ser utilizado para el ahorro de cortísimo plazo, según Chacón, ya que permite recibir el dinero al siguiente día hábil de solicitarlo.

Si su perfil es más tolerante al riesgo, puede apostar por fondos más sofisticados.

Un paso más sería optar por los fondos de inversión inmobiliarios (que invierten en inmuebles y obtienen rendimientos por los alquileres de esos espacios), o un fondo accionario para inversiones de largo plazo, anotó Chacón.