Marvin Barquero. 20 mayo, 2019
La disputa por el comercio del aguacate Hass lleva ya más de cuatro años. Ahora está en manos de tres árbitros de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Foto: Melissa Fernández
La disputa por el comercio del aguacate Hass lleva ya más de cuatro años. Ahora está en manos de tres árbitros de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Foto: Melissa Fernández

Tres árbitros, uno de Estados Unidos, otro de Chile y una de Argentina, quedaron instalados para resolver la disputa por el comercio de aguacate Hass, planteada por México contra Costa Rica, en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Se trata del estadounidense Gary Horlick, quien presidirá el grupo; del chileno Alejandro Buvinic y de la argentina María de Lourdes Fonalleras, según un informe divulgado por la OMC, este lunes 20 de mayo.

El documento de la OMC al que tuvo acceso La Nación, indica que el panel se conformó tras un acuerdo entre las partes, que se logró el 16 de mayo pasado.

Añade que Canadá, China, El Salvador, los Estados Unidos, la Federación de Rusia, Honduras, la India, Panamá y la Unión Europea (UE) se reservaron la posibilidad de participar como terceros interesados en el proceso y las actuaciones del grupo especial establecido para resolver a disputa.

La ministra de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez, explicó que con la composición del panel el proceso en la OMC entra en su segunda etapa. El próximo paso, explicó, es que los miembros del panel convoquen a una reunión para fijar el calendario. Ahí se fijan los plazos en los cuales cada país tiene derecho a entregar sus escritos.

Luego se darán audiencias donde se escuchará a las partes presencialmente o por videoconferencia. Posterior a eso se definirá si es necesario escuchar a expertos o peritos relacionados con el tema, detalló la ministra.

En lo referente a la petición de otros países de participar como terceros se debe a una amplia gama de intereses, los cuales van desde el conflicto específico hasta una vigilancia de la forma en cómo se aplica el sistema de solución de diferencias. Pero depende de cada país, por lo cual la ministra prefirió no ahondar.

El choque por el comercio del aguacate Hass tiene su origen el 5 de mayo del 2015, cuando el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) de Costa Rica suspendió la emisión de permisos para importar la fruta de nueve mercados (ocho países y el estado de Florida), entre ellos México, el principal exportador mundial y casi el único proveedor de Costa Rica en aquel momento.

También se prohibió la emisión para Australia, España, Ghana, Guatemala, Israel, México, Sudáfrica, República Bolivariana de Venezuela y el estado de Florida, en Estados Unidos.

El SFE adujo protección fitosanitaria, pues en esos productores existe la enfermedad de la mancha del sol, aún no detectada en Costa Rica. El objetivo de la medida es evitar el eventual ingreso de ese viroide a territorio costarricense.

México pidió a la OMC elevar a nivel de panel de árbitros la disputa, a finales del noviembre del 2018, tras una larga etapa de negociaciones bilaterales sin resultado. El 18 de diciembre pasado el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) acordó la conformación del grupo solicitado por México.

Luego vino la etapa en la cual se convoca a los países para la escogencia de los árbitros, en la cual hay choques por las propuestas de cada país. Por esa razón, no es sino hasta el 16 de mayo que se logró el acuerdo.

La tarea del panel es analizar el pedido de grupo especial y examinar todas las medidas invocadas y emitir un informe. Para ello tiene un plazo de seis meses aunque dependiendo de la complejidad del caso esto podría tomar más tiempo.

Una vez emitido el informe (el cual puede ser apelado) se pide cumplimiento rápido, retirando o modificando la medida cuestionada.