Marvin Barquero. 27 febrero, 2019
La ausencia del aguacate Hass mexicano en el mercado costarricense, que data del 5 de mayo del 2015, se extenderá aparentemente muchos meses más, mientras un panel de árbitros de la Organización Mundial del Comercio resuelve el conflcto. Fotografía: John Durán
La ausencia del aguacate Hass mexicano en el mercado costarricense, que data del 5 de mayo del 2015, se extenderá aparentemente muchos meses más, mientras un panel de árbitros de la Organización Mundial del Comercio resuelve el conflcto. Fotografía: John Durán

La eventual solución negociada al conflicto por el comercio del aguacate Hass con México fracasó, pues este miércoles 27 de febrero los mexicanos informaron de que se reactivará el proceso para nombrar un panel de expertos en la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se encargue de dar el fallo final.

La ministra de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez, explicó que la OMC comunicó la convocatoria a un encuentro de los dos países, el 6 de marzo próximo, en el seno del Órgano de Solución de Diferencias de este organismo. En dicha reunión se definirán los integrantes del panel, de una lista propuesta en consenso entre las dos partes.

De esa manera, fracasa el esfuerzo de los dos países de encontrar una salida fuera de la OMC para aligerar la solución y evitar los costos de un proceso en ese organismo multilateral.

Se estima que Costa Rica deberá desembolsar entre $500.000 y $600.000 en pago de asesoramientos, esto aparte de eventuales estudios que soliciten los árbitros. Los recursos debe aportarlos el Comex, que representa al país en los litigios internacionales, pese a que es un tema atinente al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Yolanda Fernández, presidenta de la Cámara de Industria y Comercio Costa Rica-México (Cicomex), dijo que ven con mucha tristeza que no se haya logrado el acuerdo, pues se deberá invertir recursos en la defensa del país, y habrá un impacto muy fuerte aunque intangible en la reputación tica en el comercio internacional.

También lamentó que se desvié la atención pública a un tema que “ya cansa”, mientras el país debe centrarse en otros de gran importancia, como la puesta en vigencia de la reforma fiscal y la reactivación económica.

Por otro lado, cuatro organizaciones en conjunto emitieron un comunicado en conjunto, la tarde de este miércoles, donde afirman que la negativa a dejar entrar a técnicos mexicanos a las fincas hace dudar sobre la ausencia de la mancha del sol en Costa Rica. Se trata de Cicomex, la Cámara Costarricense de Restaurantes (Cacore), la asociación Consumidores de Costa Rica y la Cámara de Exportadores e Importadores de Productos Perecederos.

Estos grupos exigen que se haga del conocimiento público el origen y los montos de los fondos asignados para la defensa de Costa Rica en la OMC. Además, exigen al Gobierno la aplicación de las normas internacionales para medidas fitosanitarias.

Casi cuatro años de choque

Este choque por el comercio del aguacate está cercano a cumplir cuatro años, pues desde el 5 de mayo del 2015 el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) dejó de emitir permisos para a importación de la fruta de la variedad Hass de México, el principal exportador mundial, y de otros siete mercados. La medida se sustentó en protección fitosanitaria, al aducir que en esos mercados existe la enfermedad de la mancha del sol, cuya presencia no se ha comprobado en Costa Rica.

El SFE es una entidad adscrita al MAG.

Mediante un pacto, logrado en un encuentro del 17 de diciembre, en la Cancillería costarricense, las dos partes se comprometieron a intentar una solución al conflicto fuera de la OMC, pese a que este organismo ya había aceptado, el 27 de noviembre del 2018, elevar el caso al Órgano de Solución de Diferencias.

Como parte del pacto, México pospuso la reunión en OMC donde se conformaría el panel, pero con la condición de participar con personal técnico, como observadores, en un muestreo en fincas de aguacate costarricenses, a fin de determinar si está presente o no la enfermedad de la mancha del sol.

Empero, el jueves 21 de febrero, el ministro del MAG, Renato Alvarado, reconoció que debió informar a México de la imposibilidad de tener la presencia de los técnicos mexicanos. Eso porque los productores de la fruta acordaron impedir el ingreso de personal azteca a sus fincas.

Los dos ministros costarricenses, Jiménez y Alvarado, intentaron mantener la negociación con el gobierno mexicano, pero fracasaron ante el incumplimiento de una cláusula considerada fundamental para los mexicanos.

La jerarca del Comex explicó que una vez constituido el panel, se convocaría a una reunión para fijar el calendario del proceso. Por tanto, y por las eventuales peticiones de los árbitros, no es posible determinar el tiempo adicional que se llevará el conflicto.

En un correo electrónico, la ministra Jiménez detalló de nuevo que “por tratarse de un proceso que se encuentra en curso, no me referiré a los detalles del caso”.