Marvin Barquero. 11 febrero
El acuerdo ministerial entre México y Costa Rica pasará por un estudio técnico mediante el cual se demuestre que en nuestro país no está presente la enfermedad de la mancha del sol en el aguacate Hass. Foto: Melissa Fernández
El acuerdo ministerial entre México y Costa Rica pasará por un estudio técnico mediante el cual se demuestre que en nuestro país no está presente la enfermedad de la mancha del sol en el aguacate Hass. Foto: Melissa Fernández

México accedió, el fin de semana pasado, a posponer la composición de un panel de árbitros en la Organización Mundial del Comercio (OMC), para resolver la disputa por el comercio del aguacate Hass con Costa Rica, lo cual abre un nuevo espacio para resolver el enfrentamiento en conversaciones técnicas entre los dos países.

Así lo confirmó este lunes 11 de febrero la ministra costarricense de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez Figueres, quien logró el pacto con la Secretaria de Economía mexicana, Graciela Márquez Colín.

Según Jiménez, el pacto logrado tras al menos cuatro reuniones (presenciales, por teléfono o en teleconferencias) realizadas entre diciembre y el fin de semana pasado, pretende evitar la inversión de notables sumas de recursos, en cada país, en la defensa de sus posiciones ante el Organismo de Solución de Diferencias de la OMC.

Se estima que Costa Rica debería invertir al menos entre $500.000 y $600.000 para su defensa en este conflicto y que la suma podría subir si los árbitros piden investigaciones adicionales.

La conformación de panel de expertos se iniciaría esta semana, pues se tenía un encuentro pactado con ese fin para este lunes, explicó la jerarca costarricense de comercio.

El Comex es la entidad encargada de representar al país en los conflictos comerciales y debe financiar los procesos, aunque en el caso del aguacate la defensa técnica está a cargo del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), por medio del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE).

Esto porque el choque en el comercio de esa fruta se originó desde el 5 de mayo del 2015, cuando el SFE acordó dejar de emitir permisos para importar aguacate Hass de nueve mercados (ocho países y el estado de Florida), entre ellos México, el principal exportador mundial y casi el único proveedor de Costa Rica en aquel momento.

Se prohibió la emisión para Australia, España, Ghana, Guatemala, Israel, México, Sudáfrica, República Bolivariana de Venezuela y el estado de Florida, en Estados Unidos, al aludir protección fitosanitaria, debido a que en esos mercados está presenta la enfermedad de la mancha del sol, inexistente en territorio costarricense.

Silencio técnico

La ministra Jiménez explicó que el acuerdo de última hora se logró en una conversación telefónica con su par mexicana, el sábado 9 de febrero. Agregó que, desde luego, se hizo en consulta con las autoridades del MAG y mencionó concretamente al director del SFE, Fernando Araya, a quien remitió para ampliar detalles técnicos, pues el acuerdo pasa por un análisis para demostrar que en Costa Rica no hay mancha del sol.

Sin embargo, el SFE contestó con un párrafo a una consulta de La Nación en ese sentido: “Debido a que las conversaciones aún no han concluido y siendo Comex el vocero, el SFE no se estaría refiriendo al tema por ahora”, dijo el mensaje mediante correo electrónico.

El SFE y su homólogo mexicano deberían definir cómo y cuando se realizará ese estudio, así como las condiciones. La inexistencia de la mancha del sol en Costa Rica sería fundamental para determinar los requisitos mediante los cuales los mexicanos volverían a exportar aguacate Hass a Costa Rica, entre las cuales podría estar la exigencia de un certificado sanitario de origen, en el cual se asegure que la fruta viene de una región libre del viroide.

El 17 de diciembre pasado, en un encuentro de alto nivel en la cancillería costarricense, se comenzó a gestar una eventual salida fuera de la OMC. El Comex costarricense detalló que luego de eso se realizó una reunión mediante videoconferencia, mientras que las ministras Jiménez y Márquez se reunieron de manera presencial en Suiza, donde acudieron a la cumbre de Davos, que se realizó a partir del 22 de enero pasado.

“Nosotros siempre hemos tratado de que se llegue a una negociación pacífica y México, desde el ingreso de las nuevas autoridades (a inicios de diciembre) también buscó ese camino; Es algo muy positivo porque da un compás de espera de parte de los dos países, aunque México es el que mueve el proceso”, dijo Jiménez.