Agro

Honduras lidera envíos de aguacate Hass a Costa Rica aunque su plan para estimular cultivo apenas gatea

País centroamericano pasó de representar 4,17% del valor total de las importaciones, en el 2018, a 30% en los primeros nueve meses del 2020; en el 2018 tenía 850 hectáreas sembradas y Costa Rica 1.800 hectáreas

Honduras pasó a convertirse en el primer suplidor de aguacate Hass para Costa Rica, en detrimento de Chile, pues en el 2018 representaba 4,17% del valor de las importaciones totales de esa fruta y en los primeros nueve meses del 2020 ya ascendió a 30% del total.

La fruta de procedencia hondureña tomó ese sitio pese a que ese país apenas tiene en desarrollo un plan gubernamental de estímulo al cultivo, lanzado en agosto del 2018, cuya pretensión es pasar de 850 hectáreas sembradas, a 4.000 hectáreas en el 2022.

En condiciones normales, un árbol de aguacate desarrolla la primera cosecha comercial a los cinco años por lo que los frutos de ese crecimiento serían palpables a futuro.

El avance en este 2020 en la presencia de la fruta de Honduras en Costa Rica proviene de la variedad Hass, un tipo de aguacate que hasta mayo del 2015 se importaba de México, el primer productor y exportador mundial.

El productor hondureño, Armando Flores, aseguró que en este momento existe la capacidad para enviar la fruta a Costa Rica, mediante una respuesta en WhatsApp. Aunque el mercado de ese país aún no se abastece con la fruta local, las exportaciones se dan por el mejor precio, agregó.

El presidente de la Cámara de Exportadores e Importadores de Productos Perecederos, Rándal Benavides, explicó que Honduras no tiene grandes áreas cultivadas de Hass, como sí posee, por ejemplo, Guatemala, y que su plan de estímulo a la siembra es incipiente.

Aún así, agregó, llama la atención de que Honduras se convierta ya en un gran proveedor de Costa Rica.

“Es una señal interesante y preocupante que países hermanos estén con producción en crecimiento y con calidades superiores a la costarricense; por eso se debe mirar el entorno en el cual se va a desarrollar esa actividad en Costa Rica”, detalló.

Costa Rica suspendió, en el 2015, la emisión de permisos para las importaciones de Hass desde México y otros ocho mercados (Australia, España, Ghana, Guatemala, Israel, Sudáfrica, Venezuela y el estado de Florida, en los Estados Unidos) como una medida fitosanitaria para evitar la enfermedad de la mancha del sol.

A partir del bloqueo a las importaciones de México, Chile y Perú tomaron la delantera en el suministro de la fruta Hass a Costa Rica, pero en los últimos dos años la presencia de Guatemala y en especial de Honduras es muy notoria.

Avance hondureño

El plan lanzado por la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) hondureña a mediados del 2018 detalló que se cultivarían las variedades Hass y antillano, el primero con miras a la exportación. De acuerdo con ese plan, el mercado interno se llenaría con la producción de 1.500 hectáreas.

Mientras tanto, en Costa Rica, el Plan Nacional de Fortalecimiento del Sector Aguacatero, lanzado en junio del 2019, calculó que habían sembradas unas 1.800 hectáreas en el país.

Desde el punto de vista del volumen, Honduras no envió este producto a Costa Rica en el 2016, de acuerdo con los registros del portal estadístico de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer).

En el 2017, ese país centroamericano apareció en la escena con 42 toneladas y al año siguiente envió 379 toneladas, concentrada en la variedad Hass. En los primeros nueve meses de este 2020 ya había enviado 720 toneladas de esa fruta.

Ese volumen está por encima de los de Chile, Colombia y Perú, aunque por debajo de Nicaragua, un país que, sin embargo, coloca en Costa Rica la variedad criolla, cuyo valor está por debajo del 50% de la Hass.

Benavides explicó que el reordenamiento del mercado en estos últimos años es un reto para el importador, desde el punto de vista de la calidad y el precio.

Desde el punto de vista de la calidad, continuó el empresario, los mexicanos se mantienen como los “reyes” del mercado de ese alimento, pues su fruta contiene en promedio 28% de materia seca y 18% de aceite. El producto de otros orígenes presenta entre 21% y 22% de materia seca y entre 12% y máximo14% de aceite.

Esta diferencia se manifiesta mucho en el periodo de vida en los anaqueles. El mexicano dura mucho más tiempo y quizá eso es lo que está causando que al comprar actualmente una bolsa uno o varios aguacates estén descompuestos, especificó Benavides.

El Análisis y monitoreo de mercados del aguacate, a julio de este año, determinó que en el periodo enero del 2018 a julio del 2020 el precio máximo para el Hass nacional, en las ferias del agricultor, fue de ¢2.908 el kilo, en marzo de este año. Al contrario, el valor más bajo (¢1.806 el kilo) se presentó en febrero del 2019.

En los supermercados, para el Hass nacional y en el periodo de enero del 2019 a julio de este año, ese estudio encontró un precio máximo de ¢3.933 el kilo y un mínimo de ¢2.070 el kilo.

El aguacate Hass importado, en tanto, presentó un precio máximo de ¢4.025 el kilo y un mínimo de ¢3.176 por esa unidad, igual para el periodo de enero del 2019 a julio del 2020 y en los supermercados.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.