Marvin Barquero. 21 mayo, 2018
Los grupos agrícolas que defienden el uso de instrumentos de comercio internacional para proteger a la producción local dicen representar a unos 200.000 agricultores. Aquí un cultivo de papa en barrio Los Angeles de Pacayas de Alvarado. Foto: Rafael Pacheco
Los grupos agrícolas que defienden el uso de instrumentos de comercio internacional para proteger a la producción local dicen representar a unos 200.000 agricultores. Aquí un cultivo de papa en barrio Los Angeles de Pacayas de Alvarado. Foto: Rafael Pacheco

La Alianza Nacional Agropecuaria (ANA) advirtió, este lunes 21 de mayo, que el uso de instrumentos como las medidas sanitarias y el aumento temporal de aranceles son medidas legales, contempladas en los acuerdos internacionales de comercio.

El grupo salió así en defensa de las intenciones expuestas por el ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Renato Alvarado, en el sentido de proteger a la producción local, utilizando instrumentos que no violen los acuerdos comerciales internacionales.

En tanto, las cámaras de Comercio de Costa Rica (CCCR) y Comercio Exterior y de Representantes de Casas Extranjeras (Crecex), declararon su apoyo a un eventual programa para mejorar la productividad agropecuaria, pero rechazaron que esto venga acompañado de medidas proteccionistas.

Según los presidente de Crecex, José Manuel Quirce, y de la CCCR, Yolanda Fernández, estarán vigilantes para evitar que el Gobierno adopte posiciones en tal sentido.

Por su lado, el Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas Agroalimentarias denunció que hay una campaña en contra de la producción nacional, cuyo vocero, aseguraron, es un diputado de la Asamblea Legislativa.

ANA está integrado por la Unión Nacional de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Upanacional), la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), el Consejo Nacional de Cooperativas (Conacoop) y la Unión de Productores Independientes de Actividades Varias (UPIAV).

En conjunto, el grupo dijo representar a unos 200.000 productores, según un comunicado que circuló esta tarde, luego de una conferencia de prensa realizada en la mañana.

"Los agricultores nacionales producimos, comercializamos, importamos y exportamos, por lo que conocemos a fondo las herramientas que la Organización Mundial del Comercio (OMC), mediante el Acuerdo de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (MSF), reconoce como válidas para que sus miembros ejerzan su derecho de adoptarlas", dijo el presidente de la CNAA y exministro del MAG, Juan Rafael Lizano.

"Las barreras fitosanitarias no son excusa para incrementar el proteccionismo, sino condiciones y regulaciones establecidas con fundamento técnico y agronómico, aceptadas por la OMC, con la finalidad de proteger a un sector productivo del ingreso de una plaga o enfermedad que puede arrasar con la producción nacional", recalcaron los representantes de ANA en el comunicado.

Agregaron que algunos países, grandes y rigurosos, le otorgan una serie de incentivos a sus productores y han aplicado una política fito y sanitaria rigurosa e implacable cuando se trata de proteger su producción nacional. "Véase, por ejemplo, las múltiples restricciones que han enfrentado nuestros exportadores de plantas ornamentales, lácteos, piña, carne de bovino, papaya, entre otros, a los mercados de estos mismos socios", apuntó el secretario general de Upanacional, Guido Vargas.

Lizano, Vargas, Luis Román Chacón de UPIAV y Jesús Villalobos de Conacoop, aseguraron que más que proteccionismo lo que necesitan es una reactivación económica, con la cual se garantice el aumento de la competitividad.

Los dirigentes denunciaron, otra vez, los problemas de competitividad, por los altos costos que enfrenta el sector agropecuario costarricense. Citaron como ejemplo el diésel, cuyo precio de venta, durante los últimos dos años, es en promedio un 20% más alto que en el resto de los países centroamericanos y esto les resta competitividad.