Marvin Barquero. Hace 4 días
Los bananeros afirmaron que la menor caída de la producción con respecto a lo previsto permitió sostener los 40.000 empleos directos generados por la industria. Aquí una finca de Corbana. Foto: Graciela Solís
Los bananeros afirmaron que la menor caída de la producción con respecto a lo previsto permitió sostener los 40.000 empleos directos generados por la industria. Aquí una finca de Corbana. Foto: Graciela Solís

El volumen de exportación bananera de Costa Rica cerró el 2019 con una caída del 4% con respecto al 2018, lo cual es menor a las estimaciones de inicios del año pasado, cuando la baja esperada se ubicaba entre el 15% y el 20%, resaltó en un comunicado la Corporación Bananera Nacional (Corbana), este viernes 14 de febrero.

Las cifras de Corbana indican que esta reducción menor a la proyectada permitió mantener el empleo en ese rubro agroexportador en alrededor de 40.000 empleos directos y 100.000 indirectos, estos últimos especialmente en servicios como transporte, comercialización de insumos o materias primas y otros.

El informe indica que la exportación bananera cerró con 120 millones de cajas de 18,14 kilos el año pasado, frente a los 125 millones de cajas de ese peso, colocadas en el 2018.

En lo relativo al ingreso, la venta de banano al exterior generó el año pasado una suma cercana a los $1.000 millones ($979,5 millones, según la página web Procomer), con lo cual también se colocó muy cerca de los $1.031 millones generados en el 2018.

Los bananeros celebraron este resultado porque a inicio del 2019 estimó una fuerte caída en la producción, de entre el 15% y el 20%. Esa previsión del año se basó en aquella ocasión en las condiciones del clima y en el ataque de la bacteria de la escama.

Aparte de sostener los niveles de empleo, el sector bananero también se mantuvo como el principal en ingresos dentro de las exportaciones agrícolas del país. Únicamente lo superan productos del sector de dispositivos médicos.

“El año 2019 enfrentó a los productores bananeros a varios retos. No obstante, el sector logró superarlos y exportar aproximadamente $1.000 millones; es decir, que 120 millones de cajas de banano costarricense llegaron a mercados altamente exigentes como la Unión Europea y los Estados Unidos”, declaró Corbana en el comunicado.

El gerente general de Corbana, Jorge Sauma, advirtió de que para este 2020 la producción bananera se sigue enfrentando a otros desafíos: las variaciones climáticas, las barreras comerciales impuestas por los mercados, el tipo de cambio estático, el incremento en las tarifas portuarias de APM Terminals y la amenaza del hongo Fusarium R4T, que ya está en el continente americano, en Colombia.

Este último mal es una gran amenaza, pues de entrara a Costa Rica podría afectar miles de hectáreas de banano y plátano. Actualmente se buscan productos naturales y químicos para su control.

Corbana dijo que ha estado trabajando en acciones de exclusión del hongo desde hace más 6 años, en coordinación con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE). “No obstante, es un gran riesgo para esta importante industria”, advirtió la corporación.

De acuerdo con la página web de esa corporación, Costa Rica tiene en producción alrededor de 43.000 hectáreas con este fruta. Casi la totalidad de las plantaciones están en el Caribe, donde el empleo directo e indirecto generado por esa industria representa el 76% del total.