Marvin Barquero. 19 mayo
El mejor uso del agua en zonas donde está disponible es relevante para mejorar los rendimientos, según el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Aquí una parte del canal del sur, del Distrito de Riego Arenal Tempisque (DRAT), en Cañas y Abangares, Guanacaste. Foto: Senara.
El mejor uso del agua en zonas donde está disponible es relevante para mejorar los rendimientos, según el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Aquí una parte del canal del sur, del Distrito de Riego Arenal Tempisque (DRAT), en Cañas y Abangares, Guanacaste. Foto: Senara.

Granos (arroz, frijoles y maíz) y papa se mantienen como los sectores rezagados en el cumplimiento de las metas para el aumento de productividad, programa que se inició en el gobierno pasado y se mantiene en este porque se incluyó como objetivo en el Plan Nacional de Desarrollo.

Al contrario, cebolla, carnes de res y cerdo, y leche, lograron las metas planteadas para el 2018, de acuerdo con los datos publicados en el informe Gestión del Sector Agropecuario, Pesquero y Rural, Mayo 2018-Abril 2019. Este documento es preparado por la Secretaría Ejecutivo de Planificación Sectorial Agropecuaria (Sepsa), adscrita al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

De acuerdo con ese informe, en el caso del arroz solo se logró el cumplimiento del 80%, pues se pretendía cerrar el año pasado con un rendimiento de 5,2 toneladas por hectárea promedio para el país y se terminó con 4,2 toneladas por hectárea.

Mientras tanto, la meta de productividad de frijol era para llegar a un promedio nacional de 0,92 toneladas por hectárea y se llegó a 0,7 toneladas por hectárea. Esto implica un cumplimiento del 76%, de acuerdo con las estimaciones contenidas en el informe publicado por Sepsa.

Las intenciones con el cultivo de maíz blanco también se incumplieron. Se pretendía llegar, al finalizar el 2018, a una productividad promedio nacional de 3,2 toneladas métricas por hectárea y solo se cerró en 2,27 toneladas por hectárea.

Mientras tanto, en papa el país se propuso lograr al cierre del año pasado un promedio de 32,5 toneladas por hectárea, pero se llegó a 25, con un cumplimiento del 79%.

Las metas en cebolla (113%), leche de vaca, carnes de res y cerdo, todas con un 100%, sí se lograron para el año pasado.

El plan para el mejoramiento de la productividad se lanzó en el gobierno pasado e incluyó a sectores agropecuarios considerados “sensibles”, ya sea por la vulnerabilidad a las importaciones a precios bajos, por la baja tecnificación, por ser sectores poco organizados o porque los impactos del clima los afectan fuertemente.

Por tal razón se incluyeron los granos, la papa y la cebolla y tres de los sectores pecuarios (leche, y carnes de res y cerdo).

Múltiples factores

El ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Renato Alvarado, reconoció que hay problemas en algunos sectores y explicó que se da una combinación de factores según cada sector, lo cual aumenta el reto para elevar la producción por área o rendimientos de ellos.

En el caso del arroz, detalló el jerarca, se requiere mejoramiento de semillas, innovación y transferencia de tecnología, sistemas de riego adecuados y una mejor utilización del agua en regiones donde existe ese elemento, por ejemplo, el Distrito de Riego Arenal Tempisque (DRAT), ubicado en Guanacaste.

Alvarado consideró que se ha trabajado en esos factores, pero no de la manera adecuada, pues el país no puede seguir con rendimientos de cuatro toneladas por hectárea en arroz para ser competitivo, mientras otros países logran promedios arriba de las siete toneladas por hectárea.

“Mi voluntad es que avancemos más rápido, porque ya tenemos identificados los problemas y cómo abordarlos; hay una situación que tenemos que subsanar”. Renato Alvarado. Ministro de Agricultura.

El jerarca dijo que en ese campo es fundamental el aporte de la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz), pues la ley la faculta para realizar investigación y transferencia de tecnología.

Eduardo Rojas, presidente de Conarroz, defendió la gestión, pues dijo que se han mejorado los rendimientos pese a una situación hostil con el cambio climático y fenómenos como El Niño (sequía) o severas inundaciones.

“Más bien son muy buenos los avances logrados, si se considera todo esto que ha sucedido con el clima”, comentó Rojas.

Aportó datos de Conarroz según los cuales el rendimiento por hectárea pasó de un promedio nacional de 3,62 toneladas en el año arrocero 2012-2013, a 4,20 toneladas por hectárea en el periodo 2017-2018.

Según el ministro Alvarado, el cambio climático es un gran factor en los resultados de producción actualmente. Por eso, declaró, el MAG está apoyando con tecnologías nuevas para la aplicación de plaguicidas y abonos que generen mejores resultados.

Una situación parecida al arroz se presenta en el frijol, añadió, mientras que en papa se están cultivando y desarrollando variedades nuevas, propicias para consumo en mesa o para industrialización.

“Mi voluntad es que avancemos más rápido, porque ya tenemos identificados los problemas y cómo abordarlos; hay una situación que tenemos que subsanar”, enfatizó el ministro.

Alvarado consideró que los sectores pecuarios avanzaron más rápido en la consecución de las metas porque durante varios años realizaron trabajos de mejoramiento genético en vacas, ganado para engorde y cerdos. También se mejoraron genéticamente los pastos y se avanzó mucho en la alimentación, lo cual facilitó lograr los objetivos.