Natasha Cambronero. 12 enero
Fachada del edificio central del TSE, en el centro de San José. Foto: Archivo/Pablo Montiel

Por primera vez en la historia, desde su creación en 1949, los magistrados del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ordenaron el levantamiento del secreto bancario y tributario a “prestamistas” de un partido político.

Así ocurrió el 22 de noviembre, cuando los jueces electorales pidieron abrir las cuentas de dos financistas del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), en los bancos Nacional (BN) y Popular (BP).

Ese mismo día, también solicitaron levantar el secreto tributario de esas dos personas físicas y de una sociedad anónima a la Dirección General de Tributación Directa, según consta en las resoluciones N°. 8134-E10-2018 y 8135-E10-2018.

Los magistrados emitieron esos fallos, luego de que, en noviembre del 2015, interpretaran el artículo 307 del Código Electoral y concluyeran que el TSE es el órgano jurisdiccional que debe autorizar el levantamiento del secreto bancario y tributario de cualquier persona que dé o reciba dinero de una agrupación, cuando haya sospechas sobre el origen de sus recursos.

Anteriormente, solo los tribunales del Poder Judicial autorizaban el acceso a cuentas bancarias específicas para conocer todas las transacciones, tanto depósitos como egresos, o bien, a los registros tributarios de una persona para comprobar sus ingresos.

Rónald Chacón, jefe del Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del TSE, confirmó la existencia de esas resoluciones, ante una consulta de La Nación.

La oficina que él lidera fue la que solicitó a los magistrados la autorización para acceder a esa información financiera, como parte de una investigación en curso en contra del PASE.

Finanzas del PASE bajo la lupa

No obstante, Chacón dijo que no podía revelar los nombres de las personas físicas y jurídicas involucradas, ni los motivos por los cuáles están siendo investigadas, pues las resoluciones fueron declaradas confidenciales y, además, la información suministrada por Tributación y los bancos es restringida a terceras personas.

El jefe del TSE solo detalló que las pesquisas se iniciaron en respuesta a una denuncia que presentó un exdiputado y que, tiene relación con una liquidación de gastos trimestral que el PASE presentó en el 2015.

“Una vez analizada la denuncia se desprende que se hace necesario contar con información de naturaleza bancaria y tributaria que permitiera descartar o corroborar los hechos denunciados. En general, lo denunciado versa sobre la gestión financiera de la agrupación política, específicamente, en lo concerniente a una liquidación trimestral”, expresó el jefe del TSE.

Denuncia de Ottón de Solís

La investigación se inició a raíz de una queja que interpuso el entonces legislador y fundador del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, en diciembre del 2017, y de la cual este medio tiene una copia.

En el documento de cuatro páginas y con base en resoluciones e informes del mismo TSE, él denunció el presunto "uso de una ‘fachada’ en la que aparentemente se utilizó un testaferro para simular un préstamo amañado que dotó de recursos al PASE para cancelar unos gastos por más de ¢32 millones que fueron reconocidos (por los magistrados) en la resolución N°. 5859-E10-2016.

“De acuerdo con la información, los recursos provendrían de empresas vinculadas con el representante del proveedor de los servicios que supuestamente contrató el PASE en esa ocasión”, consignó Solís en la nota PAC-OSF-150-2017.

Él se refiere al origen de los recursos con que el PASE pagó 17 facturas, por un total de ¢32,5 millones, a la empresa Misión Empleo S. A. por servicios de capacitación que fueron incluidos en la liquidación de gastos del segundo trimestre del 2015 (1°. de abril y el 30 de junio). El dinero posteriormente fue reembolsado con fondos públicos, tras contar con el aval de los magistrados electorales.

Según la denuncia de Ottón Solís, mediante terceras personas, un hombre de apellidos Hanson Edwards y representante de las empresas Misión Empleo (la proveedora del PASE), De Pe a Pa y MKT Integrado A to Z, en apariencia facilitó al partido ¢32,5 millones, suma que la agrupación habría tomado intacta para pagarle a él ese mismo monto por las capacitaciones supuestamente brindadas.

Hanson Edwards habría transferido ese dinero a la cuenta bancaria de un hombre apellidado Ureña Montero en el Banco Popular, quien después lo transfirió a la cuenta de otro hombre de apellidos Guillén Porras en el BN, este último fue quien remitió los ¢32,5 millones a la cuenta del PASE en el Popular y se convirtió en acreedor.

Y posteriormente relata la denuncia, cuando el TSE autorizó el reembolso del dinero, ¢20 millones habrían ido “a parar a manos del supuesto prestamista”, ¢8 millones para Óscar López y ¢3,2 millones para otro hombre de apellidos Bonilla Morera, quien para ese entonces asesoraba al PASE en materia financiera.

“Es preocupante que los recursos que habría facilitado Hanson Edwards (los cuales prácticamente son iguales al monto finalmente prestado al PASE y reconocidos finalmente por ustedes) regresaron a él en aproximadamente una semana”, agregó Ottón Solís en la denuncia.

Óscar López, quien además es presidente de ese agrupación, negó haber recibido esa suma de dinero, dijo tener la conciencia tranquila y que confía en la honorabilidad de las personas que han contribuido con el partido.

“Le juro por mi Dios, por mi hijo, que yo no he recibido dinero de esas personas. Si tuviera una Biblia aquí al frente le pondría la mano y le aseguro que no he recibido plata de ellos, ni de nadie, nunca he recibido platas que tengan que ver con el partido PASE, nunca, pero ni una cuota de afiliación”, expresó López.

Este medio intentó ahondar en los hechos con el exdiputado Solís; sin embargo, él aseguró que no podía referirse a temas político-electorales por su cargo como representante de Costa Rica ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Rechazo técnico

La cúpula del TSE autorizó el giro de los ¢32,5 millones al PASE, a pesar de que el Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos le recomendó rechazar el cobro, tras detectar “incongruencias entre la documentación de respaldo presentada por el partido en relación con lo informado por la empresa Misión Empleo S. A. y las verificaciones telefónicas que llevó a cabo ese órgano técnico” con subproveedores y asistentes a las capacitaciones.

En el informe DFPP-LT-PASE-06-2016, esa dependencia detalló que algunas de las capacitaciones no fueron dirigidas a grupos sociales o comunitarios, como se consignó en la documentación entregada al TSE, sino que las listas de asistencia fueron “conformadas por miembros de la empresa organizadora de la capacitación (Misión Empleo S. A.) (...). Y no necesariamente para militantes del PASE”.

También hallaron que algunas de las facturas por servicios de alimentación e alquiler de inmuebles, así como el pago de charlistas fueron infladas con relación a su valor real.

Y que se cobró gastos por volanteo y transporte, aunque los asistentes y organizadores consultados aseguraron que llegaron por sus propios medios y que la invitación fue personal, sin que mediara una convocatoria en papel.

Óscar López: ‘Que se levante el secreto bancario mío y de todo el mundo’
El exdiputado y presidente del PASE, Óscar López. Foto: Rafael Murillo

-¿Estaba enterado de que el TSE investiga el financiamiento con que se pagó facturas por ¢32,5 millones al proveedor Misión Empleo, que hubo una denuncia del exdiputado Ottón Solís en la que se mencionó que usted habría recibido ¢8 millones?

-No, no tengo conocimiento de eso y hasta me suena chistoso que se diga que yo recibí plata. Que dicha que se levante el secreto bancario. Yo apoyo el levantamiento del secreto bancario de todas las personas, incluyéndome a mí, en todos los casos.

“(...) Le juro por mi Dios, por mi hijo, que yo no he recibido dinero de esas personas. Si tuviera una Biblia aquí al frente le pondría la mano y le aseguro que no he recibido plata de ellos, ni de nadie, nunca he recibido platas que tengan que ver con el partido PASE, nunca, pero ni una cuota de afiliación”.

-Quien nada debe, nada teme.

-Por supuesto, es más, ahí están mis paupérrimas cuentas, las cuales están a la vista de cualquiera, actualmente y de aquí para atrás, que revisen todo. Esto es parte de la poliquetería barata en mi contra, ahora que recibí ¢8 millones de no sé quien, por favor, que revisen a los proveedores, que revisen a todo el mundo y a mí también.

“Yo tengo absolutamente tranquila mi conciencia y tengo la paz, no puedo apelar una cosa de estas, porque particularmente apoyo que se levante el secreto bancario, así es cómo se acaban estos dimes y diretes, es la mejor forma”.

-Y con respecto a las personas que le facilitan los recursos al partido, ¿usted también está tranquilo con su solvencia económica, del origen de sus recursos?

-No nos corresponde a los partidos políticos andar revisando la vida de las personas que colaboran, eso no es competencia de los partidos políticos. Yo no tengo ninguna duda de la honorabilidad de las personas que nos han colaborado en algún momento, pero no es una competencia de los partidos el andar revisando los orígenes de los dineros de la gente, para eso está el TSE y para eso están las investigaciones.

-¿No es muy arriesgado recibir dinero de cualquiera?

Hago la invitación a que se levante el secreto bancario mío y de todo el mundo. Hago la invitación a que nos revisen y aprovecho para decir que, en mi caso, no tengo nada que esconder, se van a encontrar un montón de deudas, eso sí se lo aseguro, y a lo mejor de pronto, les da un poquillo de pena y me ayudan a pagar.

-¿Cómo queda la imagen del partido con este tipo de investigaciones?

Estamos sirviendo de ejemplo. Ahora, la denuncia la puso Ottón Solís, yo preguntó, ¿don Ottón Solís le va a aclarar a Costa Rica la relación de su familia con la cementera Holcim? Si vamos a levantar secretos bancarios, a mí me gustaría mucho levantarle el secreto bancario a la familia de don Ottón, ya que es tan puritano.