Natasha Cambronero. 28 junio
El expresidente ejecutivo del Sinart, Mario Alfaro, ante la Comisión de Control de Ingreso y el Gasto Público, el pasado 28 de mayo. Foto: Rafael Pacheco
El expresidente ejecutivo del Sinart, Mario Alfaro, ante la Comisión de Control de Ingreso y el Gasto Público, el pasado 28 de mayo. Foto: Rafael Pacheco

La Fiscalía Adjunta de Probidad, Transparencia y Anticorrupción abrió de oficio una investigación contra el expresidente ejecutivo del Sinart, Mario Alfaro Rodríguez, por un aparece incumplimiento de deberes.

A él se le achaca haber gestionado una reunión con representantes del Instituto de Fomento Cooperativo (Infocoop) y una cooperativa de familiares suyos, para explorar la contratación de un servicio para la agencia de publicidad del Sistema Nacional de Radio y Televisión (Sinart).

La causa fue abierta el 31 de mayo anterior, solo dos días después de que el presidente de la República, Carlos Alvarado, ordenara la destitución de Alfaro, por un presunto tráfico de influencias en favor de esa cooperativa.

Como parte de las pesquisas iniciales, el Ministerio Público solicitó a Casa Presidencial el el informe que elaboró la Secretaría de Actas del Consejo de Gobierno y donde se determinó el supuesto ilícito.

Con esa gestión, la Fiscalía se adelantó al presidente Alvarado, pues él había ordenado remitir a esa instancia el documento con el resultado de la investigación preliminar.

La investigación se tramita bajo el expediente 18-00061-1218-PE y de momento solo figura como investigado Mario Alfaro, según la oficina de prensa del Ministerio Público.

Aunque en la Presidencia se habló de un presunto tráfico de influencias, la Fiscalía tipificó los hechos como un aparente incumplimiento de deberes.

Según el Código Penal, ese delito ocurre cuando un funcionario público de manera ilegal omita, rehúsa hacer o retarda algún acto propio de su función, o bien, ilícitamente se abstiene, se inhibe o se excusa de realizar un trámite, asunto o procedimiento, cuanto está obligado a hacerlo.

La sanción por ese delito oscila entre uno y cuatro años de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Mario Alfaro,por su parte, insiste en que él no ha cometido ningún ilícito, que no existe ninguna prueba en su contra y que así lo demostrara ante el Ministerio Público.

"En los próximos días me presentaré para ponerme a las órdenes de la Fiscalía y colaborar con la investigación. Tengo claro que nunca hubo un tráfico de influencias, aunque algunos actores políticos así quieran hacerlo ver a la opinión pública.

"La prueba es contundente. Todo lo demás son opiniones o interpretaciones sobre las cuales cada quien deberá responder", expresó Alfaro ante una consulta de La Nación.

La Fiscalía ya citó a rendir testimonio al exviceministro de Trabajo, Luis Emilio Cuenca, quien fue la persona que denunció los hechos. Él debe declarar la próxima semana, así lo reconoció ante los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público, donde compareció la tarde de este jueves.

¿Qué se le achaca?

En noviembre del 2016, Coopeasesorías R. L., una organización integrada por primos hermanos, primos segundos y tíos de Mario Alfaro, envió un correo electrónico al Infocoop en el que incluyó a Sinart dentro de una lista de 15 potenciales clientes que ya le habían dado el visto bueno para adquirir sus servicios de factoreo.

El e-mail forma parte del expediente de una solicitud de crédito por ¢500 millones que esa cooperativa presentó ante el Fondo Nacional de Cooperativas de Autogestión, cuyo manejo financiero está en manos del Infocoop.

Seis meses después, en mayo del 2017, Mario Alfaro gestionó una reunión en el Infocoop para solicitar financiamiento para que la agencia de publicidad del Sinart contratara servicios de factoreo.

A esa cita, Alfaro invitó al gerente de Coopeasesorías R. L., para que contara su experiencia ofreciendo servicios de factoreo, pues él quería que se imitara en el Sistema de Radio y Televisión. El encuentro al final no se realizó.

El factoreo es un mecanismo mediante el cual un tercero anticipa el pago de facturas por cobrar y después se encarga de cobrar el dinero facturado a los clientes. Por esa transacción, ese tercero se deja un porcentaje del monto recuperado.

El exjerarca alega que él no pretendía contratar a la cooperativa de sus familiares, sino que quería obtener financiamiento para aplicar el factoreo en la agencia de publicidad del Sinart.

Agregó que Coopeasesorías solo iba a participar en el encuentro para contar su experiencia en el negocio del factoreo.