Natasha Cambronero. 1 julio
Poco más de un millón de asalariados no pagan impuesto de renta, mientras que unos 300.000 sí tributan por ese concepto, según datos del 2018. Foto: Albert Marín/Archivo
Poco más de un millón de asalariados no pagan impuesto de renta, mientras que unos 300.000 sí tributan por ese concepto, según datos del 2018. Foto: Albert Marín/Archivo

El aumento en el impuesto sobre la renta, que entrará a regir este lunes 1.° de julio, recaerá casi exclusivamente sobre 4% de los asalariados, correspondiente a las 57.000 personas con los mayores sueldos del país.

El ajuste lo pagarán quienes ganan más de ¢2,1 millones mensuales. Para ellos, existirán dos nuevos tramos con porcentajes de impuesto más altos.

Una persona con un salario de ¢4 millones pagará ¢552.000 de renta en lugar de ¢457.000, es decir, ¢96.200 más cada mes. Porcentualmente, se trata de un 21% extra.

El efecto es mayor conforme más altos sean los salarios. Por ejemplo, para un asalariado que gana ¢2,5 millones el incremento será de un 9%, pues su impuesto subirá en ¢21.200, al pasar de ¢232.000 a ¢253.200.

En cambio, si el salario es de ¢8 millones, el aumento será de un 46%. La deducción pasará de ¢1.057.000 a ¢1.542.950, casi medio millón de colones más.

Otro 10% de los asalariados tendrá que tributar, como máximo, ¢1.350 colones adicionales al mes, debido a otro ajuste realizado la semana anterior por el Ministerio de Hacienda.

En tanto, un 9% seguirá pagando el mismo monto que ya venía desembolsando y el restante 77% de los asalariados no pagará impuesto de renta, igual que antes.

Casi 304.000 personas (el 23%) pagan impuesto de renta sobre el salario, según cálculos realizados por La Nación con base en la población asalariada del 2018, mientras que poco más de 1 millón de personas están exentas del impuesto.

El impacto de los dos nuevos tramos

Antes de la reforma fiscal, solo existían dos tramos de renta, los cuales pagaban quienes hoy ganan más de ¢817.000.

En el primer escalón, los asalariados pagaban un 10% del dinero entre ¢817.000 y ¢1.199.000 y, en el segundo, un 15% por el monto que se exceda sobre los ¢1.199.000.

Ahora, con la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, la segunda grada termina en los ¢2.103.000.

En el tercer escalón, entonces, Hacienda cobra un 20% por el monto entre ¢2.103.000 y ¢4.205.000. Y en el cuarto tramo, se cobra un 25% sobre el exceso a partir de los ¢4.205.000.

Bajo esa nueva distribución, 44.086 personas entrarán en la tarifa del 20% y otras 9.552 en el tramo del 25%, mientras que pagaban hasta un 15% de renta.

¢1.350 más

Además de agregar los dos nuevos tramos, la semana pasada el Ministerio de Hacienda modificó el tope del segundo tramo que paga un 10%.

Antes, esa tarifa iba de ¢817.000 a ¢1.226.000 y, ahora, va de ¢817.000 a ¢1.199.000. Por ende, el tercer tramo del 15% empieza en ¢1.199.000 y no en ¢1.226.000.

Por esa diferencia de ¢27.000, ahora se deberá pagar ¢4.050, en lugar de ¢2.700, es decir, ¢1.350 adicionales.

Ese monto adicional de ¢1.350 lo deberá pagar el 14% de los salariados, lo cual incluye al 4% de de mayores recursos y al siguiente 10%, constituido por las personas con salarios superiores a ¢1,2 millones.

Por ejemplo, una persona que gana ¢1,5 millones mensuales pagará ¢83.350 en vez de ¢82.000.

En suma, se trata de casi 182.000 personas, entre las cuales están 6.800 que entrarán a la segunda grada con este ajuste.

Ajuste en periodos

Adicionalmente, antes los tramos se solían modificar el 1.° de octubre de cada año cuando empezaba un nuevo periodo fiscal, con base en el índice de precios.

No obstante, la reforma fiscal estableció que el nuevo periodo fiscal ordinario será del 1.° de enero al 31 de diciembre y, para adaptarse a él, habrá un periodo fiscal de 15 meses que se iniciará el próximo 1.° de octubre del 2019 y terminará el 31 de diciembre del 2020.

Por esa razón, esta tabla regirá hasta el 30 de setiembre y, para el próximo 1.° de octubre, se publicará una nueva tabla que regirá por el periodo de 15 meses.