AFP . 9 abril
El astronauta Chris Cassidy (izquierda) y sus colegas rusos Anatoly Ivanishin (centro) e Ivan Vagner caminan por el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajistán, antes de la partida de su misión con rumbo a la Estación Espacial Internacional. Foto: Servicio de la Agencia Espacial Roskosmos vía AP
El astronauta Chris Cassidy (izquierda) y sus colegas rusos Anatoly Ivanishin (centro) e Ivan Vagner caminan por el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajistán, antes de la partida de su misión con rumbo a la Estación Espacial Internacional. Foto: Servicio de la Agencia Espacial Roskosmos vía AP

Moscú. Dos cosmonautas rusos y un astronauta estadounidense desembarcaron, este jueves, en la Estación Espacial Internacional (ISS), donde permanecerán seis meses, dejando tras de sí un planeta en plena lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus.

El estadounidense Chris Cassidy, de la NASA, y los rusos Anatoli Ivanichin e Ivan Vagner, de Roskosmos, llegaron a la plataforma orbital, a bordo de la Soyuz MS-16, tras su despegue del cosmódromo ruso de Baikonur en Kazajistán.

Justo antes del despegue, la tripulación dijo que "se sentía bien", según la televisión de la NASA, la agencia espacial estadounidense, que retransmitió en directo el lanzamiento.

La misión en la ISS se ha mantenido a pesar de la emergencia por el covid-19, pero se han cancelado varios rituales para limitar el riesgo de propagación de la enfermedad.

Familiares y periodistas no estuvieron el miércoles en la tradicional rueda de prensa previa a la salida, la cual se celebró por videoconferencia y sin público.

"En vez de hablar a las cámaras, en este momento estaríamos hablando con la gente", comentó Cassidy, refiriéndose a las conversaciones que se entablan en estas ruedas de prensa, en otras circunstancias.

El astronauta, de 50 años, que parte por tercera vez al espacio, reconoció que la tripulación estaba “afectada” por esta falta de contacto humano.

Un nuevo cohete Soyuz-2.1A fue utilizado para esta misión a la Estación Espacial Internacional. Impulsados por el cohete, los tres astronautas viajaron al espacio dentro de la nave Soyuz MS-16. Foto: Servicio de la Agencia Espacial Roskosmos vía AP
Un nuevo cohete Soyuz-2.1A fue utilizado para esta misión a la Estación Espacial Internacional. Impulsados por el cohete, los tres astronautas viajaron al espacio dentro de la nave Soyuz MS-16. Foto: Servicio de la Agencia Espacial Roskosmos vía AP

"Pero entendemos que el mundo entero también está afectado por la misma crisis", agregó.

Como en cada misión, los tres hombres y sus respectivos trajes espaciales fueron puestos en una cuarentena, que esta vez comenzó anticipadamente para evitar que contrajeran el virus.

El pasado 12 de marzo, la tripulación fue confinada en el centro de entrenamiento de la Ciudad de las Estrellas, cerca de Moscú, y tuvo que saltarse la habitual visita a la tumba del primer hombre en el espacio, el legendario ruso Yuri Gagarin, al pie del Kremlin.

En ese momento, Moscú, que se había convertido en el foco principal de la pandemia en Rusia y comenzaba a contabilizar los primeros casos de nuevo coronavirus.

El lanzamiento del jueves fue el primero a bordo de un cohete Soyuz-2.1 A, ya que la agencia espacial rusa Roskosmos abandonó el año pasado los Soyuz-FG, más antiguos.

Este nuevo modelo, utilizado para lanzamientos no tripulados desde 2004, se basa en un sistema de controles digitales y no analógicos como los de los cohetes anteriores.

Los tres hombres encontrarán a bordo de la Estación Espacial al cosmonauta ruso Oleg Skripotchka y a los astronautas estadounidense Andrew Morgan y Jessica Meir, que regresarán a la Tierra el 17 de abril.

Los tres tripulantes de la misión permanecerán seis meses en el espacio. Antes de partir, los astronautas y sus trajes fueron sometidos a una cuarentena para evitar un contagio de covid-19. Foto: Servicio de la Agencia Espacial Roskosmos vía AP
Los tres tripulantes de la misión permanecerán seis meses en el espacio. Antes de partir, los astronautas y sus trajes fueron sometidos a una cuarentena para evitar un contagio de covid-19. Foto: Servicio de la Agencia Espacial Roskosmos vía AP
Consejos de confinamiento
La ISS suele acoger a seis personas a la vez y tiene un volumen de espacio habitable de 388 metros cúbicos, más que una casa de seis dormitorios, según la Nasa.

Tales condiciones pueden parecer envidiables para más de un tercio de los terrícolas, sometidos actualmente a estrictas medidas de confinamiento para controlar la propagación del covid-19.

Esto no impide que los residentes de la Estación Espacial Internacional tengan sentimientos de soledad o deseos de estar en casa.

En las últimas semanas, varios de ellos, algunos todavía a bordo de la ISS, han compartido sus consejos para un buen confinamiento.

En un artículo para el New York Times, el astronauta estadounidense Scott Kelly afirmó que lo que más echó de menos durante su misión de casi un año en el espacio había sido la naturaleza: “el verde, el olor a tierra fresca y la cálida sensación del sol en mi cara”.

Kelly recomendó que aquellos que puedan tomen aire y estimó que no tiene nada de malo pasar más tiempo frente a las pantallas durante el confinamiento.

El astronauta admitió que durante el tiempo que estuvo a bordo de la ISS, entre 2015 y 2016, observó dos veces la popular serie Juego de Tronos y películas con sus colegas.

Por su parte, el cosmonauta Serguéi Riazanski, quien realizó dos misiones espaciales, se ha convertido en el rostro de un desafío deportivo de 10 semanas apoyado por Roskosmos.

Los participantes deberán transmitir videos de sí mismos haciendo ejercicio físico en casa, como un astronauta en misión.