20 enero, 2016

Brasilia

Científicos brasileños confirmaron este miércoles que el virus zika puede transmitirse de madre a hijo a través de la placenta, un nuevo avance en medio de un brote de microcefalia asociada a este virus que mantiene en vilo a las autoridades sanitarias.

Los investigadores del instituto Fiocruz y la Universidad Católica de Paraná analizaron las células de la placenta de una mujer que había reportado síntomas del virus y tuvo un aborto en el primer trimestre de embarazo.

"Los análisis detectaron por primera vez la infección de células de la placenta por virus zika, y la transmisión placentaria", afirmó la viróloga e investigadora Claudia dos Santos.

"Aunque no podamos relacionar esos hallazgos con los casos de microcefalia y otras alteraciones congénitas, este resultado confirma la transmisión intrauterina del virus zika y puede ayudar a desarrollar estrategias para bloquear el proceso de infección y/o transmisión", añadió.

El zika generalmente causa síntomas leves, como fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones y conjuntivitis, pero las autoridades sanitarias han advertido de un posible vínculo entre el virus y la aparición de malformaciones congénitas en neonatos de mujeres embarazadas contagiadas, lo cual está siendo investigado en Brasil.

El zancudo Aedes aegypti transmite dengue, chikunguña y zika. Los dos primeros virus ya circulan en el país. | THINKSTOCK PARA GN
El zancudo Aedes aegypti transmite dengue, chikunguña y zika. Los dos primeros virus ya circulan en el país. | THINKSTOCK PARA GN

El gigante sudamericano actualizó este miércoles los datos de microcefalia: hay casi 3.900 casos sospechosos de esta malformación que se detecta cuando la circunferencia del cráneo es igual o inferior a 33 centímetros y acarrea dificultades en el desarrollo intelectual.

El estado de Pernambuco (nordeste del país), donde fue detectado el brote a fines del año pasado, sigue al frente de las estadísticas con 1.306 casos sospechosos.

"Aparentemente comenzamos a ver una reducción de la curva de incidencia en la región de nordeste", destacó sin embargo Claudio Maierovitch, director del Departamento de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud.

Interrogado sobre los posibles riesgos de que el virus zika se propague con mayor intensidad durante las fiestas de carnaval -cuando millones de turistas brasileños y extranjeros se vuelcan a las calles de las principales ciudades-, Maierovitch dijo que existe mucha "especulación".

"La gran circulación de personas por el país no debe tener un impacto muy importante, porque el contacto con el virus ya existe en buena parte de los estados" de Brasil, señaló.

Teniendo en cuenta que el virus no se transmite de persona a persona, es "importante insistir en medidas de protección", como el uso de repelentes y ropas que eviten el contacto con el mosquito.