Irene Rodríguez. Hace 2 días
Los ensayos clínicos de la vacuna de Pfizer y BioNTech, utilizada en Costa Rica, no tomaron en cuenta a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, por lo que no hay evidencia sobre su eficacia en ellas ni de posibles afectaciones para los bebés. Foto: Joseph Prezioso / AFP
Los ensayos clínicos de la vacuna de Pfizer y BioNTech, utilizada en Costa Rica, no tomaron en cuenta a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, por lo que no hay evidencia sobre su eficacia en ellas ni de posibles afectaciones para los bebés. Foto: Joseph Prezioso / AFP

Las mujeres embarazadas o en periodo lactancia que trabajan en la “primera línea” de combate contra la covid-19 deberán esperar para recibir su primera dosis. La Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología (CNVE) analiza si las incluye o no.

Ellas forman parte del grupo 1 de prioridades para vacunación, el cual tiene mayor exposición al virus debido a las características de su trabajo.

Se trata de personas que laboran en hogares de larga estancia, trabajadoras de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el Ministerio de Salud, hospitales privados, Comisión Nacional de Emergencias, Bomberos, Cruz Roja y los cuerpos policiales de Seguridad, Tránsito, Migración, penitenciarios, municipales y Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

¿A qué obedece que tengan que esperar? Ni las embarazadas ni las mujeres en periodo de lactancia fueron tomadas en cuenta en la realización de los ensayos clínicos de la vacuna de Pfizer y BioNTech (la que se utiliza en nuestro país).

Por ello, todavía no hay datos sobre la eficacia y seguridad de la aplicación del producto en esta población o en sus bebés.

“Desde la Comisión de Vacunación y Epidemiología se analizan este y otros temas en la gestión de vacunación contra covid-19 de los grupos ya avalados. Cualquier procedimiento en esa línea será informado proactivamente”, indicó la oficina de prensa del Ministerio de Salud ante consulta de La Nación.

Sin embargo, la situación preocupa a algunas mujeres en etapa de lactancia y que, por su trabajo, conviven a diario con el virus.

“Yo soy médico y trabajo en un hospital. Me cuido todo lo que puedo y sé que la gente alrededor mío hace lo mismo, pero sí me sentiría mucho más segura si tuviera la posibilidad de vacunarme. Rn este momento se me está negando”, señaló una mujer, de 29 años y con un hijo de 10 meses, quien pidió mantener en reserva su identidad.

Las embarazadas se encuentran en la misma situación. En este caso, al llevar a su hijo en el vientre es posible que se requiera recopilar más información.

Grupos internacionales lo recomiendan

(Video) Recomendaciones de uso de vacuna de covid-19 de Pfizer y BioNTech

Tanto el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés) como el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) analizaron la vacuna de Pfizer y BioNTech y dieron recomendaciones para estos grupos de mujeres.

En ambos casos, la recomendación es que la vacuna no se aplique ni a embarazadas ni a mujeres en lactancia. Sien embargo, sí se da una excepción para quienes se encuentran en un ambiente que les da más probabilidades de infección, como las trabajadoras de la salud.

En estos casos, se considera que el beneficio puede ser mayor al riesgo y que se les debe dar a las mujeres la posibilidad de elegir.

“Si una embarazada tiene un riesgo inevitable de exposición (por ejemplo, una trabajadora de la salud), la vacunación puede ser considerada con su proveedor de servicios de salud”, señala la recomendación del SAGE.

Y prosigue: “si una mujer en lactancia es parte de un grupo recomendado para vacunación (como trabajadoras de la salud) sí puede ofrecerse la vacuna. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda descontinuar la lactancia”.

CDC, por su parte, indica: “las vacunas de ARNm como la de Pfizer no contienen el virus y no son consideradas como un riesgo para el infante. Si una mujer es parte de un grupo al que se le recomienda la vacunación (como personal de salud), ella puede escoger ser vacunada”.

La trabajadora entrevistada por La Nación señala que es posible que estos pronunciamientos sean considerados por Costa Rica para que su grupo pueda ser vacunado. Sin embargo, afirma que mientras esto no se dé, seguirá expuesta al contagio.