Irene Rodríguez. 17 septiembre, 2018
El virus del papiloma humano (VPH) está relacionado con más de 10 tipos de tumores cancerosos.
El virus del papiloma humano (VPH) está relacionado con más de 10 tipos de tumores cancerosos.

Tener más de seis parejas con las que se tiene sexo oral aumenta el riesgo de desarrollar cáncer en diferentes partes de la boca, como la lengua, paladar, parte interna de los cachetes, labios, piso de la boca y encías.

Este es uno de los temas que Viviana Morera Loaiza analizó para su tesis de licenciatura en Enfermería de la Universidad Hispanoamericana.

El vínculo entre varias parejas con las que se practica sexo oral ya se había documentado internacionalmente por diversos estudios de ciencias médicas, pero ella quería ver lo que sucedía entre los costarricenses. Específicamente, ella quiso estudiar qué hábitos de los costarricenses de la Gran Área Metropolitana (GAM) estaban relacionados con un mayor riesgo de cáncer oral y entonces entrevistó a 120 personas entre los 18 y 60 años.

Para este trabajo ella tenía claro que un mayor número de parejas sexuales no es el único factor de riesgo que aumenta las posibilidades de que los individuos desarrollen este tipo de cáncer: el fumado, el abuso de licor, la exposición a la radiación solar, y una dieta alta en condimentos, también podrían influir.

“He trabajado como asistente en clínicas dentales desde hace 14 años y ahí el desconocimiento que tienen las personas sobre los factores de riesgo de cáncer oral y pensé en que era una oportunidad unirlo con mis conocimientos de enfermería para mi tesis”, destacó la enfermera.

El cáncer de boca no es tan común en nuestro país. Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indican que se ven 3,3 casos por cada 100.000 habitantes. Por año mueren unos 38 costarricenses a causa de este mal. No obstante, es un tumor muy agresivo; el 50% de los pacientes fallece antes de cumplir cinco años de haber recibido el diagnóstico.

Virus sexual ligado con varios tumores

¿Por qué el sexo oral aumenta el riesgo de cáncer en la boca? La respuesta está en el virus del papiloma humano (VPH).

Una persona puede portar el VPH y, a través de diferentes prácticas sexuales, contagiar a sus compañeros. Por ello, pueden darse tumores en el cuello de útero, ano, pene, vulva, garganta y boca.

Entre el 30% y el 50% de los tumores orales tienen relación directa con este microorganismo. Datos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) indican que este riesgo aumenta en cerca del 35% cuando se han tenido seis o más parejas y con ellas se ha practicado sexo oral.

“Usualmente, cuando se habla de cáncer oral, la gente lo asocia con el tabaquismo o el fumado, pero las prácticas sexuales también son una parte importante para el desarrollo de este tipo de tumores”, aclaró Morera.

Un estudio realizado en el 2014 por la Universidad McGill (en Canadá) y publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, evidenció que el virus puede transmitirse a través de contacto entre la boca y la vagina o pene de la otra persona, también podría haber transmisión del virus entre la boca y el ano del compañero o compañera sexual.

El estudio, desarrollado con 222 parejas heterosexuales también halló que, en menor medida, el virus puede pasarse de boca a boca, es decir, con un beso francés.

“Encontramos que la presencia del virus en boca y garganta es más alta entre más parejas sexuales se tiene. También es más alto en quienes fuman. No todos tienen subtipos cancerígenos, pero es algo que debe tomarse en cuenta”, evidenció Eduardo Franco, coordinador de la investigación en un comunicado de prensa emitido por la Universidad McGill cuando el estudio salió a la luz pública.

El VPH tiene 150 subtipos, de ellos, muchos son inofensivos y son eliminados por el propio cuerpo. Sin embargo, poco más de una decena de ellos están asociados a cáncer en distintas partes del cuerpo. Los subtipos 16 y 18, específicamente, han demostrado relación con tumoraciones en la garganta y la boca.

De acuerdo con el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), el VPH puede hacer que las células normales se vuelvan anormales en la piel infectada por este virus. Datos del CDC también señalan que el 7% de la población tiene VPH oral, pero solo un 1% tiene un subtipo cancerígeno.

Además, debe tomarse en cuenta que hay algunos subtipos del virus que no son cancerígenos, pero que sí pueden desarrollar verrugas en labios, mejillas y paladar.

En Costa Rica ya se toman medidas para saber si un paciente con un cáncer específico, el de orofaringe (parte de la garganta ubicada detrás de la cavidad oral), fue causado por el VPH o no. El Hospital San Juan de Dios, desde mediados de año, rastrea el VPH en los pacientes que son diagnosticados con este mal.

¿Por qué es importante saber si el cáncer está vinculado con el virus o no? Si se comparan los tumores que sí tienen vinculación con el virus con los que no, los primeros ofrecen un mejor pronóstico (son menos agresivos), la sobrevida (tiempo que sobrevive después del diagnóstico) es mayor y responden mejor al tratamiento médico (ya sea cirugía, radioterapia o quimioterapia). Sin embargo, si la persona se mantiene fiel a su pareja el riesgo de desarrollar cáncer es mucho más bajo.

En 2014, un estudio elaborado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos, exploró a 164 parejas a las que se les tomaron muestras de saliva para ver si tenían el virus. Para ello, hicieron gárgaras con una solución especial para detectar la presencia de este microorganismo. Los investigadores vieron que el virus solo estaba presente en el 1,2% de las personas que llevaban más tiempo en una relación monógama.

“Los pacientes con cáncer de orofaringe u oral causado por VPH a veces se preguntan si hay riesgo de transmitirle un virus cancerígeno a su pareja. Lo que pudimos ver es que en quienes están en una relación monógama de larga data el riesgo es muy, muy bajo. Quienes han estado juntos tantos años ya han compartido sus virus e infecciones el suficiente tiempo y seguramente el sistema inmunitario de la otra persona eliminó el virus”, dijo en un comunicado Gypsyamber D’Souza, investigador principal.

¿Qué encontró la tesis tica?

La investigación de Morera evidenció que solo el 3% de las personas se han hecho exámenes para detectar que han tenido cáncer oral. Por otra parte, el 4% sí ha dicho que ha tenido lesiones en la boca y que estas han tomado su tiempo en sanar.

Cuando se vio acerca del comportamiento sexual, el 20% admitió haber tenido sexo oral con más de seis personas. A esto se le une que un 2% de la muestra indicó haber tenido 26 parejas con las que tuvo sexo oral.

“Muy poca gente sabe del papiloma,y si lo sabe lo asocia al cáncer de cérvix, pero no también puede causar lesiones cancerígenas en la boca”, aseguró Morera.

¿Qué medidas podemos tomar para bajar el riesgo de que el VPH pueda provocarnos cáncer bucal? La primera recomendación es solo tener una pareja sexual, pero hay más.

“La gente cree que el condón es solo para las relaciones coitales, pero el condón es una barrera de protección también para que el VPH no afecte el área de la boca. Eso sí, como pasa con las relaciones coitales no es 100% infalible, si una persona tiene verrugas en un área que no cubre el condón, es posible que transmita el virus”, agregó.

Otros factores de riesgo: rayos ultravioletas y el fumado

La tesis de Morera también encontró otros hábitos que aumentan las posibilidades de desarrollar cáncer oral.

Por ejemplo, la recomendación es utilizar protector labial contra los rayos ultravioleta, pues los rayos pueden provocar mutaciones del ADN de las células. Se aconseja utilizarlo al igual que el bloqueador solar para la cara, reaplicándolo cada dos o tres horas, pues el efecto se disipa con el tiempo.

No obstante, el 40% dijo usar este protector “algunos días”, el 19% lo utilizan una vez al día, el 7,5% de las personas lo usan tres veces al día y el 6,6% no lo emplean del todo.

“El labio es una zona donde se puede desarrollar cáncer y la gente no es consciente de eso, así como nos ponemos bloqueador en la cara para salir, debemos aplicarnos y reaplicarnos protector labial”, dijo Morera.

Por otra parte, el 3% de los encuestados dijo fumar.

Otra recomendación para bajar el riesgo de este cáncer es que al lavarse los dientes no se olvide cepillar la lengua y la parte interna de los cachetes. Sin embargo, el 67% de las personas desconocía la importancia de limpiar también esta última parte.

“Si al lavarnos los dientes nos lavamos también la lengua y los cachetes nos vamos a dar cuenta más fácilmente de posibles lesiones o de cambios en la mucosa, y eso nos hará detectar de forma más temprana”, puntualizó la investigadora.

¿Cómo identificar el cáncer oral?

Al igual que sucede con muchos tipos de tumores, el cáncer en la boca comienza de forma lenta y la mayoría de sus manifestaciones se ven cuando ya está avanzado.

No obstante, sí hay algunos factores que deben tomase en cuenta para detectar posibles señales antes de que el cáncer avance aún más.

Los síntomas de estos tumores incluyen: malestar, dolor o irritación que no desaparece. También podrían ser señales: bultos, inflamación de los tejidos, lunares rojos, áreas con descamación o erosión.

Otras alertas son problemas para mover la lengua o morder, sensación de boca “dormida”, ronquera y dolores en las encías y garganta.