La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es de 30 minutos al día

 10 octubre, 2014

El no realizar algún tipo de actividad física de manera constante entre los 30 y los 50 años, puede pasar facturas muy caras después de los 70 años. Además, entre más ejercicio realice en su vida adulta media, más activo será cuando sea adulto mayor.

Así concluye un estudio hecho en 565 personas en Islandia publicado en la revista Medicine & Science in Sport & Exercise.

En la primera parte del estudio, los investigadores consultaron a los participantes, con un promedio de 49 años, sobre su estilo de vida y sus prácticas de ejercicio, entre otros factores; 30 años después, se evaluó a los pacientes restantes (12 habían fallecido), con un promedio de edad de 80 años su nivel de vitalidad y actividad.

Las personas que eran obesas, sedentarias y tenían alguna enfermedad crónica (diabetes, hipertensión, alguna enfermedad del corazón) realizaban de 32 a 39 minutos menos de actividad física al día en su vejez, y su riesgo de tener un mal crónico era del doble en comparación con quienes sí se mantenían físicamente activos durante la primera parte del estudio.

Bailar figura entre las pasiones que pueden ser aprovechadas para hacer ejercicio y mejorar la salud. Esta es una clase grupal de Zumba Fitness; fue impartida en el Multispa Corobicí. | JOSÉ RIVERA
Bailar figura entre las pasiones que pueden ser aprovechadas para hacer ejercicio y mejorar la salud. Esta es una clase grupal de Zumba Fitness; fue impartida en el Multispa Corobicí. | JOSÉ RIVERA

"Dado el gran número de adultos muy sendetarios y los riesgos relacionados para la salud, es importante desarrollar programas de prevención que busquen reducir el tiempo de sedentarismo", comentó en un comunicado de prensa Michael Binnes, coordinador de la investigación.

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que los adultos realicen 30 minutos de ejercicio al día.