Irene Rodríguez. 1 septiembre
Esta es la foto de Samuel Núñez Badilla con sus dispositivos para aprender a estar en pie. La imagen fue compartida por su madre en el perfil de Facebook Samuel y Ezequiel: unidos por amor
Esta es la foto de Samuel Núñez Badilla con sus dispositivos para aprender a estar en pie. La imagen fue compartida por su madre en el perfil de Facebook Samuel y Ezequiel: unidos por amor

Los exsiameses Samuel y Ezequiel Núñez Badilla nacieron unidos por su cabeza y por eso no pudieron ponerse en pie ni aprender a caminar durante sus primeros dos años con ocho meses.

Hoy, ya más recuperados de la cirugía que los separó hace seis meses, comienzan ese entrenamiento para mantenerse en pie y buscar el equilibrio.

El perfil de Facebook Samuel y Ezequiel: unidos por amor, que administra Evelyn Badilla, madre de los menores, mostró fotografías de ambos menores en pie utilizando estos dispositivos que les ayudan a aprender cómo estar en posición vertical.

“Trabajamos duro por su recuperación, estos aparatos (Bipedestadores) nos ayudan a ponerlos de pie de la forma correcta”, destaca la publicación en la red social.

Esta es parte de la rehabilitación en la que avanzan los gemelos, que de acuerdo con sus padres van evolucionando de manera muy favorable. A pasos lentos, pero muy constantes, pues cada día van acumulando logros en su desarrollo.

Ezequiel usa un dispositivo idéntico al de su hermano, conocido como bidepestador. Foto tomada del perfil de Facebook de los hermanos.
Ezequiel usa un dispositivo idéntico al de su hermano, conocido como bidepestador. Foto tomada del perfil de Facebook de los hermanos.

Los menores registran progresos tanto emocionales como físicos. Su madre comentó a La Nación que al salir de su internamiento en el hospital estaban muy asustados por todos los procedimientos a los que fueron sometidos, pero que ya comenzaron nuevamente a jugar.

"Hay varios avances. Por ejemplo, ya las citas se van distanciando, la próxima, con oftalmología, es hasta el 2019, ya eso nos hace ver que sus ojitos sí van bien”, destacó Badilla en entrevista la semana anterior, con motivo de los seis meses de la cirugía de separación.

Y agregó: “Los avances, por más pequeños que sean, se los aplaudimos montones. Cada vez que se ríen, cada vez que juegan, que hacen una gracia, son cosas que para algunos papás son normales, para nosotros es una fiesta”.

Parte de recuperar la salud mental y emocional es estar juntos al menos una hora al día. Ellos duermen en cunas separadas, pues su tipo de alimentación por sonda requiere de más espacio, pero sus papás tratan de ponerlos todos los días en la misma cuna durante un tiempo para que compartan.

“Ahí es toda una felicidad. Se tocan la cara, se ríen mucho juntos, juegan, más bien hay que tener cuidado de que no se lleguen a quitar el tubito que tienen en la nariz. Pero yo me imagino la felicidad de ellos. Yo tengo hermanas y las amo, pero no es el nivel de conexión que pueden tener los gemelos, eso jamás lo entenderemos quienes no somos gemelos”, resaltó la madre.

Según indicó anteriormente el Hospital Nacional de Niños (HNN), en este proceso no solo entran especialistas del centro médico, también educadores del Centro de Apoyo de Pedagogía Hospitalaria (CeAPH), del Ministerio de Educación Pública (MEP), conocido popularmente como “la escuelita” del HNN.

El CeAPH visita frecuentemente la casa de los niños para llevar este proceso y lo harán con un enfoque hacia la familia, donde no solo trabajarán con los gemelos, también con sus padres Stallin Núñez y Evelyn Badilla, y su hermano mayor, Jose Francisco, de cinco años.

La alimentación es otro de los ejes vitales en esta etapa.

Parte de recuperar la salud mental y emocional es estar juntos al menos una hora al día. Foto tomada del Facebook.
Parte de recuperar la salud mental y emocional es estar juntos al menos una hora al día. Foto tomada del Facebook.

“Ellos se fueron a su casa con alimentación con una sondita que va de la nariz al estómago, esto les permite tener todo el aporte calórico que necesitan. Ya, poco a poco, estamos con la alimentación de sólidos por su boquita, pero esto debe hacerse con cuidado para evitar que la comida se vaya a los bronquios”, apuntó en una entrevista anterior Roselyn Valerín, jefa de Neurodesarrollo del HNN.