Irene Rodríguez. 26 septiembre
Una oleada de dolencias pulmonares graves entre los 'vapers' estadounidenses (fumadores de vaporizadores) ha desconcertado a los médicos y expertos en salud pública.
Una oleada de dolencias pulmonares graves entre los 'vapers' estadounidenses (fumadores de vaporizadores) ha desconcertado a los médicos y expertos en salud pública.

La enfermedad relacionada con el uso de vapeadores ya suma 805 casos en 46 estados estadounidenses (y en un territorio: Islas Vírgenes) y 12 muertes en 10 estados. Solo Alabama, Conneticut y Vermont no registran aún pacientes confirmados.

Así lo dio a conocer la mañana de este jueves un informe conjunto del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) y de la Administración de Alimentos y Medicamentos de ese mismo país (FDA, por sus siglas en inglés).

A esto se le deben sumar cuatro casos que se investigan en Canadá: tres en Ontario y una en Columbia Británica. Por su parte, Inglaterra estudia a una mujer de 34 años que podría presentar el mal.

El único punto en el que coinciden todos los pacientes con esta enfermedad es que utilizaron algún tipo de las decenas de formas de cigarrillo electrónico con alguno de los más de 7.000 sabores disponibles en el mercado.

Se trata de tubos o vaporizadores a los que se les introducen sustancias, que pueden ser florales o frutales, con nicotina o sin ella, para que el usuario inhale el humo que produce el calentamiento de esos productos.

Quienes los utilizan indican que les ayuda para dejar de fumar y hay quienes aseguran que nunca han vuelto al tabaco, pero la nueva enfermedad sigue siendo motivo de investigación. Otro factor que se suma a la discusión es el que son muchos los adolescentes que nunca han fumado tabaco que sí utilizan estos dispositivos.

Los síntomas

Los estudios hasta el momento indica que casi todos los pacientes han mostrado los mismos síntomas: dificultad respiratoria, tos, dolor de pecho, náuseas, vómito, fiebre y taquicardia.

Según un estudio en la revista New England Journal of Medicine realizado con pacientes de Michigan en Illinois, el 94% fue hospitalizado y el 62% requirió de cuidados intensivos.

Lo que llama la atención de los especialistas es que estos síntomas se observan en gente previamente saludable.

¿Qué se sabe de los pacientes?

La información difundida este jueves, es con base en los primeros 373 casos de los que se tienen (por ahora) datos más completos. Las autoridades de salud reciben constantemente nueva información sobre los pacientes que atienden.

Según dichas cifras, tres de cada cuatro (72%) y dos de cada tres (67%) personas afectadas tienen entre 18 y 34 años.

Por su parte, el 16% tiene menos de 18 y el 17% 35 años o más.

Las muertes se han dado en California (2), Kansas (2), Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Minnesota, Mississippi, Missouri y Oregon. Se han difundido pocos datos de los fallecidos, pero los que se tienen indican que son, en su mayoría, personas mayores de 50 años.

¿Los derivados de marihuana son responsables?

Esta una de las preguntas más frecuentes desde que comenzó este brote de la enfermedad.

“Basados en los datos iniciales en algunos estados sabemos: la mayoría de los pacientes reportan haber usado cigarrillos electrónicos con THC (uno de los ingredientes activos de la marihuana). Muchas personas reportan haber usado THC y nicotina, pero algunos también dijeron utilizar productos solo con nicotina”, destaca el documento.

Sin embargo, las autoridades de salud estadounidenses son aún más enfáticas con lo que de momento no saben.

“Aún no sabemos la causa específica de estos daños pulmonares. La investigación aún no ha identificado algún cigarrillo electrónico o producto de vapeo, o sustancia de aroma o sabor que esté relacionada con todos los casos. Seguimos investigando”, recalca el comunicado oficial.

¿Debe dejarse de vapear?

Las recomendaciones del CDC y la FDA es que, mientras la investigación prosigue, es mejor dejar del todo estos productos.

Además de eso, las embarazadas, los adolescentes y adultos jóvenes y personas que no utilizan el vapeo como sustituto del fumado no deberían tener esta práctica, según las autoridades estadounidenses.

Diferentes institutos de investigación en distintas universidades continúan investigando esta enfermedad para conocer mejor sus características.