20 junio, 2010
 El salmón es uno de los pescados con mayor cantidad de omega 3, aceite que ayuda a limpiar la sangre y a reducir las grasas saturadas. Archivo
El salmón es uno de los pescados con mayor cantidad de omega 3, aceite que ayuda a limpiar la sangre y a reducir las grasas saturadas. Archivo

Los lácteos no son los únicos alimentos que protegen contra las enfermedades cardiovasculares.

Estudios anteriores realizados por la investigadora costarricense Hannia Campos indicaron que el aceite de soya y el de canola, el atún, el salmón, el pez vela, los frijoles, las frutas, las verduras y el vino tinto tienen “efectos protectores” sobre el corazón.

El pescado es la fuente principal del omega 3, con propiedades de limpieza de la sangre y que ayudan a limpiar la grasa saturada del cuerpo.

Los aceites de soya y de canola también contienen gran cantidad de omega 3 y, al ser de grasas de origen vegetal, son más sanas que las de origen animal.

Por su parte, los frijoles contienen proteína y son altos en fibra y folato, un antioxidante que ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

El vino tinto también contiene folato. Media copa a la semana ayuda a regular los niveles de colesterol y la circulación.

Sin embargo, estos alimentos deben acompañarse de ejercicio y revisiones médicas constantes para lograr este efecto protector.

“El corazón del tico está muy enfermo. La vida moderna genera mucho estrés, y esto, aunado a la obesidad, fumado, sedentarismo y pocas visitas al médico, matan al tico poco a poco”, aseguró el cardiólogo Jaime Tortós.

Los infartos son cada vez más comunes en personas jóvenes y mujeres.

Los especialistas afirman que estos alimentos protectores deben volver a ser parte de la dieta del tico para reducir más el riesgo cardiovascular.