Yeryis Salas. Hace 2 días
La Municipalidad de Cartago implementó clases de tecnología en sus casas de adultos mayores. Foto: Diana Méndez.
La Municipalidad de Cartago implementó clases de tecnología en sus casas de adultos mayores. Foto: Diana Méndez.

12 municipalidades costarricenses ingresaron al grupo de ciudades y comunidades amigables con las personas mayores, a nivel mundial.

El reconocimiento lo entregó la Organización Mundial de la Salud (OMS), este miércoles en el Hospital Nacional Geriátrico, en San José.

Cartago, El Guarco, Curridabat, Montes de Oca, Tibás, Mora, Heredia, Flores, Belén, Dota, Grecia y Zarcero son los cantones que ahora forman parte de la Red Mundial de la OMS, junto a más de 1.000 ciudades.

Los municipios fueron galardonados por iniciativas como remodelación de parques y actividades sociales para esta población.

En la actividad también fueron mencionadas algunas áreas que aún representan desafíos para las autoridades.

El alcalde de Belén, Horacio Alvarado, resaltó que es necesario concretar mejoras en aceras, cuyo mantenimiento está a cargo de los dueños de las propiedades que tienen caminos al frente.

En Montes de Oca, el cantón con el porcentaje más alto de población adulta mayor (11,6% de sus habitantes), existen, por ejemplo, un centro diurno y programas de educación tecnológica junto al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), señaló el alcalde Marcel Soler.

Este ayuntamiento planea aplicar más iniciativas tomando en cuenta el criterio de los adultos mayores.

“La Municipalidad de Montes de Oca, en conjunto con la Fundación Yamuni Tabush, iniciamos todo un proceso para aplicar la metodología de la OMS. Lo que busca es que se consulte directamente a los beneficiarios, en este caso la población adulta mayor, para identificar cuáles son las políticas y programas que deben generarse”, declaró Soler.

“Van a surgir varias cosas, ya están surgiendo los talleres. Probablemente van a surgir temas de infraestructura, accesibilidad, pero también otros de inclusión, tiene que ver con programas sociales, con acercar las instituciones a las personas adultas mayores”, añadió.

Leonardo Chacón, alcalde de Dota, explicó que su municipio se enfoca en que los adultos mayores participen en los espacios públicos. Sin embargo, un reto es alcanzar las zonas rurales en un cantón de 400 m².

“Hemos empezado con capacitaciones en temas de reciclaje, en temas como trabajar en plantas medicinales, y algunos otros tópicos importantes para que ellos se involucren. Se ha escuchado hablar de las aceras y de muchas cosas, pero hay lugares, como en las zonas rurales, que lejos de una acera, ocupamos más bien traerlos a algún centro, por ejemplo a los salones comunales”, indicó Chacón.

El gerente médico de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Mario Ruiz Cubillo, alertó sobre el acelerado envejecimiento de la población en Costa Rica, lo cual tendrá repercusiones en la movilización urbana, pensiones y sistema de salud.

Este fenómeno está propiciado por una disminución de la tasa global de fecundidad. El Estado de la Nación señaló que entre 1990 y el 2018 esa cifra pasó de 3,2 a 1,7 nacimientos por mujer en edad fértil.

De esta forma, en el 2018, un 8,1% de la población tenía más de 65 años, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC). Para el 2048, este grupo representará un 19,7%.