Irene Rodríguez. 26 septiembre
Dota fue el último cantón del país en registrar casos positivos de covid-19. Hasta hoy se mantiene como uno de los que tiene menos casos activos. Foto: Rafael Pacheco
Dota fue el último cantón del país en registrar casos positivos de covid-19. Hasta hoy se mantiene como uno de los que tiene menos casos activos. Foto: Rafael Pacheco

La covid-19 llegó un 6 de marzo para quedarse con los costarricenses por bastante tiempo. Sin embargo, hay ocho cantones en donde su presencia ha sido escasa y fácilmente controlable.

La lista la encabeza Dota, la comunidad que resistió más tiempo sin presencia del virus. Para que llegara, pasaron 159 días, pues tuvo su primer caso el pasado 12 de agosto.

También están en ese grupo privilegiado en la zona de Los Santos, los vecinos de Tarrazú y León Cortés.

Del otro lado del país se suman Hojancha, Nandayure, Bagaces y Tilarán, en Guanacaste, y la completan San Mateo.

Esta selección sale del número de casos activos y la relación entre contagios y número de habitantes.

Para esta semana, Dota se mantenía como el cantón con menos casos activos en el país, apenas 2. Con una población estimada en 7.948 personas, esto significa, además, un caso por cada 3.974 habitantes, o 25 casos por cada 100.000 habitantes.

Como referencia, el promedio nacional es de 840 casos por cada 100.000 habitantes.

Sin embargo, debe tomarse en cuenta que el rezago en recuperados lanzan hacia arriba el indicador nacional. Se trata de 20.000 a 25.000 personas que ya están recuperadas, pero no se han oficializado en los registros.

En esa comunidad de la zona de Los Santos (Dota, Tarrazú y León Cortés) los recuperados dejaron atrás los casos activos y los triplicaron; siete personas ya tienen este estatus.

En esta región, confirma el Ministerio de Salud, no hay rezago con los reportes de recuperados, pues al ser tan pocos los casos nuevos y activos es más fácil confirmar contagios, darles seguimiento y declararlos recuperados.

Hay otros seis cantones con características muy similares a Dota, es decir, donde el impacto del virus está, pero los casos activos no llegaron a 20, pasan semanas completas sin registrar casos enfermos y sus recuperados incluso duplican a los activos.

Justo al lado en el mapa, León Cortés, contabiliza solo tres casos activos, uno cada 4.590 habitantes, o 21,79 por 100.000 habitantes. Sin embargo, este cantón tuvo una particularidad, porque registró un brote que en un tiempo los tuvo con 39 casos activos.

“Estuvimos muy preocupados, inclusive tuvimos dos personas en cuidados intensivos, pero ya están recuperadas”, indica Jorge Mora, alcalde de León Cortés.

Para completar la zona de Los Santos, Tarrazú, es el tercer cantón con menos casos activos: con apenas 4. Uno cada 4.634 habitantes, o 21,58 por cada 100.000 habitantes. Los recuperados cuadruplican a los activos, con 16.

Después de estos siguen tres cantones guanacastecos: Nandayure (seis casos, 50,9 por 100.000 habitantes), Tilarán (ocho casos, 36,78 por 100.000) y Hojancha (nueve casos, 112,53 por 100.000 habitantes).

Según su población, los casos por 10.000 habitantes fluctúan entre 45,98 en Tilarán y 125,03 en Hojancha.

Salvo Nandayure, en el que hay solo 12 recuperados (aunque deben tomarse en cuenta tres fallecidos), en Tilarán hay 48 recuperados y en Hojancha 38.

El único cantón alajuelense de la lista es San Mateo, que registra nueve casos activos, un caso cada 793 habitantes, 126,03 cada 100.000 habitantes. Este cantón alajuelense ya cuenta 10 recuperados.

Finalmente, Bagaces, un cantón que fue golpeado en los meses de mayo y junio, hoy solo suma 17 activos (70,45 por 100.000 habitantes) y los recuperados ya alcanzan los 75.

Posibles razones
En León Cortés solo hay tres casos activos. Foto: Rafael Pacheco
En León Cortés solo hay tres casos activos. Foto: Rafael Pacheco

No hay un solo motivo que impulse esta situación, cada cantón tiene su particularidad y su dinámica de vida, pero sí hay similitudes en varios de ellos.

Por ejemplo, no tienen mucha población, el más poblado es Tilarán, con poco más de 21.000 habitantes. En Turrubares no se llega a los 7.000.

Otro punto en común es su baja densidad poblacional. En Turrubares solo hay 16,54 habitantes por cada kilómetro cuadrado, en Dota son 19,86, y en Nandayure 20,84.

Para poner en perspectiva, la densidad poblacional de Costa Rica es de 98 habitantes por kilómetro cuadrado, pero el cantón más populoso y denso es San José, con 7.886.

El único de estos siete cantones que sobrepasa el promedio nacional es San Mateo, con 110,05 habitantes por kilómetro cuadrado.

Al ser poblaciones más dispersas, es más fácil evitar la diseminación del virus.

Otras razones que influyen es que, aunque no son cantones especialmente ricos, sí tienen estabilidad económica y además son autosuficientes, la gente no requiere salir de allí para encontrar lo que necesita.

“Son cantones en los que las personas no están saliendo constantemente, tampoco entra gran cantidad de personas de afuera. No hay mucha pobreza, son más equitativos, estas también podrían ser razones”, explicó Ileana Vargas, directora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Otros factores que influyen es que se encuentran alejados de focos de mucha población y, a su vez, están lejos de territorios fronterizos en donde haya mucho movimiento de personas.

Para Leonardo Chacón, alcalde de Dota, el secreto se debe a que se tomaron en sus manos la lucha contra el virus.

“Lo dijimos cuando el primer caso: ‘nos llevamos un socollón, pero fue para bien’. Sabíamos que covid iba llegar”, indicó el jerarca municipal.

Y añadió: “redoblamos esfuerzos con toda la comunidad. Campaña informativa, cooperativas, negocios, la gente, iglesias, asociaciones de desarrollo. Es una sinergia muy importante: si yo me cuido, cuido a los míos y los míos van a cuidar a todos”.

Chacón manifestó que a partir de este 22 de setiembre se ingresa a una campaña aún más fuerte. Se repartirán 15.000 mascarillas, se trabajará con los líderes comunales. Además, ya se tienen capacitados a los dueños de cafetales para cuando comience la cosecha.

“El lema es ‘Dota sabe cuidarse y vamos a ser ejemplo para el mundo’”, subrayó.

En León Cortés, su alcalde, Jorge Mora, afirma que los esfuerzos locales son grandes: “se han hecho llamados grandes a la conciencia, a tratar de luchar no solo como cantón, también como distritos y como barrios, caseríos. No se puede bajar la guardia, de ninguna manera”.

En Tarrazú, zona cafetalera, el mensaje focalizado también ha calado. A través de redes sociales se da información y consejos.

Sin embargo, ellos son conscientes de que podrían ser epicenctro de la enfermedad al llegar la cosecha de café. Por ello, un proyecto de la Municipalidad, la Comisión Nacional de Emergencias y CoopeTarrazú creo un albergue regional para positivos del covid-19, el cual se ubicará en el estadio municipal.

León Cortés tuvo un brote que lo hizo superar los 25 casos activos a principios de setiembre, pero el cumplimiento de las personas de las órdenes sanitarias y la comunicación interna del cantón hizo que no pasara a más.

En San Mateo también se ve la estrategia local y focalizada. A través de la página de Facebook de la Municipalidad, el alcalde, Jairo Guzmán, envía mensajes a la población para que se cuiden y evitar aglomeraciones de personas. También se recuerda las razones por las cuales los parques están cerrados y por qué el municipio canceló las fiestas navideñas.

“Todos estamos en la misma lucha y en la disposición de luchar nuestra salud y la de los vecinos”, dijo Guzmán.