Irene Rodríguez. Hace 3 días
Estos son algunos de los ejemplos de las tarjetas que la iniciativa pretende que las personas compartan. Fotografía: Éricka Phillips
Estos son algunos de los ejemplos de las tarjetas que la iniciativa pretende que las personas compartan. Fotografía: Éricka Phillips

Tomar tarjetas navideñas, escribir un mensaje. O, aún mejor, tomar el tiempo para hacer una tarjeta con sus propias manos. Luego, salir a la calle y repartirlas a quien encuentre. Ese es el propósito de la iniciativa “Navidad desde tus manos”, que busca involucrar a los costarricenses para que hagan esto en sus barrios, comunidades o a cualquier lugar que visiten.

“La idea nació porque yo veía que la gente estaba muy ensimismada en la tecnología. Ahora todo es digital. La tecnología es muy buena, es muy útil, pero también nos aleja de la interacción con los otros. Cuando ves que una persona se toma el tiempo para escribirte un mensaje con sus propias manos, todo cambia”, explicó Éricka Phillips, creadora de la iniciativa.

Y añadió: “cuando era niña, una tía abuela siempre me regalaba, para mi cumpleaños, una tarjeta en la que me escribía a mano. Y eso me encantaba. Yo la esperaba con ansias todos los años”.

Fue así entonces como ideó la iniciativa hace dos años, primero nació como una de llevarle un mensaje bonito a la gente, pero, sin querer, también fue una especie de experimento social.

Las reacciones
Si las personas no tienen el tiempo para hacer la tarjeta, pueden comprarla y redactar el texto. Una línea basta. Fotografía: Éricka Phillips
Si las personas no tienen el tiempo para hacer la tarjeta, pueden comprarla y redactar el texto. Una línea basta. Fotografía: Éricka Phillips

Escribió sus primeras tarjetas a mano y comenzó a repartirlas por la calle a quienes se encontraban.

“Empecé sola para ver cómo funcionaba. Las reacciones al inicio son diversas. La gente se ha vuelto muy desconfiada. Se ha perdido la fe y la confianza en otros, entonces muchos se quedaban viendo como si pensaran ‘aquí hay algo raro’", recordó.

Pero continuó y se encontró agradecimiento en otras personas.

“Había un chofer de bus de la ruta que yo tomo siempre que era un gran odioso, amargado, malencarado. Y me dije ‘voy a darle una tarjeta’. La sonrisa del señor hizo que cambiara mi opinión. Desde entonces siempre saluda muy bonito y feliz”.

Para ella, esto es llevarle alegrías a personas que tal vez no estén teniendo un buen momento.

“No podemos saber qué situaciones tienen las personas. Esto puede darles una alegría. Tal vez esa persona no tuvo un buen día, o tiene situaciones con su familia, o problemas económicos, o está triste. Esto tal vez pueda alegrarles el día por unos momentos", expresó Phillips.

Ella insiste en que cualquiera puede hacerlo. Simplemente es cuestión de escribir una frase en un papel y entregarla con una sonrisa. Puede añadirle un pequeño chocolate o confite si gusta.

“La gente necesita saber que hay otras personas que buscan darles un detalle bonito. Eso puede ayudarnos a sonreír”, concluyó.

Si usted quiere sumarse, puede buscar ideas en el perfil de Facebook Navidad desde tus manos.