Irene Rodríguez. 28 julio
El uso de mascarilla, notorio en la capital, ha sido un factor beneficioso para evitar más contagios, según el Centro Centroamericano de Población. Foto: Rafael Pacheco
El uso de mascarilla, notorio en la capital, ha sido un factor beneficioso para evitar más contagios, según el Centro Centroamericano de Población. Foto: Rafael Pacheco

La tasa de contagio (R) de covid-19 en Costa Rica registra otro aumento, situación que preocupa a los investigadores del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica (CCP-UCR).

La tasa R indica a cuántas personas podría contagiar cada enfermo. Si es igual a 1, cada persona enfermará, en promedio, a otra más, y esto mantendrá la infección constante. Lo ideal, por eso, es que esta sea inferior a 1.

De acuerdo con los análisis de esa institución, luego de varios días de estar a la baja, para este 28 de julio subió de 1,2 a 1,36, pese a los esfuerzos de disminuir la movilización de las personas mediante la estrategia del martillo.

En este momento, cada persona con el virus enfermaría a 1,36 personas o, visto de otra forma, tres contagiados podrían enfermar en conjunto a cuatro individuos.

Lo más preocupante, según el CCP, es que el número va en aumento.

“Tiene una alarmante tendencia al alza en días recientes (...). La situación de Costa Rica con esta nueva tendencia al alza de la tasa R es extremadamente delicada, puesto que el país ya se encontraba a punto de desbordar la capacidad de su sistema de atención hospitalaria”, destaca en el informe de este martes del CCP.

En otras palabras, cada persona enferma estaría contagiando hoy a más personas de las que contagiaba hace una semana.

El alza puede parecer pequeña (de 0,16 puntos), pero si esta tendencia se mantiene podríamos ver 2.700 casos diarios a finales de agosto, es decir, cuatro veces más casos de los que vemos hoy.

Y, si este indicador sube y llegamos a los niveles que se tenían a inicios de este mes (1,97), se tendrían más de 5.000 por día, de acuerdo con Luis Rosero Bixby, investigador del CCP-UCR.

Costa Rica presenta una de las tasas más altas de la región, solo por debajo de Cuba, con 2,14 y Argentina, con 1,39.

Un factor que es necesario tomar en cuenta es que la tasa de contagio es muy volátil, y puede cambiar sustancialmente en periodos de pocos días.

Otra característica que no puede perderse de vista es que la tasa R no es reflejo en tiempo real de lo que sucede, como el virus tiene un periodo de incubación de cerca de seis días, por lo que lo que se vio este 28 de julio es una manifestación de las infecciones de aproximadamente el 22 de julio.

Posibles comportamientos

El estudio del CCP presenta tres posibles escenarios de lo que podría suceder: si la tasa R baja se mantiene o si sube.

Si en el mejor de los casos, la tasa R volviera a bajar y alcanzara en las próximas cuatro semanas el umbral de 1, el panorama en el mes que viene mejoraría, pero siempre sería complicado: el reporte de casos diarios para finales de agosto sería de unos 1.200, cercano al doble de lo que se ve hoy.

Si el país continúa este ritmo y más bien se estanca en torno a una R de 1,36, para finales de agosto se verían unos 2.700 nuevos enfermos por día, es decir, unas cuatro veces más de lo que vemos hoy.

Pero si más bien la tasa de contagio sigue su tendencia al alza y llega a 1,7, el crecimiento en los números sería “definitivamente catastrófico, pues a fines de agosto se estarían reportando más de 5.000 casos nuevos diariamente y, además, creciendo día a día en forma acelerada”, indica el reporte del CCP.

Dos medidas para bajar el contagio

El CCP indica que hay dos posibilidades para bajar esta tasa de transmisión: el distanciamiento físico y la capacidad de hacer pruebas y rastrear contactos.

En cuanto al distanciamiento físico, en Costa Rica, el CCP, basado en datos de movilidad de Google ,señala que la movilidad venía bajando, pero que, a partir del 15 de julio, más bien volvió a subir.

Aún con esto, al compararse con otros países de Iberoamérica, nuestro país es de los que menos movilidad registra.

La capacidad de testeo y de rastreo de contactos es de las piedras en el zapato para la atención del virus en Costa Rica.

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que por cada persona con un resultado positivo haya 10 negativos; de lo contrario, es mejor hacer más pruebas.

No obstante, desde mayo pasado esta tendencia se ha salido de control y, por cada contagiado, hay solo tres personas con un resultado negativo.

Lo que se aconseja es realizar un mayor número de pruebas, y, además, poner más atención a las personas con las que cada positivo tuvo contacto en los últimos 14 días antes de su infección.

“Este bajón puede ser manifestación, o de que han disminuido el esfuerzo de rastrear y testear los contactos de nuevos casos, o de que el aumento en la cantidad de casos positivos está desbordando las capacidades del sistema para efectuar exhaustivamente esta actividad”, concluye el análisis del CCP.