Irene Rodríguez.   21 febrero
Los estudiantes de enfermería Karen Durán (de anteojos), Mónica Ceciliano y Sergio Fumero practican en el nuevo centro de simulación con la ayuda de su profesora Priscilla Carmiol. Fotografía: Eyleen Vargas.
Los estudiantes de enfermería Karen Durán (de anteojos), Mónica Ceciliano y Sergio Fumero practican en el nuevo centro de simulación con la ayuda de su profesora Priscilla Carmiol. Fotografía: Eyleen Vargas.

Un laboratorio móvil en el que los estudiantes puedan comprobar, a través de simuladores con características similares a robots, cómo reacciona el cuerpo humano ante determinadas situaciones, enfermedades o medicamentos, fue inaugurado este miércoles por la Escuela de Enfermería de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La idea de este centro de simulación es desplazarlo a donde sea requerido. Por ejemplo, trasladarlo a la sede de occidente de esta casa universitaria en San Ramón de Alajuela, donde también se ofrece la carrera de enfermería.

Asimismo, por ser móvil, se podrá dar capacitación a estudiantes de otras carreras como medicina o a profesionales de la salud en diferentes partes partes del país, lo que lo convierte en el único laboratorio de América Latina de este tipo.

De acuerdo con Seidy Mora, coordinadora del Centro de Simulación, este laboratorio fue construido a solicitud de la UCR. La empresa que lo elaboró se encarga también de construir y equipar ambulancias y carros de bomberos.

Esta unidad cuenta con dos salas con simuladores (similares a robots) que tienen las características humanas para que los jóvenes aprendan cómo tratar casos de heridas o enfermedades.

También está provisto con los implementos que necesitan para hacer las prácticas, aire acondicionado, agua potable y rampa de acceso para personas con alguna discapacidad.

La inversión que realizó la universidad fue de cerca de $589.000 (unos ¢337 millones). Esta suma incluye la capacitación a los profesores, realizada en colaboración con el Penn State Health Clinical Simulation Center en Pensilvania, Estados Unidos.

"La simulación con herramientas tecnológicas es muy importante en la formación de profesionales de salud antes de la práctica con seres humanos. Estos simuladores representan de forma casi perfecta las funciones y reacciones del cuerpo humano", señaló Henning Jensen, rector de la UCR.

Los estudiantes pueden practicar con muñecos que reflejan toda la realidad de la salud humana. Fotografía: Eyleen Vargas
Los estudiantes pueden practicar con muñecos que reflejan toda la realidad de la salud humana. Fotografía: Eyleen Vargas

Como parte de su preparación, los alumnos de los diferentes niveles podrán poner en práctica 72 procedimientos clínicos con sus respectivas guías basadas en evidencia científica.

Dentro de ellos se encuentran: colocación de diferentes tipos de sondas, aplicación de inyectables por diferentes vías y diversos tipos de curaciones. Además, recibirán entrenamiento en soporte vital básico, soporte vital cardiovascular avanzado y soporte avanzado pediátrico.

"Se puede, según el nivel de conocimiento del estudiante, simular escenarios, por ejemplo un paro cardiorrespiratorio. Allí los alumnos tendrían que utilizar un desfibrilador real (instrumento electrónico que restablece el ritmo cardiíaco normal a través de una carga de electricidad", explicó Mora.

"Además, los profesores pueden ver cómo trabaja el estudiante, qué medicamento le administró al simulador, cómo se lo administró y ver las reacciones que tendría un paciente. Los profesores también pueden crear un expediente digital de cada alumno para ver cuántas horas de prácticas de simulación realizan", agregó.

Aunque la escuela tiene el centro de simulación desde hace 12 años, este laboratorio móvil les permitirá llegar a más lugares.

Más alcances

Los beneficios del laboratorio van más allá del estudiantado. Según Ligia Murillo, directora de la Escuela de Enfermería de la UCR, esto no solo beneficia a los 600 estudiantes de la licenciatura y 150 del programa de maestría, también a los profesionales.

Asimismo, este centro móvil también podrá responder ante casos de emergencia nacional (como un terremoto donde los centros de salud queden inhabilitados). En estas situaciones podrían brindar servicios de selección y atención inmediata de pacientes, e incluso la atención de partos o la realización de cirugías menores que sean vitales en el momento de la urgencia.

¿Cuándo será el primer viaje de este laboratorio? En este momento se trabaja en los procesos para incluirlo como activo en la UCR y de obtener todos los seguros requeridos. Se cree que en un mes ya podrá viajar hasta la sede de Occidente en San Ramón y ser instrumento de aprendizaje para quienes estudian allí.