Salud

Francia alerta sobre sustancias químicas en pañales desechables que pondrían en riesgo la salud de los bebés

Gobierno exigió a fabricantes y distribuidores que en un plazo de 15 días eliminen los componentes que pueden suponer algún peligro para los infantes

París. Algunas sustancias químicas presentes en los pañales desechables pueden representar un riesgo para la salud de los bebés, así lo advirtió este miércoles la agencia de seguridad sanitaria francesa Anses.

Según Anses, no existe ningún dato epidemiológico que ponga en evidencia que los pañales desechables son nefastos para la salud de los bebés. No obstante, “no se pueden excluir riesgos” ya que algunos productos hallados en los pañales superan los umbrales sanitarios aceptables.

En concreto se trata de dos perfumes (butilfenilo metilpropional y hidroxiisohexil 3-ciclohexeno carboxaldehído), así como de determinados hidrocarburos aromáticos policíclicos (a veces cancerígenos), dioxinas o furanos.

Esta evaluación, “la primera” de este tipo a nivel mundial, fue solicitada por el gobierno francés en enero de 2017, tras la publicación de un artículo en la revista 60 millones de consumidores, del Instituto Nacional de Consumidores del país europeo.

En un intento por calmar a los padres de familia, el gobierno francés declaró que no existe un “riesgo grave e inmediato”, pero exigió a los “fabricantes y distribuidores que se comprometan en un plazo de 15 días a eliminar estas sustancias de los pañales para bebés”.

Tendrán que “tomar lo antes posible medidas para garantizar la seguridad de los productos en el mercado”, señalaron los ministerios de Economía, Salud y Transición Ecológica, que se reunieron el miércoles con los fabricantes y distribuidores de pañales.

Los fabricantes tendrán que reevaluar "el uso de determinadas sustancias añadidas intencionadamente", como los perfumes.

“Quiero tranquilizar a los padres, Anses dice que no hay un riesgo inmediato para la salud de los niños”, declaró la ministra de Salud, Agnès Buzyn, tras la reunión.

“Obviamente, debemos seguir poniendo pañales a nuestros bebés, llevamos al menos 50 años poniéndoles pañales”, añadió.