Irene Rodríguez. 5 octubre
Un cepillado de dientes a conciencia después de cada comida es parte de la higiene básica necesaria para prevenir la gingivitis, y con ello, enfermedades de las encías más graves como la periodontitis. Este último padecimiento puede causar la pérdida de dientes. Fotografía con fines ilustrativos. Archivo LN
Un cepillado de dientes a conciencia después de cada comida es parte de la higiene básica necesaria para prevenir la gingivitis, y con ello, enfermedades de las encías más graves como la periodontitis. Este último padecimiento puede causar la pérdida de dientes. Fotografía con fines ilustrativos. Archivo LN

La gingivitis es una enfermedad fácilmente prevenible con el cepillado de dientes. Sin embargo, aunque muchos aseguran tener esta costumbre, sus encías dicen todo lo contrario. Eso pasa, al menos con la gran mayoría de los adultos que vive en el Gran Área Metropolitana (GAM) de Costa Rica.

Un estudio realizado en esta parte del país, en Bogotá (Colombia) y en Ciudad de México, arrojó que todos los costarricenses evaluados presentan este mal en algún nivel (el 96% de grado moderado y 3,6% de grado leve).

La gingivitis se caracteriza por irritación, enrojecimiento e hinchazón (inflamación) de la parte de las encías que rodea la base de los dientes. Si esta enfermedad no se trata a tiempo puede llevar a un padecimiento más serio llamado periodontitis, en el que sí podría darse pérdida de piezas dentales.

El reporte, publicado en la revista International Journal of Dental Sciences, señaló que solo el 0,4% de los 550 ticos analizados tiene problemas graves de gingivitis, no obstante, si ese nivel moderado no se cuida podría empeorarse.

“La inflamación gingival se da porque las bacterias se acumulan alrededor de la encía. Hay desde simple, que puede ser temporal hasta la que ya forma bioofilme que es más gruesa, más rica en bacterias y puede complicarse. Los tejidos que son soporte del diente sufren y pueden desencadenar en periodontitis que ya no es reversible y que es más grave, porque las bacterias viajan por el fluido sanguíneo y pueden causar complicaciones y causar enfermedades en otras partes", destacó Gina Murillo, investigadora de la Universidad de Costa Rica (UCR) y coordinadora de la investigación en nuestro país.

Por ejemplo, hay estudios que han sugerido la posibilidad de que la periodontitis sea un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares.

Aunque la situación en Cota Rica preocupa, esto no quiere decir que sea diferente de lo visto en otras naciones.

“Es un problema de salud pública a nivel mundial. En los estudios vistos en otros países lo vemos, es cierto que estamos mal, pero no somos los malos de la película. En todo el mundo se está mal, por eso es tan importante hacer conciencia del importancia de tener como prioridad nuestra salud bucodental”, expresó la especialista.

El estudio paso a paso

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores estandarizaron primero un protocolo de estudio. Esto con el fin de asegurarse de que en todos los lugares se hiciera el análisis con la misma metodología.

Se tomaron en cuenta 1.650 individuos mayores de 18 años, 550 de cada país.

La población se dividió en cinco grupos según la edad: 18-19, 20-29, 30-39, 40-49, y 50 o más años.

Las personas completaron un cuestionario sobre su historial médico y la higiene bucal. También se les hizo una evaluación clínica que incluyó el registro de dientes faltantes, el índice de placa visible, registro de cálculo (o sarro) e índice gingival (que medía la inflamación en encías y nivel de gingivitis).

También se hicieron estudios complementarios en el Cono Sur (Chile, Argentina y Brasil) y en el Caribe (Puerto Rico, Jamaica y República Dominicana).

La investigación fue posible por un convenio de la empresa Colgate-Palmolive con las universidades participantes.

¿Cuidados adecuados?

Según el reporte, el 96,6% de los costarricenses dijo que se cepilla los dientes todos los días. No obstante, si esto realmente fuera así el problema no sería tan grave.

Para Murillo, esto se debe a que, o realmente no se cepillan con esa frecuencia, o se cepillan mal.

Además, otro factor es que no utilizan el hilo dental. Los mayores problemas se encontraron en medio de los dientes, sitio donde el cepillo dental no puede llegar bien.

“Dejarse el mismo cepillo tres meses es demasiado. Lo ideal sería cada 15 días, pero si no, una vez al mes. Los cepillos también acumulan bacterias, entonces usted estaría arrastrando las bacterias de un lado a otro”. Gina Murillo

Otro de los cuidados adecuados consiste en que el cepillado debe hacerse a conciencia. La tarea debe durar al menos tres minutos, se comienza de la superficie de la encía y de allí hacia arriba o abajo, nunca en forma horizontal.

Otro aspecto importante es cambiar constante el cepillo dental.

“Dejarse el mismo cepillo tres meses es demasiado. Lo ideal sería cada 15 días, pero si no, una vez al mes. Los cepillos también acumulan bacterias, entonces usted estaría arrastrando las bacterias de un lado a otro”, destacó la investigadora.

Fumado y alimentación
Gina Murillo es odontóloga, investigadora y profesora de la Universidad de Costa Rica. Fotografía: Albán Guerrero
Gina Murillo es odontóloga, investigadora y profesora de la Universidad de Costa Rica. Fotografía: Albán Guerrero

Quienes fumaban fueron quienes tuvieron los principales problemas. Para las investigadoras costarricenses, esto se debe a varios factores.

“El tabaquismo limita al sistema de defensas y no puede actuar ante las bacterias que causan la gingivitis. Además, el primer signo de enfermedad gingival es el sangrado de encías, pero ese sangrado puede verse disminuido en los fumadores, entonces, si la persona no se siente enferma no va a buscar tratamiento y la situación va empeorar”, señaló María Alejandra Vargas, una de las investigadoras.

Además, el fumado también impide que los tratamientos surtan el mismo efecto.

Para Murillo, el cuidar de lo que comemos también va a impactar en la salud de nuestros dientes. Un exceso de carbohidratos, comidas y bebidas azucaradas puede dañar la dentadura, y si a esto le sumamos que no nos cepillamos bien, la situación podría tornarse más complicada.