Irene Rodríguez. 23 mayo
El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR) ha destacado internacionalmente por incentivar, ante la Organización Mundial de la Salud (OMS), acciones globales contra el envenenamiento ofídico. Archivo LN
El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR) ha destacado internacionalmente por incentivar, ante la Organización Mundial de la Salud (OMS), acciones globales contra el envenenamiento ofídico. Archivo LN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la tarde de este jueves una iniciativa que busca reducir a un 50% las muertes por mordeduras de serpiente en el mundo antes del 2030. Se trata de una situación que cada año cobra la vida de 138.000 personas alrededor del planeta.

Costa Rica, de la mano del Instituto Clodomiro Picado Twight, llevó la bandera en la organización de esta hoja de ruta que será adoptada por los países miembros, dada su experiencia en investigación en cómo funcionan las toxinas de las serpientes y el desarrollo de sueros antiofídicos.

Este proyecto fue presentado por nuestro país en el 2016 y, desde entonces, se buscó como aliado a Nigeria, otra nación líder en la investigación sobre este problema de salud pública.

El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, destacó esta estrategia como uno de los hitos de la OMS en este 2019.

El anuncio se hizo de forma paralela a la 72 Asamblea Mundial de la Salud, que se celebra esta semana en Ginebra.

“Es una gran alegría ver que la OMS sigue paso a paso la propuesta que fue promovida por Costa Rica desde el 2016 y finalmente adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo del 2018, para que a nivel mundial exista una respuesta adecuada a este problema de salud pública. En este camino Costa Rica ha contado con el apoyo de muchos países, expertos y organizaciones, y Costa Rica debe sentirse orgullosa de este gran logro a nivel global, que refleja décadas de trabajo científico en nuestro país”, aseguró Elane Whyte, embajadora costarricense en Ginebra, país sede de la OMS.

José María Gutiérrez Gutiérrez, investigador del lnstituto Clodomiro Picado Twight de la Universidad de Costa Rica (UCR), destacó: “el liderazgo de nuestro país en esta iniciativa internacional deriva de su larga trayectoria en el manejo y enfrentamiento del Problema de las mordeduras de serpientes. Hemos desarrollado una plataforma fuerte de investigación científica y tecnológica, y la producción de un medicamento eficaz y seguro”.

¿En qué consiste la estrategia?

Este plan no es antojadizo. En diferentes sitios del mundo, cerca de 5,8 millones de seres humanos están expuestos a una mordedura de serpiente. Cada año, 7.400 personas son mordidas por uno de estos animales.

Dada la situación, esta hoja de ruta tiene cuatro pilares. La primera consiste en empoderar a las comunidades de todos los países miembros de la OMS y comprometerlas para que trabajen por la reducción de las mordeduras de serpiente y las muertes causadas por esta.

También se busca asegurar tratamientos eficaces y seguros a la población mundial, especialmente a las más pobres.

El tercer punto consiste en apoyar a los sistemas de salud de las naciones y por último, el cuarto punto busca aumentar las colaboraciones entre países.

La OMS implementará este año la primera fase de proyecto piloto en unas 10 naciones afectadas por la mortalidad del veneno de las serpientes. Con base en estos resultados, a partir de 2021 comenzará a difundirla por más territorios.

Costa Rica dará ejemplo no solo con desarrollo científico, si no también con su experiencia a la hora de tratar a los pacientes afectados.

“Nuestro sistema de salud universal con personal capacitado, permite atender oportunamente cada caso de mordedura de serpiente y así prevenir y reducir la mortalidad. A nivel mundial somos un modelo en el abordaje del envenenamiento por mordeduras de estos animales, lo que permite asumir un rol de liderazgo en el enfrentamiento del problema a escala nacional, regional y global”, afirmó el ministro de Salud, Daniel Salas.

Rol activo de Costa Rica

Nuestro país ha tenido un rol fuerte y constante ante la atención de las mordeduras de serpientes en el mundo. Ese trabajo hizo que el 9 de junio pasado la OMS incluyera al envenenamiento por esa causa entre la lista de enfermedades tropicales desatendidas.

Costa Rica lideró un evento paralelo a la Asamblea de la OMS en el 2016 donde se discutió el tema, y elaboró un documento técnico que sirvió de base para que el Grupo de Consejería Científica y Tecnológica de la OMS, incluyera este problema en la categoría 'A', las de mayor importancia.

“Es un problema desatendido por las autoridades de salud, por las agendas de investigación y por la industria farmacéuticas, al no ser una enfermedad infecciosa. Esto ha hecho que el problema haya languidecido en un escenario de desatención”, dijo Gutiérrez en una entrevista anterior.

Hoy, con esta iniciativa, la esperanza es que poco a poco los sistemas de salud y los desarrolladores de tratamientos médicos vuelvan a acordarse de esta amenaza a la salud.